8 artistas amantes del sarcasmo y la ironía que debes conocer | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva

Reciente

8 artistas amantes del sarcasmo y la ironía que debes conocer

La sátira existe desde los tiempos antiguos en Egipto y Grecia. Traducida del latín literalmente como “un plato lleno de distintos tipos de frutas” no es más que eso. El género hace una crítica social y actualmente más que en otros tiempos, la ironía y el sarcasmo nos dan una perspectiva filosófica y cómica del mundo, siempre encaminada […]




La sátira existe desde los tiempos antiguos en Egipto y Grecia. Traducida del latín literalmente como “un plato lleno de distintos tipos de frutas” no es más que eso. El género hace una crítica social y actualmente más que en otros tiempos, la ironía y el sarcasmo nos dan una perspectiva filosófica y cómica del mundo, siempre encaminada a la reflexión.

Aunque hoy lo encontremos en obras como “22 Jump Street” –que se mofa de las franquicias hollywoodenses–, la sátira ha sido un recurso de algunos de los grandes pintores de la historia. Ellos, a su vez, han inspirado a artistas como Banksy.

Y aunque existan pintores conocidos por su forma sarcástica de presentar una idea (como Damien Hirst y sus tiburones en formol) existen otros que también nos mostraron el lado más raro de la historia mediante sus creaciones. La siguiente lista incluye ejemplos de artistas que permitieron que el público y ellos mismos se rieran de lo absurdo.



Piero Manzoni

artistas sarcasticos manzoni

Manzoni no estudió en ninguna escuela de arte. Autodidacta e irreverente desde joven, dedicó gran parte de su trabajo a hacer una sátira del modernismo y cómo éste había cambiado la percepción del arte como objeto. Sus trabajos más reconocidos son “Aliento de artista”, que consistía en una serie de globos blancos rojos y azules unidos a una base de madera que eran arte simplemente porque tenían su aliento en el interior. Su obra más irónica y controversial fue “Mierda de artista”, una serie de latas que –aparentemente– estaban llenas del excremento de Manzoni. Su obsesión por marcar la hipocresía y el deseo de permanencia de los artistas y sus fanáticos, lo convirtieron en un maestro del avante-garde y el arte conceptual.

Marcel Duchamp

artistas sarcasticos duchamp

Considerado uno de los más influyentes en todo el arte del siglo XX, Duchamp fue un multidisciplinario francés que es recordado por impulsar el dadaísmo y el arte conceptual. Dentro de su trabajo integró distintos elementos satíricos pero el más recordado es esta obra titulada “L.H.O.O.Q” que cuando se lee fonéticamente deletrea “Tiene calor en el culo”. El trabajo que resultó en distintas variaciones de la Mona Lisa de Leonardo da Vinci señalaba la banalidad del culto al arte entre los burgueses y su gusto por esta obra.

Maurizio Cattelan

obras grotescas cattelan


Cattelan es conocido por su escultura “La novena hora” en la que el Papa Juan Pablo II se defiende de un golpe de meteorito –una metáfora de la insignificancia de la iglesia ante las incertidumbres del universo–. Ha sido comparado con Duchamp e incluso se le ha llamado un “sabelotodo” en el sentido “travieso” de la palabra. No sólo sus esculturas son impresionantes, sino que siempre es crítico de la sociedad y aunque sea considerado un “bromista” de la escena artística, su trabajo puede mostrar una seriedad muy cruda. 

William Hogarth

artistas sarcasticos hogarth

Representativo creador de sátira. En el siglo XVIII Hogarth hizo pinturas y series gráficas parecidas a un cómic. Es considerado un pionero del arte secuencial (como novela gráfica) y uno de los principales artistas irónicos de todos los tiempos. Actualmente se considera “Hogarthiano” a las ilustraciones políticas en el estilo del pintor. Un ejemplo de su obra es la pintura de arriba llamada “Matrimonio a la moda” que se encuentra en la Galería Nacional de Londres y hace una crítica de la hipocresía burguesa.

David Cerny

artistas sarcasticos cerny

Cerny es un artista contemporáneo enfocado a la escultura que llevó la ironía a otro nivel cuando hizo “Tiburón”: una imagen de Saddam Hussein en un tanque de formaldehído. Ésta es una sátira de “La imposibilidad física de la muerte en la mente de alguien viviendo” de Damien Hirst, una obra que también era sarcástica. Su trabajo más llamativo y controversial es “Entropa” (en la imagen superior). Fue creada para marcar la presidencia checa del consejo de la Unión Europea y muestra una versión extraña de ese continente. 

Muestra distintos estereotipos y fue presentada como un trabajo de 28 artistas. Cuando se reveló la verdad (y todos mostraban su molestia), Cerny dijo en su sitio web: “Sabíamos que la verdad saldría a la luz, pero antes queríamos saber si Europa se podía reír de sí misma”.

Francisco de Goya

artistas ironicos goya

Goya es considerado uno de los más grandes artistas de toda la historia por ser un hombre que narró de forma apropiada sus tiempos. Aparte de su trabajo más representativo, creó una serie de impresiones llamadas “Los caprichos”. Consiste en 80 imágenes que muestran con ironía lo que consideraba la ignorancia y prejuicios de sus compatriotas. Sirve como un documento histórico y cómico que muestra una perspectiva de un pasado bastante lejano pero del que aún existen restos.

George Grosz

artistas sarcasticos goya

El dadaísta alemán mostraba sin vergüenza y de la forma más cruda y absurda las ideas que abundaban su mente; sin embargo, después de mudarse a Estados Unidos dejó su estilo y lo cambió por un arte más básico. Sin embargo, sus obras iniciales siguen vivas, como “Los pilares de la sociedad” de 1926 en la que enseña una visión grotesca, absurda y nihilista de la vida de los inversionistas y banqueros que controlaban el dinero a inicios de siglo (y actualmente).

Grant Wood

grant wood artistas sarcasticos

Mejor conocido por su obra “Gótico estadounidense”. Los analistas pensaban en Wood como alguien que representaba de manera punzante la represión y la mente vacía de las personas que viven en las zonas rurales del país norteamericano. En 1927 se le pidió al artista una obra para el memorial de los veteranos de guerra en Iowa, pero fue rechazado. Wood no dejó ir el hecho y pintó a las mujeres que le solicitaron la obra para señalar su torpeza y su poca inteligencia. La obra se titula “Hijas de la revolución”.

El autor David Foster Wallace pensaba que la ironía arruinaría nuestra cultura; que se convertiría en una forma defensiva de no aceptar nada que esté fuera de nuestro control, pero parecía estar equivocado. Este tipo de arte impulsa un pensamiento más amplio y más cáustico sobre lo que sucede a nuestro alrededor.

La sátira nos permite reírnos de aquello que nos parece absurdo mientras tratamos de desmenuzar esa percepción, para que eventualmente, quizá, todo tenga sentido.

**

Fuente: TheCultureTrip.com







Comenta