Agonía, ansiedad y sufrimiento: la receta para la relación perfecta - Cultura Colectiva Agonía, ansiedad y sufrimiento: la receta para la relación perfecta

Reciente

Agonía, ansiedad y sufrimiento: la receta para la relación perfecta

¿Te has encontrado ante el amor de tu vida? ¿Esa persona que sabes que es la correcta para ti, sin entender la razón de que todo se esté derrumbando? Claro, todos tenemos problemas y una relación idílica sin peleas, argumentos y altibajos no tiene sentido, pero a veces parece que a pesar de que has […]



¿Te has encontrado ante el amor de tu vida? ¿Esa persona que sabes que es la correcta para ti, sin entender la razón de que todo se esté derrumbando? Claro, todos tenemos problemas y una relación idílica sin peleas, argumentos y altibajos no tiene sentido, pero a veces parece que a pesar de que has aprendido a vivir con las imperfecciones del otro, las cosas simplemente no funcionan.

poemas amor y desamor

Seguramente te has sentido así, pero debes saber que muchas veces no es culpa de uno ni del otro. Parece condescendiente, pero la socióloga israelí Eva Illouz en su libro “Why Love Hurts: A Sociological Explanation” expone que a pesar de que las relaciones son entre dos personas, su entorno y, sobre todo, las instituciones y el contrato social son las que hacen que todos seamos infelices en el amor. 

“Cada quien define la palabra amor de acuerdo a sus ideales y expectativas, pero finalmente obedecemos al entorno en el que vivimos”


Según la socióloga, la organización social de la vida moderna alteró tres elementos esenciales en la concepción del “Yo”: la voluntad, el reconocimiento y el deseo. Estas tres cosas se han convertido en términos tan ambiguos que no sabemos cómo entenderlos. ¿Queremos lo que creemos querer o somos presas de un sistema regido por la mercadotecnia y la publicidad, además de los valores tradicionales que no nos permiten desear algo más allá de lo convencional y lo políticamente correcto? 

relacion perfecta

Cada quien define la palabra amor de acuerdo a sus ideales y expectativas, pero finalmente obedecemos al entorno en el que vivimos, y si todo el tiempo somos expuestos a que el amor es algo sagrado, único entre dos personas, irrompible y que solamente significa felicidad, debemos contraponerlo contra un mundo posmoderno en el que los paradigmas se han roto y las verdades son relativas. Si hoy dejamos atrás el romanticismo e incluso la modernidad, deberíamos dejar atrás la definición de amor que nos dejaron y transformarla en algo adecuado a nuestra realidad. 


*La diferencia que pocos entienden entre amar y enamorarse


Antes se creía que el amor lo podía todo, y en parte era cierto por la forma en la que nos relacionábamos. Los hombres debían demostrar caballerosidad. Aparentar lealtad, honor, ser románticos y claro, defender al débil. Las mujeres eran ese objeto de fragilidad a defender, pues eran débiles y necesitaban de un hombre que las validara. El hombre iba por el camino del poder y la mujer por el de la debilidad. Si juntabas esos dos términos, terminabas con la definición perfecta de amor. 

relacion perfecta beso

Hoy, esas ilusiones han quedado atrás, pero ha quedado en nosotros una soledad irremediable. Desde la mitad del siglo XX el existencialismo ha regido los paradigmas de muchos pensadores y Sartre demostró que el amor es una entrega pasional que nos quita libertad, y libertad es justamente lo que todos queremos hoy. Sentirnos abandonados nos hace regresar a la vieja idea del amor aunque ésta sea obsoleta, pues representa la fantasía de la vida perfecta. En su libro, Eva Illouz dice: 

“El despojo de los derechos económicos y políticos de las mujeres fue acompañado (y presumiblemente compensado) por la seguridad de que en en el amor no sólo son protegidas por los hombres, sino también superiores a ellos. Por lo tanto, no es sorprendente que el amor ha sido históricamente tan seductor para las mujeres; le prometía el estatus moral y la dignidad que de otra forma se les negaba en la sociedad y glorificaba su destino social: cuidar y amar a los demás, como madres, esposas y amantes”.

relacion perfecta

Continuamos con la institución arcaica del matrimonio en una época que no está totalmente convencida de los valores que representa: monogamia, vivienda compartida y la puesta en común de los recursos económicos de una pareja. Estos se oponen a la posibilidad de mantener un amor romántico con pasión e intensidad. Entonces, ¿qué se puede hacer?

Mientras las instituciones continúen rigiendo nuestra vida sin permitir que la idea del amor evolucione, parece que la única forma de lograr esa relación perfecta es a partir del sufrimiento de la pareja, pues ambos saben que las dinámicas han cambiado, pero se niegan a seguir un camino desconocido por miedo a represalias e incertidumbre. Esto nos lleva a cerrar distintos caminos que llevan al amor, nos obligan a seguir uno que está lleno de agonía, ansiedad, depresión y más para muchas personas, creando parejas y matrimonios que en el fondo no son felices. 

desamor

Aceptar las nuevas formas de amar puede ser un buen comienzo. Las relaciones que rompen el molde convencional no intentan transformar a nadie, simplemente buscan expresar su amor tal como lo desean. Así se trate de parejas del mismo sexo, de swingers, practicantes de BDSM, personas poliamorosas y más, encontrar la libertad en el amor puede ser lo que más necesitamos, y a partir de ella, ver que el amor no es algo definido, sino una definición individual. 


*
Fuente:

Brain Pickings 







Comunicólogo y gestor cultural. Mi pasión son los viajes, el cine, la música y la literatura. El arte esta en todos lados.

Comenta