Basquiat y Pollock: ¿artistas talentosos o construcciones de su época?

Con el advenimiento de las vanguardias en Estados Unidos y la búsqueda de una pintura original y autónoma para el país, la crítica de arte jugó un papel fundamental para su desarrollo y la construcción de la modernidad. La crítica determinaba el gusto de la sociedad, la recepción del arte y se encargaba de consolidar […]

Con el advenimiento de las vanguardias en Estados Unidos y la búsqueda de una pintura original y autónoma para el país, la crítica de arte jugó un papel fundamental para su desarrollo y la construcción de la modernidad. La crítica determinaba el gusto de la sociedad, la recepción del arte y se encargaba de consolidar artistas. Bastaba que Clement Greenberg o Harold Rosenberg escribieran algo para modificar la concepción de un artista y su obra.

clement_greenberg Clement Greenberg

Jean Michel Basquiat y Jackson Pollock fueron dos artistas quienes supieron insertarse en el sistema artístico desde dos perspectivas muy diferentes en un tiempo en el que la crítica dominaba el arte. Oscilando entre el one man show, el crítico y las publicaciones, el arte se determinaba por lo que se escribía sobre él. Rene Ricard, manager, crítico de arte y poeta menciona: “when I speak no one believes me, when I write down people know is the truth”.

Rene Ricard Rene Ricard

Tanto Pollock como Basquiat tuvieron que acercarse o dejar que se les acercaran las personas correctas: críticos, mecenas, galeristas, a fin de insertarse en el medio. Suerte o simplemente el destino del arte, ambos artistas se consolidaron como agentes importantes dentro de la historia del arte del siglo XX por muchas más razones que su obra.

Jackson-PollockJackson Pollock 

La crítica era la proclamadora de la verdad; los artistas buscaban acercarse a los críticos, eran sus amigos y por tanto sus aliados, los promocionaban y creaban/construían a los artistas dentro del mundo del arte.

Basquiat Jean Michel Basquiat

Jackson Pollock es llevado a la fama por Peggy Guggenheim, Harold Rosenberg y Clement Greenberg, quienes lo consolidaron como el mayor exponente de la Escuela de Nueva York calificándolo como el pintor más original de su tiempo. Gracias a que tuvo su primer one man show en “Art of This Century” y a que Clement Greenberg buscaba crear una identidad americana respecto al arte, Pollock poco a poco se convirtió en uno de los artistas más importantes en la historia del siglo XX. En este tiempo revistas como Life Magazine o periódicos como The New York Times o The New Yorker eran las publicaciones que dictaban los paradigmas dentro del arte. Pollock salta a la fama después de que Life le dedicara un artículo. El creador del dripping contaba tanto con la crítica que, incluso, llegó a pedir consejos a Greenberg, modificando su obra a partir de la opinión de éste. La creación se disloca y se posiciona a partir de la crítica, generando rupturas en los actos creativos.

PEGGY GUGGENHEIM Y JACKSON POLLOCKPeggy Guggenheim y Jackson Pollock 

Basquiat, por otro lado, se empezó a expresar en las calles y terminó exponiendo en los museos. No quería pertenecer a los sistemas convencionales del sistema artístico, y sin embargo, terminó siendo absorbido por el mismo. El hecho de una aprobación importante podía llegar a significar una aprobación masiva. Y aunque es cierto que no toda la crítica para Basquiat fue buena, y esto llegó a afectarlo, fue lo suficientemente polémico para entrar en el sistema artístico. Rene Ricard le anuncia: “Haré de ti una estrella” y añade que “Nadie querrá ser parte de una generación que ignora a otro Van Gogh”. Por otro lado, Andy Warhol funcionó como crítico para Basquiat, validándolo como artista, haciendo que otros galeristas y críticos cambiaran la percepción sobre su obra.

Andy-Warhol-and-Jean-Michel-Basquiat Basquiat y Warhol 

La crítica de arte fue decisiva. El crítico era, por antonomasia, aquel personaje quien decidía qué era la vanguardia, la modernidad, el arte y, también, cuando dejaba de serlo. Fue y sigue siendo el parámetro para medirlo, incluso, más allá del arte mismo. Es a través de la teoría y las instituciones que se valida el arte y la manera en la que se percibe, muchas veces al elegir arbitrariamente qué sí y qué no puede entrar en el pequeño círculo del arte.

Hoy, a pesar de los cuestionamientos si los artistas son famosos gracias a su talento o son sólo víctimas de su época, no queda más que aceptar el papel de la crítica como elemento decisivo en la consolidación de la historiografía del arte del siglo XX.

 

Comenta