Canciones que demuestran que Ian Curtis quería quitarse la vida - Cultura Colectiva Canciones que demuestran que Ian Curtis quería quitarse la vida

Reciente

Canciones de Joy Division que demuestran que Ian Curtis quería quitarse la vida

Ian Curtis se quitó la vida tras un largo sufrimiento y desconocimiento ante lo que tenía que hacer con tan sólo 23 años de edad y las nuevas obligaciones que tenía que enfrentar como jefe de familia, esposo y como líder de una banda que iba hacia el éxito. Su muerte tomó por sorpresa a la […]



Ian Curtis se quitó la vida tras un largo sufrimiento y desconocimiento ante lo que tenía que hacer con tan sólo 23 años de edad y las nuevas obligaciones que tenía que enfrentar como jefe de familia, esposo y como líder de una banda que iba hacia el éxito. Su muerte tomó por sorpresa a la gente que sólo conocía su vida musical, para las personas que lo conocían a fondo, sólo fue un paso más en la conflictiva vida que él construyó. Sí, estaba enfermo y eso acrecentó su depresión, pero lo que en realidad desencadenó su muerte fueron los problemas que él mismo creó con sus decisiones. La gira mundial que estaba en puerta implicaba un enorme crecimiento para Joy Division y la consolidación como una de las mejores bandas de todos los tiempos, cosa que Curtis no podía afrontar.

Con todo y el prometedor paisaje que le esperaba a Joy Division, las sombras se habían afianzado en la vida de su vocalista y no hubo fuerza o promesas que le quitaran de la cabeza sus pensamientos suicidas. Sus compañeros de la banda han reiterado hasta el cansancio que Ian no era un ser depresivo hasta que comenzó a medicarse para evitar sus ataques epilépticos. A medida que su éxito se hacía mayor, su vida personal se iba deteriorando. Su matrimonio navegaba sin rumbo hacia la desesperación, en parte por su trastorno mental y también por la relación extramatrimonial que el cantante comenzó a tener con una joven, eludiendo sus responsabilidades como padre.


joy-division-slide-musica


El salto al estrellato en 1980 significaban más conciertos y tensiones, que tenían como resultado más ataques incontrolables. Al final de la historia de Joy Division, no había presentación donde Curtis no colapsara arriba de los escenarios y tuvieran que parar el evento entre los gritos ahogados de euforia y descontrol del público. El caminó más sencillo, o el más trágico, que tomó Ian Curtis para su larga lista de problemas, fue el suicidio. Para unos fue una total sorpresa, para otros sólo fue un acto que se venía gestando desde tiempo atrás y sólo necesitaba el momento indicado para realizarse. Quizá la mejor respuesta sobre el suicidio del líder del Joy Division la dio su esposa Deborah Curtis.

“Que yo sepa, fui la última persona con la que Ian habló. (…) Colgarse tan sólo era su plan final de autodestrucción, (…) él llevaba hablando sobre el suicidio desde sus primero años de adolescencia. Las historias de Ian sobre lo mal que nos iba provocaba que los chicos de Joy Division menospreciaran la profundidad de nuestra relación. Hablar de mi mal carácter facilitaba a Ian justificar su affaire, y durante un corto espacio de tiempo, aliviar la culpa que sentía”.


Ian-curtis

Las siguientes canciones son el reflejo del sufrimiento que vivió Ian y por el cual tomó la decisión de suicidarse. Como ya todos saben, antes que músico, Curtis fue poeta y quizá su más bellos versos se encuentren en el texto ‘Twenty Four Hours’, que posteriormente plasmaría en una canción. En especial estas estrofras se aprecian mejor de manera escrita, por eso se complementan las ideas suicidas con dichas palabras.



‘The Eternal’

Es probable que ‘The Eternal’ se encuentre en los primeros lugares de las canciones suicidas de Ian Curtis. El tema se sitúa en el momento en el que sólo hay paso entre la vida y la muerte, entre el mundo de los vivos y el invencible cementerio. El vocalista de Joy Division describe un paisaje fúnebre, lleno de remordimientos y lágrimas que envuelve a las personas que se reúnen para darle el último adiós al cuerpo de alguien que alguna vez estuvo entre sus vidas y ahora parte a un mundo oscuro y desconocido. Aunque Curtis narró este acto desde lejos, se entiende que existió una proyección entre el acto y su persona, como si estuviera preparando a todos para el trágico desenlace de su vida.



“Así que esto es la permanencia, el amor destrozó el orgullo,
lo que una vez fue inocencia ahora nos da la espalda.
Una nube cuelga sobre mí, siguiéndome en cada movimiento.
En la profundidad del recuerdo de lo que una vez fue amor”.



‘Ceremony’

Esta canción no aparece en ningún álbum de estudio debido a que sólo se tocó una vez durante un concierto en la Universidad de Birmingham. Fue de las últimas composiciones de Ian y por lo tanto, una de las más significativas para los integrantes de Joy Division, tanto que los integrantes de New Order la retomaron y la lanzaron como sencillo de su primer disco. La letra cambió un poco con las diferentes versiones que se grabaron, aún así, en todas ellas se percibe la furia que tenía Curtis hacia la vida y a las personas que le causaron más confusión y dolor, en este caso, su esposa Debora Woodruffe. Tal vez si Ian no hubiera padecido los fuertes problemas maritales a tan corta edad, su enfermedad hubiera sido más llevadera y no habría culminado en una muerte prematura.



“Cómo me di cuenta de que lo que quería era tiempo.
Puesto en perspectiva, me esforcé tanto en encontrarlo.
Sólo por un momento pensé que había encontrado mi camino.
Cuando el destino se reveló, lo observé desvanecerse”.



‘Disorder’

El desorden emocional de Curtis se describe explícitamente desde la primera estrofa: “I’ve been waiting for a guide to come and take me by the hand. Could these sensations make me feel the pleasures of a normal man? / He estado esperando por un guía que venga y me tome de la mano. ¿Podrían estas sensaciones hacerme sentir los placeres de un hombre normal?”. Termina el verso afirmando que estas sensaciones le interesan muy poco como para sentirlas otro día. Con estas tres líneas Ian muestra su desinterés hacia el mundo, dejando en claro que no hay nada que lo sujete a él, ni siquiera la música.



“Puntos de roces excesivos más allá de todo alcance.
Demandas solitarias de todo lo que me gustaría conservar.
Vamos a dar una vuelta, a ver qué encontramos.
Una colección sin valor de esperanzas y anhelos pasados”.



‘Dead Souls’

Como si hubiera un llamado desde el más allá, Curtis expresa en la canción sobre las voces que no paran de llamarlo y lo invitan a cruzar el umbral hacia la muerte. Todos los espíritus que habitan del otro lado del espejo posan su mirada sobre Ian y le susurran al oído que vaya a su encuentro. Lo que parecía una pieza más de la trastornada cabeza de Ian, era una aviso de lo que sufría por dentro y al que pocos le extendieron la mano para ayudarlo.




“Nunca me di cuenta de las distancias que tenía que recorrer,
ni de los rincones más oscuros de un sentido desconocido.
Sólo por un momento escuché que alguien llamaba,
miré más allá del día en cuestión, ahí no hay nada en absoluto”.



‘Shadowplay’

La canción muestra el abandono del espíritu vital de su compositor. Dice que todas sus esperanzas se hundieron en las profundidades del océano, quedándose en un silencio sin movimiento. Lo único que queda es un juego en las  sombras donde la muerte es el único desenlace. La fascinación de Curtis por el lado oscuro del ser humano es evidente  desde las canciones del “Unknown Pleasures” y mucho se debe a sus inspiraciones literarias como J.G. Ballard, Joseph Conrad y Kafka. Uno de los pocos documentos visuales que se tiene de la banda, fue un concierto en 1978 en el programa Granada Reports y que a continuación puedes ver.





‘Decades’

Este tema cierra el último disco de Joy Division. A comparación del “Unknown Pleasures”, el álbum “Closer” tiene un sonido mucho más sombrío. Como se mencionó en canciones anteriores, la mayoría de las canciones tienen una desesperada y profunda atmósfera fúnebre. Su portada, como artilugio profético, muestra una foto de un velatorio donde se ha abandonado toda esperanza de vida. ‘Decades’ es el sufrimiento de la postguerra que ocasionaron traumas insuperables a quienes vivieron en esa época. Tras el Holocausto, no queda nada que motive a las personas a seguir viviendo, incluso para Curtis.





“Ahora me di cuenta de porqué todo estuvo mal.
Tengo que encontrar una terapia, este tratamiento es muy largo.
En lo más profundo del corazón, donde la compasión prevalece,
tengo que encontrar mi destino antes de que sea demasiado tarde”.


Si dices ser un verdadero fan de Joy Division, tienes que conocer cómo vivió Ian Curtis sus últimos días sobre la Tierra.


***
Te puede interesar:

Frases de Ian Curtis para satisfacer los placeres desconocidos

5 películas para entender a Joy Division y su legado





Comenta