La tragedia que muestra que la naturaleza del hombre siempre traiciona | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva La tragedia que muestra que la naturaleza del hombre siempre traiciona | Cultura Colectiva

Reciente

La tragedia que muestra que la naturaleza del hombre siempre traiciona

Existen múltiples adaptaciones al cine que se han realizado a partir de Macbeth, la —muchos dicen maldita— tragedia Shakesperiana que ha marcado pautas en la dramaturgia, en el drama y en la historia de la literatura, junto a su autor inglés. Las hay apegadas por completo al texto original, situadas en la contemporaneidad, en el futuro o […]

Existen múltiples adaptaciones al cine que se han realizado a partir de Macbeth, la —muchos dicen maldita— tragedia Shakesperiana que ha marcado pautas en la dramaturgia, en el drama y en la historia de la literatura, junto a su autor inglés. Las hay apegadas por completo al texto original, situadas en la contemporaneidad, en el futuro o en una época retro; ubicadas en India, España, Rusia; mudas, óperas, con policías corruptos que cumplen la función de las brujas; unas cuantas porno, porno gay, protagonizadas por gangsters, sirios deportados o por cocineros de un restaurante de comida rápida… Pero de la que me interesa hablar es de la obra de Kurosawa: Trono de Sangre.

Cine de Kurosawa trono-de-sangre


Es sabido que antes de filmar, Akira Kurosawa pintaba acuarelas de sus escenografías, planificaba minuciosamente cada detalle antes de gritar «acción». En este caso, el autor pasó del texto a la pintura y después al cine. Quizás uno de los detalles que lo convierten en uno de los mejores directores de todos los tiempos sea su capacidad para generar un mundo arcaico, desconocido y situar al espectador ahí, haciéndole creer que ese mundo sigue vigente, que los samuráis aún existen.




Cine de Kurosawa


El director, quien adaptó antes King Lear en Ran, considerada por los críticos su obra maestra, no se propuso simplemente transmitir la historia a imágenes cinematográficas, sino que la situó en el Japón feudal, convirtiéndola en una tragedia de samuráis. La cinta mantiene los rasgos característicos de los personajes principales, quienes son sólo el punto de partida para ahondar en una crítica a la Historia de la humanidad, mostrando cómo está destinada a sucumbir cuando se ve regida por un poder político absoluto, y cómo invariablemente la naturaleza del hombre siempre traiciona.

Lo interesante de este Macbeth es que el protagonista, Taketoki Washizu, sirve como un recipiente donde se mezcla el conflicto principal de la obra, la intertextualidad de dos géneros, la unión de dos culturas (occidente y oriente), el desdoblamiento de un personaje a partir de otro, la angustia, la pérdida, el honor, —aspecto fundamental en la cultura japonesa y en la misma obra de Shakespeare—, y además, la presión que ejerce una presencia quimérica al dar a conocer el destino inapelable del personaje.

Cine de Kurosawa


La puesta en escena se compone de un ambiente fantasmagórico, en el que su esposa, Asaji, funge como una suerte de bruja, y a diferencia de las Ladys Macbeth occidentales, se revela mucho más egoísta, tan ensimismada que desaparece de la escena en cuanto se manifiesta el temor en su marido. No existe ningún gesto romántico o armonioso entre ambos. El hecho de que la familiaridad o el amor sea nulo, vuelve mucho más atrayente a la pareja: ¿qué queda entre ambos? ¿Sólo codicia?

A.K nos deleita con el final más triste que podría tener un Macbeth. A diferencia del texto original, a Washizu no sólo sus hombres le dan la espalda, sino que lo asesinan con una infernal lluvia de flechas. La imagen es trágica y oscura; obliga al espectador a preguntarse si era realmente necesario ese final para nuestro entrañable protagonista.


Cine de Kurosawa


Finalmente, Trono de sangre es un ejemplo de la transformación que sufre la literatura al someterse a autores que buscan mantener el equilibrio esencial de la obra y al mismo tiempo generar algo nuevo y ambicioso, que puede pasar a la historia como una de las obras de arte más importantes.





**
Las mejores películas de ciencia ficción basadas en libros son una prueba de que el arte se complementa de otras expresiones. 

Comenta