Conexiones anacrónicas: la relación entre los poemas y las reliquias de Santa Teresa | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva Conexiones anacrónicas: la relación entre los poemas y las reliquias de Santa Teresa | Cultura Colectiva

Reciente

Conexiones anacrónicas: la relación entre los poemas y las reliquias de Santa Teresa

Texto escrito por Diego Coto“Vivo sin vivir en mí”. Una sala: Preciosos relicarios y venerables reliquias en la exposición Tesoros escondidos de conventos carmelitas en el Museo Franz Mayer. “Ya toda me entregué y di”. Una vitrina con luces blancas asépticas. “Veis aquí mi corazón, yo le pongo en vuestra palma”. Una tela que en […]



Texto escrito por Diego Coto

“Vivo sin vivir en mí”. Una sala: Preciosos relicarios y venerables reliquias en la exposición Tesoros escondidos de conventos carmelitas en el Museo Franz Mayer. “Ya toda me entregué y di”. Una vitrina con luces blancas asépticas. “Veis aquí mi corazón, yo le pongo en vuestra palma”. Una tela que en algún momento tocó el corazón de Santa Teresa de Jesús. “Porque vivo en el Señor, que me quiso para sí cuando el corazón le di”. Efectivamente, una reliquia del corazón de Santa Teresa.

Relicarios

Relicarios y ostensorios en la sala Preciosos relicarios y venerables reliquias en el Museo Franz Mayer. Museo Franz Mayer.

Poemas escritos en el siglo XVI por una religiosa. Poemas místicos, tal vez vacíos de cualquier relevancia para la mayoría, tal vez ya vacíos de cualquier significado. O, por lo menos, con un significado inmóvil, estático, que espera mucho tiempo después de que fueron escritos y leídos para cambiar.

El Libro de la vida, manuscrito con las obras de Santa Teresa de Jesús. Tomado de Santa Teresa de Jesus obra, www.santateresadejesus.com

El Libro de la vida, manuscrito con las obras de Santa Teresa de Jesús.
Tomado de Santa Teresa de Jesus obra, www.santateresadejesus.com

Lo que hay en la vitrina parece no tener ninguna conexión con lo que se lee en los poemas. Los relicarios, objetos únicos por lo que guardan y por sí mismos, por lo que representan y por cómo son hechos. Los “restos” de Santa Teresa de Jesús, la idea de los restos. La intención de ver en los pedazos de tela el verdadero corazón atravesado de la santa; en los listones, el brazo verdadero postrado bajo la luz aséptica. El significado que cambió.

Santa Teresa

Ostensorio-relicario con el corazón de Santa Teresa. Fragmento de corazón, plata sobredorada, repujada, cincelada. España: siglo XVII. Museo Franz Mayer.

Pero estos listones y corazones en una exhibición del siglo XXI se convirtieron en la realidad de unos poemas del siglo XVI. La verdad que antes existía solamente escrita en las hojas de Santa Teresa tuvo que esperar siglos para, de alguna manera, convertirse en una realidad física en una sala del Museo Franz Mayer. La forma de los versos se mantuvo igual, el tema siguió siendo regalar su cuerpo, pero el concepto se cambió, se alejó por completo del original, creó otra forma de leer el poema y ver la exhibición.

poemas Santa Teresa

Corazones tocados a Santo Corazón y Brazo de Nuestra Santa Madre Santa Teresa de Jesús. Xilografía en papel y seda. España: siglo XIX. Museo Franz Mayer.

“Veis aquí mi corazón, yo le pongo en vuestra palma”. Una frase que ella probablemente no esperó que se convirtiera en realidad. Sus muelas, su verdadero corazón y los de tela, su cuerpo y los listones que lo tocaron, su piel y los relicarios que la contienen. Efectivamente, entregó su corazón y lo puso al alcance; aunque no en la manera que los versos hubieran dado a entender, pero sí en una que ella hubiera aceptado: “Dadme muerte, dadme vida: dad salud o enfermedad”.

“Vivo sin vivir en mí”. De alguna manera, vive en lo que se ha convertido su cuerpo fuera de él. Vive en sus reliquias en exhibiciones y sus poemas en libros polvorientos. Vive a través de un cuerpo fragmentado, que es al mismo tiempo el suyo y tantas cosas más. Una convergencia de tiempos, objetos y significados alrededor de un mismo eje: en lo que se convirtió Santa Teresa.

“Ya toda me entregué y di”. Toda ella se trocó en algo más. Como nombre y como cuerpo. Lo tangible y lo intangible cambiaron para siempre. El cuerpo convertido en objeto místico, en el puente por el que muchos religiosos todavía ven a Dios, y el cuerpo como historia. Desde que vivió, desde que se separó en reliquias, desde que se convirtió en exhibición. Desde que se hizo fundadora de una orden y poeta y santa.

Alpargata

Alpargata de Santa Teresa. Urna: México siglo XX. Alpargata: España siglo XVI.
Museo Franz Mayer.

Poemas de amor y devoción que varios siglos después se convierten en poemas proféticos. Poemas que, aunque nunca tuvieron esa intención, fueron volviéndose literales; entraron en la sala del museo, en la vitrina, se acomodaron bajo las luces blancas asépticas y ahora tienen un nuevo significado. Porque eso es lo que esta sección de la exposición, los poemas y su relación representan ese pequeño o gran salto entre el original y el actual que se va gestando a lo largo de siglos con el cuerpo de una monja que ahora es objeto de veneración, o que aparece espontáneamente cuando un poema se contrasta con la realidad. Ambos, poema y reliquia, muestran la unión, en forma y significado, de arte y devoción.

Fuentes

Santa Teresa de Jesús, “Vivo sin vivir en mí”. 

Santa Teresa de Jesús, “Vuestra soy, para vos nací”.

Santa Teresa de Jesús, “Ya toda me entregué y di”.

Diseño contemporáneo y artes decorativas.

Comenta