Yo sí conocía el amor, pero era fuerte porque no me involucraba con él | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva Yo sí conocía el amor, pero era fuerte porque no me involucraba con él | Cultura Colectiva

Reciente

Yo sí conocía el amor, pero era fuerte porque no me involucraba con él

El poema que se reproduce a continuación, escrito por Cristine Sánchez, te ayudará a entender la Realidad.RealidadLe soñé una vez. Cuando era fuerte y empezaba a canalizar mi espíritu hacia la dirección correcta.  Cuando olía a pasto recién cortado y mi lengua profesaba palabras poderosas.Era ideal, como un rocío de agua a mis venas. Su […]



El poema que se reproduce a continuación, escrito por Cristine Sánchez, te ayudará a entender la Realidad.


como reducir la flacidez espejo


Realidad

Le soñé una vez. Cuando era fuerte y empezaba a canalizar mi espíritu hacia la dirección correcta.  Cuando olía a pasto recién cortado y mi lengua profesaba palabras poderosas.

Era ideal, como un rocío de agua a mis venas. Su figura era perfecta, tierno, tímido, con un corazón virgen al dolor, no conocía el amor.  Era como besar un diente de león suave por fuera pero con un nombre que asustaba a aquellos que engañaban.


cuentos-amor


Yo sí conocía el amor, pero era fuerte porque no me involucraba con él. Lo estudié para estar preparada cuando llegara el momento… pero ninguna preparación es realmente funcional.

Lo conocí por alguna coincidencia de esas que no suelen pasar nunca y me sorprendió que me conociera tanto con sólo mirarme a los ojos. Por primera vez era débil ante alguien, estaba expuesta, muy vulnerable, casi me sentí pequeña.

Intenté entonces acercarme, pero él ya conocía la conexión que teníamos. Estaba mejor que yo, incrementaba su poder a pesar de que era sólo un chico indiferente a todo lo que le rodeaba; no se daba cuenta de la admiración que le tenía y nunca estuvo consciente de las sensaciones que me provocaba.


mujer emocionalmente sexy timida


Me sonrío y mi corazón palpitaba a mil por hora, era como un ángel intocable, pues lo percibía como un todo en sus brillantes ojos. Me asustó por un momento porque supe que no había nadie igual; traté de controlarme pero entre más hermoso lo veía, más me quebraba por dentro. Me transformé en nada, en un simple hecho de la vida sin consecuencia… era naufragio de mis pensamientos y me consumí en el miedo a todo…


estar en zona de confort cama


Intento salir de este cigarro que se quema todos los días con una herida nueva, pero yo sé que nunca voy a volver a hacer la misma. Lucho con los demonios que creé una vez, lucho contra los demonios que me rodean todo los días pero, la intensidad de las ideas raras de los demás me consumirá hasta mi muerte.

Entonces, desperté….

***

Que tus sentidos no te engañen. Lo verdadero empieza por lo real o por lo que se percibe como tangible. La poesía explora esa idea.

Comenta