Por qué nunca podrás ser artista aunque lo intentes | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva

Reciente

Por qué nunca podrás ser artista aunque lo intentes

Andrew Wyeth ha sido uno de los artistas más criticados del mundo del arte. Si bien tiene cierta fascinación por plasmar  la vida rural y a las personas comunes, es acusado de no ser muy dedicado a sus pinturas. Según lo expertos, Wyeth carece del sentido del detalle y de aquello que hace de una […]



Andrew Wyeth ha sido uno de los artistas más criticados del mundo del arte. Si bien tiene cierta fascinación por plasmar  la vida rural y a las personas comunes, es acusado de no ser muy dedicado a sus pinturas. Según lo expertos, Wyeth carece del sentido del detalle y de aquello que hace de una pintura una pieza inmortal que seguirá existiendo aún cuando pase el tiempo y la calidad física se esfume. 

Aunque su trabajo puede ser considerado como sofisticado, no baja del estatus de “aburrido”, como si fuera una pintura muerta dedicada a nadie. Con una fórmula poco usada y por lo consiguiente, poco eficaz, Andrew Wyeth maneja su obra por un camino en el que plasmar escenas reales se convierte en un complicado tropiezo entre la efectividad de su realismo y la monotonía que no dan al espectador nada nuevo o inquietante que le deje un sabor de boca agridulce y lo haga adentrarse en su obra.

el cerebro de los artistas es diferente Wyeth

Los críticos que han demeritado de alguna manera el trabajo de Wyeth, lo han tachado de hacer obras que nunca se posicionan a la vanguardia y degradan su valor artístico. Sin embargo, y contra toda opinión negativa, la obra pictórica del artista “más kitsch y sobrevalorado” (como es conocido entre sus detractores) se encuentra en galerías importantes y recintos de gran renombre como en el Museo de Arte Moderno en Nueva York. Por lo tanto, sólo queda una pregunta en el aire: ¿de verdad es un pseudoartista con suerte entre “el pueblo” o es un virtuoso del pincel y el lienzo poco comprendido, pero bien posicionado con un nivel de inteligencia superior al de los críticos y el espectador mismo?

andrew wyeht
La ciencia podría jugar en favor de la última definición y darle mucho más crédito al artista. No es fácil tomar un pincel y hacer del lienzo en blanco una obra de arte en la que se conjuguen colores, ideologías y un sinfín de reflejos de la vida misma. Aquel que lo logra debe ser considerado un genio. Da Vinci, Dalí o Picasso no se hicieron en un par de pinceladas, según la ciencia, nacieron con un don que, más que eso, es un nivel de inteligencia mayor al de cualquier mortal.

pintar artista
Se cree que el cerebro de los artistas es estructuralmente diferente al de las personas comunes haciendo referencia a un estudio que usa la morfometría de Voxel para justificar su afirmación. Este estudio incluyó a 44 estudiantes de arte de posgrado y licenciatura quienes complementaron tareas de dibujo que, posteriormente, fueron medidas y comparadas con el volumen y dimensiones de un cerebro normal. En el resultado se observó un aumento en la densidad de la materia gris en el cerebelo del lado izquierdo en relación con las habilidades al dibujar.

como pinta un artista
En palabras simples y comunes, quiere decir que el grupo de artistas que se sometió al estudio tenía o aumentaba su nivel de materia gris en un área denominada precuneus, que se asocia con las habilidades y la creatividad visual. Entonces, un pintor, escultor o un cineasta, por ejemplo, tienen una cantidad mayor de masa cerebral que les ayuda a pensar de manera más idealista.

pies de artista
Las personas cuya habilidad en el dibujo o en la hechura del arte es superior al de la media, han desarrollado regiones del cerebro que controlan la motricidad fina y lo que los científicos llaman “memorial procedimental”. Esto quiere decir que es una parte de la memoria que recuerda las habilidades motoras necesarias para realizar una tarea en específico de manera casi inconsciente.

lienzo como pinta un artista
Así, aprender a dibujar se queda procesado de tal manera que se vuelve algo mecánico. La acción no requiere ser recordada paso a paso para saber cómo hacerlo, los artistas simplemente crean sus piezas de arte con técnicas propias o adquiridas, y así, su trabajo es la acción misma.

manos de artista
De tal manera, con este estudio, Andrew Wyeth demuestra que su calidad de artista está intacta. Su capacidad de creación supera por mucho la de los críticos de arte que únicamente analizan las obras, técnicas o semiología de las mismas, pero ninguno logra superar al artista en sí. Entonces, no es que Wyeth sea un artista poco comprometido, aburrido o kitsch; es simplemente que su cerebro está mucho más desarrollado que el promedio por lo que cuesta trabajo encontrarle sentido.

el cerebro de los artistas es diferente pinceles

Finalmente, el arte no tiene que ser entendido ni ejercido por todos, de lo contrario no tendría ese aire de superioridad y divinidad que nos hace anhelar y soñar. Sin esas características todos haríamos piezas exclusivas y se convertiría en una actividad poco estudiada, tan común como respirar y sin relevancia. Afortunadamente, contamos con grandes cerebros del arte que hacen de éste un placer para todo aquel que guste de admirar un grabado, una pintura o un filme.



::

¿Tienes cerebro de artista? Entonces, deberías conocer obras básicas de Gabriel Orozco y hablar menos de estos autores básicos que solo connotarán tu falta de conocimiento en arte.




*

Referencia: Science direct




Comenta