El día en que el mundo del arte pidió perdón a Benito Juárez para - Cultura Colectiva

Reciente

El día en que el mundo del arte pidió perdón a Benito Juárez para salvar a Maximiliano

La pena de muerte ha sido uno de los medios de aleccionamiento masivo que más ha impactado a la gente desde sus inicios. El mensaje que transmite es directo y definitivo: “si atentas contra la paz y la estabilidad de la nación, te mueres”, es por eso que las ejecuciones de criminales se realizaban en […]



La pena de muerte ha sido uno de los medios de aleccionamiento masivo que más ha impactado a la gente desde sus inicios. El mensaje que transmite es directo y definitivo: “si atentas contra la paz y la estabilidad de la nación, te mueres”, es por eso que las ejecuciones de criminales se realizaban en las plazas públicas como una especie de recordatorio.

En México también tuvieron lugar muchos fusilamientos, quizás el más famoso fue el del Emperador del Segundo Imperio Mexicano, Maximiliano I. Cuando su Imperio fue implantado en nuestro país, el mandato de Benito Juárez seguía vigente como un gobierno errante que ejercía el poder en distintas ciudades del norte. Fue Napoléon III quien, aprovechando la situación del ejército norteamericano tras la Guerra Civil, propuso posicionarse en territorio mexicano a pesar de su derrota en Puebla el 5 de mayo de 1862.

carta de victor hugo a juarez chapultepec

Hombres del ejército francés se encargaban de resguardar la seguridad del imperio, ya que Maximiliano no fue capaz de crear una fuerza que detuviese a los republicanos que buscaban la oportunidad precisa para derrocarlo y recuperar el mando del país. En febrero de 1867, bajo las órdenes del emperador de Saillard, las tropas francesas se concentraron en el puerto de Veracruz con el único fin de embarcarse de regreso a Francia. Por primera vez en tres años desde su surgimiento, el imperio estaba totalmente vulnerable.

maximiliano carta de victor hugo a juarez

El 2 de abril de 1867 un ejército al mando del general Porfirio Díaz tomó la ciudad de Puebla y se dirigió a la Ciudad de México. Maximiliano, quien tenía popularidad y un poco más de protección en Querétaro, se dirigió hacia ese estado para hacer frente a los atacantes republicanos, mismo en el que fue aprendido junto a los generales Miguel Miramón y Tomás Mejía.

La noticia del próximo fusilamiento de Maximiliano a manos del gobierno de Juárez recorrió la vuelta al mundo: un sinfín de personas que formaban parte de la sociedad europea reprobaron esta decisión, una de ellas fue el escritor francés Víctor Hugo, quien envió una carta al presidente mexicano pidiéndole que, en nombre de la democracia recién restablecida en México, perdonase la vida del noble de la casa Habsburgo.

victor hugo carta de victor hugo a juarez

Aquella carta en la que el autor de “Los miserables” (1862) le ruega a Juárez indulgencia para Maximiliano y su esposa Carlota, es de una belleza profunda:

“Por un lado, dos imperios; por otro, un hombre. Un hombre con otro puñado de hombres. Un hombre perseguido de ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo, de bosque en bosque, en la mira de los infames fusiles de los consejos de guerra, acosado, errante, refundido en las cavernas como una bestia salvaje, aislado en el desierto, por cuya cabeza se paga una recompensa (…) Usted pidió ayuda a sus barreras naturales, la aspereza de las cordilleras, los altos diques basálticos, las colosales rocas de pórfido. Usted llevó a cabo una guerra de gigantes, combatiendo a golpes de montaña[…]


Usted hizo tal cosa, Juárez, y es grande. Lo que le queda por hacer es más grande aún. Escuche, ciudadano presidente de la República Mexicana. Acaba usted de vencer a las monarquías con la democracia. Usted les mostró el poder de ésta; muéstreles ahora su belleza.

carta de victor hugo a juarez

Después del rayo, muestre la aurora. Al cesarismo que masacra, muéstrele la República que deja vivir. A las monarquías que usurpan y exterminan, muéstreles el pueblo que reina y se modera. A los bárbaros, muéstreles la civilización. A los déspotas, los principios.

Ésa será, Juárez, su segunda victoria. La primera, vencer a la usurpación, es soberbia; la segunda, perdonar al usurpador, será sublime. Sí, a esos reyes cuyas prisiones están repletas, cuyos cadalsos están oxidados de asesinatos, a esos reyes de caza, de exilios, de presidios (…) a esos príncipes obedecidos por los jueces, a esos jueces obedecidos por los verdugos, a esos verdugos obedecidos por la muerte, a esos emperadores que tan fácilmente mandan cortar una cabeza, ¡muéstreles cómo se salva la cabeza de un emperador!”

carta de victor hugo a juarez castillo

Ésas fueron algunas de las palabras con las que el dramaturgo se dirigió a Juárez. A pesar de ellas, el fusilamiento de Maximiliano y de los generales se llevó a cabo, creando un profundo impacto en la sociedad europea. Víctor Hugo no fue la única figura del mundo francés que se estremeció con la noticia del fusilamiento, el pintor Édouard Manet realizó una serie de trabajos que representaban la ejecución del emperador. Tres cuadros de gran formato, un boceto al óleo y una litografía conforman esta colección.

ejecución de maximiliano carta de victor hugo a juarez

Aunque Manet se sentía identificado con la causa republicana, el sentimiento que se respiraba en Francia después de la ejecución terminó por sensibilizarlo; en cierta medida resulta adecuado afirmar que la verdadera intención del pintor fue retratar en un solo lienzo el sentir de todo un pueblo. Tanto Manet como Víctor Hugo mostraron la profunda impresión que en ultramar causó la firme decisión de Juárez de pasar por las armas a Maximiliano, Miramón y Mejía y con ello, poner fin a uno de los periodos más emblemáticos y curiosos de la rica historia de México.






Comenta