El día que Pancho Villa vendió la grabación de sus batallas a Hollywood - Cultura Colectiva

Reciente

El día que Pancho Villa vendió la grabación de sus batallas a Hollywood

Después de la toma de Chihuahua, la fortalecida División del Norte inicia la gestión para elegir un gobernador y reorganizar la capital del estado, pero no todo son buenas noticias para Villa y la causa revolucionaria: El asedio a Ojinaga, organizado por los generales Pánfilo Nátera, Toribio Ortega y Martín López durante la noche de […]



Después de la toma de Chihuahua, la fortalecida División del Norte inicia la gestión para elegir un gobernador y reorganizar la capital del estado, pero no todo son buenas noticias para Villa y la causa revolucionaria: El asedio a Ojinaga, organizado por los generales Pánfilo Nátera, Toribio Ortega y Martín López durante la noche de Año Nuevo y los tres primeros días de 1914 resulta en un estrepitoso fracaso.

No sólo se agota el parque de municiones y armas. La baja de 130 efectivos secuestrados y fusilados en el lugar por las tropas federales pone en jaque la toma de Ojinaga y con ella, el bastión que a la postre Chihuahua significó para la División del Norte. Con los suministros de armas en suspenso y una ofensiva militar mermada después de la derrota, un golpe de suerte aparece en el campamento villista.

pancho villa mutual film

Mes y medio atrás, cuando se perfilaba el final de la apoteósica toma de Ciudad Juárez, cubierta por distintos medios de comunicación extranjeros que se internaron a territorio mexicano desde El Paso, Villa ordenó a algunos de sus hombres acercarse a los camarógrafos cercanos para hacerles una oferta tentadora, aprovechando la parafernalia alrededor del mítico personaje y la División del Norte.

La sugerencia era simple y al mismo tiempo, ingeniosa: el personal villista aseguraba alimentación y transporte a aquellos que quisieran acompañar al batallón durante sus campañas con el objetivo de obtener las mejores tomas de cada batalla. A cambio, debían compartir el 20 % de las ganancias producto de la filmación y ponerse a las órdenes de Villa durante sus campañas. 

pelicula de pancho villa mutual

Ninguno de los reporteros gráficos tomó la propuesta en serio, salvo los corresponsales de la Mutual Film Corporation, una compañía cinematográfica con estudios en Hollywood y oficinas en Nueva York que apostó a la imagen del caudillo para obtener ganancias. Después de repensar la situación y estructurar una oferta de contrato, la Mutual envió a un par de representantes para cerrar el trato en Ciudad Juárez. En la biografía más completa y acertada de Villa hasta la fecha, Paco Ignacio Taibo II detalla los pormenores del acuerdo:

“Las condiciones que acordaron eran un adelanto de 25 mil dólares y el 20 % de los ingresos de taquilla a cambio de la exclusiva para filmar movimientos de tropas, batallas y operaciones militares de la División del Norte. Los villistas otorgaban cuatro salvoconductos para personas que asumieran los riesgos bajo su propia responsabilidad, además transporte y comida, pero nada de recibos de hoteles en México. Las cuatro personas se pondrían militarmente a las órdenes de Villa”.

Pancho Villa destacada

Las negociaciones se llevaron a cabo el 4 de enero de 1914 en Juárez, pero el revolucionario mantenía su atención puesta en los combates de Ojinaga y nada más recibir las noticias de la derrota, tomó rumbo con refuerzos hacia el frente. El contrato final se firmó un día después en El Paso, sin la presencia de Villa. El propio Taibo II recoge las opiniones de los diarios en la biografía antes mencionada:

“Las reacciones en la prensa fueron muy negativas, el New York Times dijo: “El salvaje de Pancho Villa ha firmado un contrato para compartir ganancias con las imágenes de las batallas reales”, y el (huertista) El País, en la ciudad de México, lo trató peor: “La parte infame es que se especulará con sangre de mejicanos”.

datos de Pancho Villa frente a Confectionary Elite

La primera etapa del ambicioso proyecto culminó en una cinta sobre lo acontecido en Ojinaga, pero los ocho camarógrafos llegaron a la ciudad un día después de las batallas y sólo pudieron hacer un par de grabaciones con Villa movilizando a su tropa y cabalgando sonriente, pero no había rastro de la batalla que esperaba Aitken, principal representante de la Mutual Film  y quien preparó la firma de contrato. El filme fue presentado en Nueva York, dejando un mal sabor de boca tanto a productores como espectadores.

Más tarde, la gente de la productora siguió a la División del Norte a Torreón, pero antes se acercaron a Villa y con todo respeto, le ofrecieron un uniforme prestado, sólo para posar ante la lente que lo había contratado. Finalmente, la que debía ser una espectacular filmación de varias horas de la batalla que daría forma a las películas “La vida del General Villa” y “La batalla de Torreón”, terminó estropeada y otros rollos más se perdieron, sólo se pudieron recuperar unos cuántos minutos cuando llegaron a los Estados Unidos y se tuvo que filmar con actores para editar la mayor parte de las producciones. 



*
Fuente:

Taibo II, Paco Ignacio, “Pancho Villa, una biografía narrativa”. Ed. Planeta, México 2006.







Ciencia | Historia | Política | Economía crítica

Comenta