El origen del Universo y el equilibrio del mundo según los huicholes - Cultura Colectiva El origen del Universo y el equilibrio del mundo según los huicholes

Reciente

El origen del Universo y el equilibrio del mundo según los huicholes

“La gota estuvo allí en el principio del mundo.Es el espejo, el abismo,la casa de la vida y la fluidez de la muerte…”-José Emilio PachechoPara ellos, el mundo no es ese platillo elíptico sostenido por cuatro elefantes en el lomo de una tortuga. Ningún héroe mitológico lo carga en su espalda y mucho menos corresponde […]


“La gota estuvo allí en el principio del mundo.
Es el espejo, el abismo,
la casa de la vida y la fluidez de la muerte…”
-José Emilio Pachecho


Para ellos, el mundo no es ese platillo elíptico sostenido por cuatro elefantes en el lomo de una tortuga. Ningún héroe mitológico lo carga en su espalda y mucho menos corresponde a una gran explosión sucedida hace millones de años. Para ellos, el origen del Universo sucedió de otra manera.
Todo comenzó con una gota de agua. Una gota de agua de mar.

A lo largo de la historia, el hombre ha empleado la voz y la palabra para crear un mundo poblado de relatos, recuerdos y experiencias que le permitan entender de dónde viene y hacia dónde se dirige. En ese sentido, las narraciones mitológicas le han otorgado la posibilidad de referirse a la concepción del Universo con una perspectiva ritual y social enriquecida por los detalles de la tradición.

cultura huichol

Los wixárikas (conocidos por la mayoría como el pueblo huichol) es una de esas comunidades que se han valido de las narraciones y los elementos de su entorno más próximo para crear una idea de la creación del orden del Universo, la vida y la muerte. La historia de los hombres es así; una búsqueda por entender su breve tránsito por la tierra.


Todos los pueblos tienen un pasado al que se deben y del que se sienten orgullosos. Al mismo tiempo, todo pasado tiene un comienzo y la constitución de la comunidad wixárika no es la excepción. Según sus relatos míticos, los primeros huicholes salieron del mar. La luz del día aún no existía y únicamente la Luna iluminaba el camino de aquellos pobladores que se trasladaron al desierto de San Luis Potosí, para presenciar el nacimiento del Sol. 

cultura huichol sol

Sin embargo, esa primera travesía fue también un momento de pérdidas y transformaciones. Todos aquellos individuos que comenzaron a rezagarse durante la peregrinación, mutaron en piedras, cerros, peñas, manantiales o lagos; seres de la  naturaleza que iban poblando el mundo recién nacido, poco a poco. Sólo quienes consiguieron llegar al sitio destinado, formaron parte del primer grupo étnico huichol del que se tiene conocimiento en la mitología.

Una vez constituido el mundo, en la cosmovisión wixárika el mar se convirtió el inframundo, refiriéndose principalmente, al Océano Pacífico, gracias a la relativa proximidad de su territorio (localizado en la Sierra Madre Occidental) con este cuerpo de agua. No obstante, bajo la lógica de los habitantes huicholes, el Pacífico se conecta con el Golfo de México por debajo de la tierra, razón por la que el agua, pese a rodear gran parte de la superficie terrestre, es parte del inframundo.

arte huichol marr

Entre toda la cosmogonía wixárika, las palabras destacan por ostentar un poder capaz de evocar todo lo que se encuentra en él y construirlo (a través de conceptos sociales, religiosas y culturales) sin necesidad de mirarlo o hacerlo tangible. El término takiekari es el concepto central con el que los indios wixárika abordan la percepción del mundo como aquello que los constituye y al mismo tiempo, los convierte en parte del universo. “Takiekari es eso que nos conforma, nuestro universo”

El takiekari está compuesto por cinco principios fundamentales: el wixaritari (territorio o espacio), el yurameka (la esencia de la vida y a su vez lo que origina el movimiento de todas las cosas, el cielo y la tierra, el tiempo (presente, pasado y futuro), las costumbres (tradiciones heredadas por sus antepasados, así como la población y el idioma).

cultura huichol wixarika

La visión de ‘Tatutsi Xuweri Timaiweme’. (José Benítez Sánchez, 1980)


Para lograr el equilibrio del mundo huichol, es necesario mantener una relación armoniosa con la naturaleza. Por esa razón, cada uno de los principios fundamentales del takiekari deben protegerse para mantener el orden en el cosmos. En 2011, el intento de apropiación de uno de los sitios sagrados más importantes para esta comunidad, Wirikuta, (cuando distintas empresas canadienses y norteamericanas buscaron hacerse de los derechos de extracción de los minerales del lugar) provocó la reacción de personas de todo el mundo a favor de los indígenas, quienes de inmediato y con sobrada razón, se manifestaron para proteger, no sólo un fragmento de tierra rico en recursos naturales, sino un lugar asociado a la divinidad de sus creencias y con ello, preservar su memoria histórica y tradiciones vivas a partir de la importancia ritual y cosmogónica de Wirikuta.

cultura huichol mascaras

No obstante, sin importar si se trata de un pedazo de suelo o el mar en su vasta extensión, los huicholes se han encargado de aprender, respetar y agradecer a la naturaleza por permitirles existir como un pueblo enriquecido por lo que de ella obtienen: alimento, casa, protección. Elementos todos que integran el entramado de un misticismo en el que el mar es símbolo de la fertilidad, pero al mismo tiempo un furioso contraste entre el día y la noche.

La eterna batalla entre la luz y la oscuridad que tantas veces han retratado en la composición de sus artesanías. Su alegría y su desencanto volcado en la elaboración de pulseras, anillos, aretes y prendas caracterizadas por sus vibrantes colores es un discurso más allá de nuestros ojos. Ninguna pieza, realizada por huicholes, es exactamente igual a otra. El trabajo y las horas invertidas por sus manos en cada obra refleja el respeto que esta étnia otorga al mundo. Una sutil convicción de que somos efímeros sobre la tierra y se requiere de la mejor versión de nosotros para no pasar inadvertidos, sino como un solo habitante guiado por las estrellas.

arte huichol peyote

Wirikuta fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO e integrado a la red mundial de Sitios Sagrados Naturales en 1988. Desde entonces, los antropólogos han dedicado gran parte de sus esfuerzos a referirse a los elementos de culto por huicholes como “dioses” de forma equivocada, para ellos el concepto de Dios forma parte del cosmos y no sólo el creador. 

Los huicholes son respetuosos con las fuerzas que gobiernan la vida, pero no las llaman dioses, sino hermanos. El Abuelo Fuego Tatevari, la Madre Agua o Tatiei Matinieri, el bisabuelo Cola de Venado Tamatz Kayaumari, todas son encarnaciones de las fuerzas de la naturaleza; energía que fluye en el universo y palpita en nuestro mundo mágico


*
Referencias:

ASA

 UNESCO 






Comenta