El pincel del movimiento

El ser humano es curioso por naturaleza: le gusta escudriñar, indagar, descubrir. Es por ello que, desde que tuvo conciencia de sí mismo y se asimiló como parte de un todo, intentó buscar su lugar en el espacio que habitaba. Hoy, miles de años después, sabemos que somos parte minúscula de un intrincado tejido que […]

El ser humano es curioso por naturaleza: le gusta escudriñar, indagar, descubrir. Es por ello que, desde que tuvo conciencia de sí mismo y se asimiló como parte de un todo, intentó buscar su lugar en el espacio que habitaba. Hoy, miles de años después, sabemos que somos parte minúscula de un intrincado tejido que enlaza el espacio y el tiempo, que nos fundimos con el todo y que el todo nos determina. Pero, ¿realmente lo entendemos, realmente lo hacemos nuestro?

 

El fotógrafo japonés Shinichi Mayurama tiene estas dudas muy presentes en su trabajo, tanto, que ésto lo han llevado a una intensa exploración del espacio y la presencia del ser en él. Para graficarlo, el artista presenta la serie Nude, en la que utiliza literalmente el movimiento como un pincel para abrir un diálogo visual entre el lector y su sentido de permanencia.

 

 

 

Mayurama, nacido en Nagano, Japón, en 1968, y radicado desde hace una década en Nueva York, se valió de la combinación de 10 mil fotografías individuales de un bailarín desnudo y en movimiento para crear una composición capaz de plasmar, cual pintura, toda la unidad de giros, pasos y desplazamientos que se llevan a cabo en una danza (la cual no existe, y sin embargo está ahí).

 

 

Con sus imágenes, el fotógrafo capta todos aquellos “destellos” de luz y movimiento que dejamos a cada paso, construyendo así un lienzo personal que, de poder verlo, mostraría nuestro devenir en el espacio-tiempo y la forma en que hemos marcado el plano que habitamos. Esto le sirve a Mayurama para poner una dicotomía sobre la mesa: lo que existe y lo que no, lo que somos y lo que hemos sido. Al final, la idea es sencillamente compleja: por medio de las fotografías altera nuestra percepción acerca de la presencia y la persistencia, reflexionando sobre nuestra “huella” en esta vida.

 

http://culturacolectiva.com/wp-content/uploads/2013/01/Captura-de-pantalla-2012-12-30-a-las-00.27.49.png
http://culturacolectiva.com/wp-content/uploads/2013/01/Captura-de-pantalla-2012-12-30-a-las-00.28.04.png
http://culturacolectiva.com/wp-content/uploads/2013/01/Captura-de-pantalla-2012-12-30-a-las-00.28.15.png
http://culturacolectiva.com/wp-content/uploads/2013/01/Captura-de-pantalla-2012-12-30-a-las-00.28.26.png
http://culturacolectiva.com/wp-content/uploads/2013/01/Captura-de-pantalla-2012-12-30-a-las-00.28.38.png
http://culturacolectiva.com/wp-content/uploads/2013/01/Captura-de-pantalla-2012-12-30-a-las-00.28.49.png

Comenta