El plan futurista de Facebook para leer la mente y escribir con la piel | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva

Reciente

El plan futurista de Facebook para leer la mente y escuchar con la piel

Facebook es mucho más que una red social. Si no bastaba con conocer el alcance casi infinito de la bestial cantidad de datos que almacena en sus servidores o los multimillonarios ingresos que recibe por fungir como el escaparate más grande que jamás ha visto la humanidad, los ambiciosos planes que la compañía tecnológica tiene para […]



Facebook es mucho más que una red social. Si no bastaba con conocer el alcance casi infinito de la bestial cantidad de datos que almacena en sus servidores o los multimillonarios ingresos que recibe por fungir como el escaparate más grande que jamás ha visto la humanidad, los ambiciosos planes que la compañía tecnológica tiene para cambiar definitivamente la comunicación en los próximos años, lo dejan más claro que nunca.

A finales de abril del 2017, la firma dispersó los rumores sobre un supuesto laboratorio secreto que guarda las investigaciones y desarrollos que pretenden colocar a Facebook a la vanguardia tecnológica, por encima de los reflectores que carga consigo Google, Apple o la misma SpaceX. El reclutamiento de especialistas de alto grado alrededor de las oficinas centrales de la red social creó un revuelo pocas veces visto en Silicon Valley y el rumor que corría con fuerza por fin confirmó las sospechas:

plan futurista de facebook

Facebook concentra esfuerzos en seis proyectos de tecnología de punta que podrían cambiar al mundo. Se trata de Building 8, la división secreta del equipo de Mark Zuckerberg integrada por más de 60 científicos y especialistas en tecnología, neurociencia y desarrollo de software que trabaja desde hace al menos una década para hacer realidad las aspiraciones futuristas del inquieto exalumno de Harvard que una noche de 2003 creó –como una broma de mal gusto– la red social más grande del mundo. 

El laboratorio tecnológico de Facebook es comandado por Regina Dugan, exdirectora del DARPA (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa), que emigró del departamento de Tecnología Avanzada y Proyectos de Google después de aceptar la oferta de Zuckerberg para comandar Building 8. A pesar de que la división desarrolla todos sus proyectos en paralelo, sólo dos son de conocimiento público mientras los demás se mantienen en secreto:

El primero se trata de un dispositivo capaz de enviar mensajes con la mente a través de una interfaz cerebro-computadora no invasiva que permita “leer” los pensamientos sin mediar con las teclas.

facebook plan futurista de

 Un sistema  funcional capaz de captar las señales cerebrales relacionadas con el lenguaje y transformarlas en un mensaje de texto, una posibilidad que, ahora mismo, parece lejana para la neurociencia y propia de la ciencia ficción. La meta es desarrollar en menos de dos años una interfaz capaz de “escribir” directamente del cerebro hacia la computadora, sin mediar en teclados, pantallas táctiles ni cualquier otro dispositivo de naturaleza similar.

El departamento más enigmático de la red social pretende detectar las señales neuronales con el uso de luz en un aparato no invasivo, que en palabras de Dugan, ayudará al usuario a acelerar la velocidad a la que transmite datos habitualmente (a partir del habla, la escritura manual o informática) a unas 100 palabras por minuto. El siguiente gran paso de Facebook pretende ahorrar la escritura y pasar inmediatamente a la publicación de un “pensamiento”.

facebook plan futurista de

El segundo proyecto que desarrolla Building 8 es un sistema para lograr comunicarse a través de vibraciones transferidas a la piel. De forma similar al braile, esta tecnología pretende usar la presión en el tacto para transmitir información. El desarrollo integral de esta invención podría inaugurar una forma de comunicación sin precedentes, a través del mayor órgano del cuerpo humano.



El ambicioso plan de Facebook para llegar más allá de los límites de la neurociencia actual está encabezado por Mark Zuckerberg, quien desde hace años ha vislumbrado en conferencias y actos públicos su ambición por llevar la comunicación “más allá de los teléfonos inteligentes”. No obstante, la respuesta de la comunidad científica respecto a los planes futuristas de Zuckerberg y compañía resulta más que escéptica: para los especialistas que miran desde fuera de las oficinas de la red social, los supuestos desarrollos tecnológicos que se pretenden llevar a cabo en los próximos años están aún lejos del alcance humano. Sobre todo cuando se trata de invenciones que por el momento parecen pertenecer únicamente al mundo de la ciencia ficción.


*
Referencias

MIT Technology Review
c|net
BBC


Ciencia | Historia | Política | Economía crítica

Comenta