El cortometraje surrealista que debes ver para entender la feminidad | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva

Reciente

El cortometraje surrealista que debes ver para entender la feminidad

Las ideas no son tangibles y tampoco medibles. Las formas de pensamiento, como un producto del ser humano, también se ven afectadas y evolucionan conforme pasa el tiempo. Por ello delimitar una idea o pensamiento, es decir, determinar su inicio y fin, siempre ha resultado complejo. En ese sentido, ¿podría hablarse del surrealismo del siglo […]



Las ideas no son tangibles y tampoco medibles. Las formas de pensamiento, como un producto del ser humano, también se ven afectadas y evolucionan conforme pasa el tiempo. Por ello delimitar una idea o pensamiento, es decir, determinar su inicio y fin, siempre ha resultado complejo. En ese sentido, ¿podría hablarse del surrealismo del siglo XXI?

El surrealismo fue una corriente artística, o mejor dicho, una forma de pensar que surgió en el primer cuarto del siglo XX. Su inicio, para muchos estudiosos en el tema, se puede identificar a partir de la publicación del Manifiesto surrealista en 1924, por André Breton. Sin embargo, desde 1916, con Tristan Tzara, precursor del dadaísmo, la palabra surrealismo ya era utilizada con diferentes connotaciones. El surrealismo apuntaba a una nueva revelación de sentido; buscaba una concepción más profunda de la vida, de sentir, de conocer y de aprehender el mundo de una forma diferente. Su discurso —en gran parte poético—, a primera vista parecía ilegible y confuso, pero en conjunto era una recreación de la experiencia, de deseos ocultos conjugados con elementos ilusorios u oníricos. En palabras de Breton: “El surrealismo se funda en la creencia en una realidad superior de ciertas formas de asociación desdeñadas hasta entonces, en el poder absoluto del sueño, en el juego desinteresado del pensamiento”. Estas ideas, como bien se muestra en el cine francés, parecen vigentes y frescas en la actualidad.





Trasladarse a la Edad de Oro de París, vislumbrar el surrealismo, en blanco y negro, un constante sin sentido en la pantalla, sin argumento, voces, muestra de un mundo de lujuria y deseo, en el cual un débil protagonista masculino queda obnubilado por una omnipresente sexualidad femenina. Deep Gold es parte de la antología de películas The Scorpion’s Sting (2013-2014), en la que participaron seis artistas. Entre esos realizadores se encuentran Julian Rosefeldt, autor del cortometraje antes mencionado y del que más arriba se reproduce un fragmento. Rosefeldt y los además cineastas participan en este proyecto como forma de reinterpretación de la película L’âge d’or, del director Luis Buñuel.

Rodada en Berlín, Deep Gold ofrece un paralelismo trazado entre el pasado y la actualidad. Un juego que ofrece dualidad al espectador y proclama discusiones y temas que no sólo afectan el presente, sino que surgen de él como referencias: carteles con eslóganes tipo “Occupy Wall Street” o “We are the 99 %” adornando las fachadas de los edificios, mientras el mayor caos anarquista gobierna la ciudad. Sólo en una urbe como la que se exhibe el protagonista puede encontrarse con una activista de Femen (controversial grupo feminista contestatario de Ucrania), mientras se van nombrando por megáfonos nombres de feministas famosas.


surrealismo del siglo xxi


El artista, por medio de la imagen buñuelesca que el director quería dar acerca de la libertad del deseo sexual femenino, utiliza el recurso como punto de partida al mostrar una mujer fuerte en Occidente, emancipada y libre. Un resultado visualmente teatral, con elementos barrocos en extremo sin perder el toque de elegancia de la época.


surrealismo del siglo xxi


En definitiva, una orientación del mundo actual que constata dos actitudes enfrentadas: el del mundo preciosista y la sordidez de nuestra realidad. Todo ello con las vanguardias como escenario, un guiño burlesco totalmente acertado para hacer reflexionar sobre el mundo “perfectamente administrado” en el que las personas creen vivir.

***

Desconecta tus sentidos del mundo real y explora tu inconsciente por medio de las pinturas de Vladimir Kush, uno de los surrealistas modernos más representativos. Continúa este viaje por lo extravagante y fantástico con 15 obras para entender el dadaísmo

Comenta