Fenómenos y el show del horror en 10 obras de arte | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva

Reciente

Fenómenos y el show del horror en 10 obras de arte

¡Pasen y vean, a la mujer barbuda, al hombre más pequeño del mundo, el hombre más gordo y la bestia humana. Pasen a ver al fenómeno de dos cabezas, a la mujer leopardo y prueben su destino con los designios de la adivina!Phineas Taylor Barnum fue un “empresario” estadounidense que estafaba a quienes estuvieran dispuestos a […]




¡Pasen y vean, a la mujer barbuda, al hombre más pequeño del mundo, el hombre más gordo y la bestia humana. Pasen a ver al fenómeno de dos cabezas, a la mujer leopardo y prueben su destino con los designios de la adivina!

Phineas Taylor Barnum fue un “empresario” estadounidense que estafaba a quienes estuvieran dispuestos a perder su dinero. Con un gran talento para los negocios,  de pequeño organizaba loterías, tenía una tienda de dulces y fundó el The Herald Freedom un diario local que, entre sus maneras de ganar dinero, organizaba rifas, mismas que muchos aseguran, eran una gran mentira.

james ensor fenomenos en obras de arte

Su primer adquisición para el show del horror fue una mujer afroamericana llamada Joice Heth, quien según Barnum, tenía 161 años y había sido la niñera de George Washington. La mujer recorría las ciudades de todo el país contando las mejores anécdotas que, por supuesto, se le ocurrían. Si el público perdía el interés en su relato, Barnum comenzaba a inventar una historia sobre el origen de la mujer: aseguraba que era autómata y que estaba hecha de cuero y huesos de ballena. Aún cuando la mujer murió, Barnum aprovechó para hacer negocio y vendió entradas para que el público presenciara la autopsia. 

Cada vez con más popularidad, decidió fundar un museo en Broadway, mismo que incluía piezas tan extraordinarias como una reproducción de las Cataratas del Niágara, mujeres barbudas, personas deformes, tragasables, animales extravagantes, siameses y un enano que se convirtió en su mejor aliado. Este enano que bautizó con el apodo de General Tom Thumb actuó incluso para la Reina Victoria en el Palacio de Buckingham.

Sin embargo en el arte, los deformes, personas extravagantes y criaturas increíbles existieron mucho antes de que un estadounidense tuviera la grandiosa idea de hacer negocio a costa de ellos. En el arte, esos personajes increíbles nos demuestran que, aunque el arte puede ser sublime y capturar a los reyes más benévolos y los dioses más poderosos, también tiene la magia de mostrarnos la fealdad y lo extravagante de un mundo del que conocemos sólo una mínima parte.



“La echadora de cartas” (1508-1510)
 Lucas Van Leyden

La atracción más famosa y redituable es, por supuesto, la de adivinadora de cartas. Con un sexto sentido que la hace ver al futuro y le permite guiar a los simples mortales, la echadora de cartas es capaz de asombrar con sus designios a todos los asistentes. Catatónicos, los asistentes pierden la mirada ante sus predicciones. El pintor, Lucas Van Leyden, es uno de los artistas holandeses más influyentes; muchos aseguran que incluso Rembrandt vio en este cuadro la inspiración que necesitaba. 

la echadora de cartas lucas van leyden fenomenos en obras de arte


“Antonietta Gonsalvus” Circa 1580
Artista desconocido


Seguramente la atracción más llamativa del circo del horror será la de los hombres bestia. Esta enfermedad ahora diagnosticada como hipertricosis o síndrome de Ambras, hizo que por siglos viviéramos creyendo en seres fantásticos como los hombres lobo. En Europa, justo cuando la familia de Petrus Gonsalvus salió a la luz, estaba de moda el mito del salvaje europeo, aquél hombre que tenía en su sangre un toque de primitivismo. Eran exóticos y una novedad entre la alcurnia de la época. El rey Enrique II de Francia adoptó al joven Petrus a los 10 años y lo reunió con sus demás objetos extraños que componían su colección exótica.

Aprendió latín y era el sommelier del Rey pero tras su muerte, fue regalado a su hija y ésta a su vez lo trasladó a territorio flamenco, donde conoció a su esposa Catherine. Con ella tuvo seis hijos y cuatro de ellos heredaron el síndrome que catapultó a la fama al buen Petrus. En este retrato aparece una de sus hijas, Antonietta. 

antonietta fenomenos en obras de arte



Al parecer, en los circos de fenómenos era requisito estar enfermo para poder pertenecer; no sólo la condición de hipertricosis era considerada parte del show. Aquél que sufría otros padecimientos como gigantismo o enanismo también era vulnerable a ser contratado en condiciones paupérrimas para entretener a la voraz masa en busca de morbo.



“El coloso” (1808-1812)
Atribuido a Francisco de Goya

Conocido también como “El Gigante”, “El Pánico” o “La Tormenta”, este cuadro del pintor español más importante, en realidad no representa a un hombre con gigantismo; en cambio, según algunos teóricos y estudiosos del trabajo del pintor,  alude al enfrentamiento bélico en la guerra, hay quienes creen que es la representación de la violencia ciega o incluso hay quienes creen que es España levantándose para pelear contra la invasión napoleónica.


gigante goya


“Las caricias” (1896)
Fernand Khnopff

Seguramente, como parte del museo de aquel circo del horror, una mujer con cuerpo de leopardo estaría disecada, a la espera de que algún curioso se acercara. De la imaginación del pintor Fernand Khnopff, nació una reinterpretación de la esfinge. Aquel ser híbrido se solía imaginar como un ser andrógino con cabeza y pechos de mujer, cuerpo de león, alas de águila y cola de serpiente; sin embargo, entre todas las esfinges ésta es la representación más extraña, hermosa y amorosa. Digna de un circo de los horrores en el que todas las demás esfinges se burlen y rían de ésta, la obra de Khnopff tiene todo para ser diferente al resto.

fenomenos en obras de arte las caricias


“La loca” (1822)
Théodore Géricault

Una loca, atada con cadenas para que no cause más miedo del que ya sienten los aterrados espectadores. Esta obra de Théodore Géricault pertenece a una serie de dementes. De los diez cuadros que pintó, sólo quedan cinco. Con modelos sacados de diversos manicomios, Gércicault impactó a la sociedad y burguesía de su tiempo al lidiar con la crudeza y los estigmas de una época que consideraba como “no humanos” a los enfermos mentales.

la loca gericault


“Estudio de dos cabezas” (1609)
Peter Paul Rubens

Aunque, sin intención de crear a un fenómeno de circo en su pintura, la ilusión que dan estas dos cabezas, hace que consideremos posible que el pintor, como muchos del listado, haya creado un fenómeno basado en los siameses de su época. En realidad, esta pieza es parte del “archivo” del pintor. Cuando quería darle un rostro a sus pinturas, recurría a sus otros cuadros para ver cuál quedaría mejor. La figura central, por ejemplo, se convirtió en un santo, un cura y hasta Platón; la otra, tomada de Mantegna, tiene su aparición en otros cuadros.


Working Title/Artist: Study of Two Heads Department: European Paintings Culture/Period/Location:  HB/TOA Date Code:  Working Date: 1577-1640 mma digital photo #DP104990


“Mujer barbuda” (1631)
Jusepe de Ribera

Magdalena Ventura posó para la creación de este cuadro. Con un seno descubierto, alimenta a su bebé, y aunque su rostro parezca decir lo contrario, su seno desnudo nos aclara su sexo. Su esposo permanece en la parte trasera de la obra; mucho menos masculino que ella: su barba es más corta y sus gestos no lucen con el coraje de los de Magdalena. Según una inscripción del pintor, ella dio a luz a tres niños antes de que su barba comenzara a crecer. Ella tenía 37 años cuando el fenómeno ocurrió… en la pintura tiene 52.

la mujer barbuda fenomenos en obras de arte


“El bufón don Sebastian de Morra” (1645)
Diego Velázquez


«Sentado en el suelo, de frente, con las piernas enteramente extendidas y los puños juntos a las ingles, vestido con coleto y calzón verde y gabancillo carminoso galoneado de oro…», así lo describe Pedro de Madrazo, catalogador del Museo del Prado.  Velázquez pintaba a los más nobles de su época, tenía una vida perfecta y armoniosa pero sentía una fascinación por aquellos seres que el resto del mundo ignoraba. Los perros y los enanos daban siempre el toque final de sus cuadros. Éste retrato y el sutil enano que aparece en “Las Meninas”, son ejemplos perfectos.

velazquez Sebastian de Morra fenomenos en obras de arte


“Vuelo de Brujas” (1798)
Francisco de Goya

A diferencia de las adivinadoras de cartas, quienes tenían un espacio designado por los empresarios del circo, las brujas eran encarceladas y poco respetadas… aunque prácticamente su “don” era exactamente el mismo. Las brujas entonces, eran consideradas malas, crueles y viles. Encerradas en pequeñas jaulas, las brujas estaban ahí para recibir injurias, aceptar escupitajos, tomatazos y los insultos de un pueblo ávido por culpar de su mal a alguien más.


las brujas goya

Estas obras nos recuerdan que el arte y la belleza no siempre van de la mano. Para seguir en el ambiente lúgubre de un Circo Freak, puedes ver las obras de arte más grotescas o las más aterradoras.

*

Referencias

The Guardian
Nga
Pbs
Met Museum



Comenta