¿Fue Oasis la última gran banda de rock? | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva ¿Fue Oasis la última gran banda de rock? | Cultura Colectiva

Reciente

¿Fue Oasis la última gran banda de rock?

 “Lo que me molesta de todo esto es que siempre dijeron “Blur y Oasis”, en vez de decir “Oasis y Blur”.Nosotros vamos primero”.-Noel Gallagher“Por eso seremos la mejor banda del mundo. Porque odio a ese pendejo”.-Noel GallagherUna de las bandas cuyo nombre parece repetirse como eco constante dentro de la escena musical por su genialidad, efecto e impresión […]

 

“Lo que me molesta de todo esto es que siempre dijeron
“Blur y Oasis”, en vez de decir “Oasis y Blur”.
Nosotros vamos primero”.
-Noel Gallagher

“Por eso seremos la mejor banda del mundo. Porque odio a ese pendejo”.
-Noel Gallagher

Una de las bandas cuyo nombre parece repetirse como eco constante dentro de la escena musical por su genialidad, efecto e impresión como creadores es Tame Impala. La banda cuenta con una breve racha de discos recibidos con buenas críticas, grandes conciertos y su frontman Kevin Parker, es considerado uno de los genios más importantes de la actualidad. Pero Tame Impala y el resto de sus contemporáneos parecen ser de una generación nueva, en la que la música ha perdido su magia y los himnos han desaparecido. El mythos del músico quedó atrás; las fiestas infinitas, sexo desenfrenado, aventuras extrañas e historias fantásticas detrás de los grupos ya no existen y en su lugar tenemos sólo la música.

Es posible que ya no existan grandes bandas de rock, al menos en el contexto antiguo, donde eran más que eso, se transformaban en dioses que nos llevaban con ellos en un viaje asombroso el cual nos liberaba de nuestro dolor. La última agrupación de esa especie extinta, nos explica en toda su historia por qué no volveremos a ver algo similar de nuevo en esta vida. Oasis fue el principio del final de un sueño espléndido que nos cambió para siempre.

Nunca una historia entre hermanos había dejado un legado tan importante como la de Caín y Abel dentro del antiguo testamento, sino hasta que el mundo entero miró cómo Liam y Noel Gallagher se destrozaban uno al otro, canción a canción durante casi dos décadas enteras. La historia bíblica que tiene como tema central el fratricidio aparece en las primeras imágenes del clásico inmediato “Supersonic”, documental enfocado en el ascenso de Oasis en la historia de la música. “No sé qué putas sea ‘sentirse supersónico’, pero hagámoslo hasta el final”, una voz declara mientras miramos en distintos cortes la increíble historia de los compañeros de sangre que, entre discusiones sangrientas, se convirtieron en los íconos finales de una fantasía colectiva que creímos interminable.

oasis noel

“Supersonic” sólo es una recopilación audiovisual de lo que significó el viaje de Oasis, uno que probablemente no cambiaría al mundo, pero que serviría como una muestra del sueño musical que parece desvanecerse a cada paso. Hua Hsu, comentarista cultural en The New Yorker, sugiere que cuando existían The Beatles y demás bandas que creaban una emoción sobrenatural dentro del escucha, la audiencia desarrolló una imagen en la que la música inspiraba, salvaba vidas, y nosotros dentro de nuestra fantasía, le atribuímos “poderes mágicos” que nos hacían perdernos dentro de sus notas y canciones. Según la interpretación del analista, Oasis fue una de las figuras finales de este tipo; la música actual ya no genera el mismo sentimiento. Nos hemos convertido en seres más fríos.

Gracias al estilo de Liam y su voz similar a la de John Lennon junto con las letras dulces y melódicas de Noel, se convirtieron en menos de cuatro años en un fenómeno internacional. La locura llegó a un punto en que 4 % total de la población del Reino Unido quiso asistir a un concierto de Oasis. Pero, ¿qué hace tan grande a Oasis? Según Noel y Liam, pudo haber sido su hermandad y eso mismo los llevó a su caída, pero más allá de eso fue su sentido de competencia y la enorme arrogancia, como un escudo ante la “mierda” que se presentara frente a ellos. Además de rivalidad entre compañeros de sangre, su constante ataque hacia los miembros de Blur, quienes a diferencia de Oasis, tuvieron mejores recursos y venían de familias mucho más adineradas, con múltiples oportunidades de educación.

Mezclado ese rechazo de la inferioridad con un absurdo sentido de grandeza, Oasis creó lentamente una leyenda tras ellos. Generaban miedo y admiración simultánea; nadie daba la espalda cuando sonaba ese nombre.

oasis mejor banda

El sonido en vivo que creó el conjunto de los Gallagher al lado de “Bonehead”, “Guigsy” y Tony McCarroll llegó a los oídos del presidente de Creation Records por un azar del destino (como la mayoría de los eventos importantes en su carrera) y al poco tiempo lograron entrar a las listas de popularidad. Para cuando llegó “Definetly Maybe”, alcanzaron al primer lugar, arriba de Prince y del mismo Elvis Presley. Demostraron que una banda independiente podía llegar al número uno y fue el disco debut más vendido en la historia, hasta que llegaron los Arctic Monkeys con “Whatever People Say That I Am, That’s What I’m Not”, desde ese entonces, la música no ha tenido un momento similar en su historia.

Michael Robert Williams Photography.www.michaelwilliams.co.uk

El documental “Supersonic” muestra todos los excesos al presentar todas y cada una de las grabaciones de estudio y las miles de fotografías que tomaron, sintetizando así el espíritu punk, sin dejar de lado la maravilla de los himnos que marcaron una época y que seguirán causando emociones inexplicables.  Oasis es la banda mejor documentada de la historia. Filmaron gran parte de sus presentaciones desde el inicio, sin mencionar la cantidad de imágenes que existen de sus ensayos. Como si supieran que llegarían a los libros sobre historia de la música. 

“Somos la mejor banda del mundo” repitieron una y otra vez hasta que se lo creyeron. Ni siquiera Damon Albarn tenía el descaro de aceptarlo. Tuvieron miedo de que no fuera cierto, pero aquel temor jamás apareció en la mente de Liam y Noel. Sus únicos problemas eran ellos mismos, actuando sarcásticos en entrevistas, como niños regañados tratando de culpar al otro de algún crimen menor. En lo único que coincidían, era en que ambos pensaban que iban a hacer historia; sabían que sus excesos serían olvidados, pero su actitud y la música seguirían vivos. 

Oasis

Mientras que en Estados Unidos, el grunge se convertía en un ícono musical, Liam y Noel –quienes tuvieron una infancia difícil– pregonaban que como personas no podíamos lamentarnos constantemente como lo hacía Kurt Cobain, sino que podíamos sintetizar ese dolor y crear música maravillosa.
Ése era el verdadero impacto de sus himnos y Noel sabía que la gente necesitaba ese tipo de escape y lo ofreció. Todos gritaban al unísono sus canciones levantando los brazos. Después de esos momentos hipnóticos, la banda volvería a su universo de destrucción, donde también ocultaban su propio dolor. Oasis le devolvió las drogas a los conciertos en un tiempo en que la música electrónica tomaba una popularidad sin precedentes.

oasis liam

No ha existido otra banda como Oasis y Blur desde aquel entonces. Comentaristas han asegurado que la “batuta” de estrellas de rock ha pasado a los artistas de Hip-Hop, quienes se venden rodeados de mujeres y lujos, pero no tiene la suciedad y la furia del punk que adoptaron los hermanos Gallagher. La vida de excesos desapareció. Lo que este grupo de jóvenes extraños logró fue gracias a que explotaron su talento hasta el final y escribieron su propia historia.

Las bandas se convirtieron en simples actos de creación y el mito que se desarrollaba tras ellas murió. La leyenda de Elvis, de The Beatles, The Rolling Stones, incluso Guns n’ Roses ya no es replicable con tanta facilidad, especialmente después de que Oasis subiera tanto el nivel. Ahora sólo nos conformamos con el aspecto que nos ofrecen. The Strokes, Tame Impala, The Black Keys y Alabama Shakes son excelentes, pero no tienen una leyenda como las más grandes bandas de la historia. Lo más cercano que tenemos es a Alex Turner y los Arctic Monkeys.

oasis alex turner

 Aunque los Arctic Monkeys son odiados por Oasis, su reconocimiento como creadores llevó a Alex Turner a convencerse que era una estrella de rock. Ahora el músico es un personaje arrogante más, como Bob Dylan cuando se transformó durante el documental “Don’t Look Back”. Noel y Liam jamás cambiaron su forma de ser, ellos eran rockers desde antes que entraron al estudio y lo seguirán siendo cuando aún se insulten, como los hermanos que son, desde sus tumbas, mientras “Live Forever” suena de fondo. Cerramos los ojos, alzamos los brazos y nos perdemos en esa fantasía que posiblemente no volverá a aparecer en nuestras vidas.

Comenta