Grotescas esculturas de carne humana para contemplarnos por dentro | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva Grotescas esculturas de carne humana para contemplarnos por dentro | Cultura Colectiva

Reciente

Grotescas esculturas de carne humana para contemplarnos por dentro

Michael Behe fue el creador del término complejidad irreducible, el cual sostiene que ciertos sistemas biológicos son tan complejos para haber evolucionado a partir de predecesores más simples. En pocas palabras, este termino es un argumento contra la evolución; según Behe nosotros somos un sistema irreducible e individual compuesto de varias partes bien coordinadas que interactúan para […]




Michael Behe fue el creador del término complejidad irreducible, el cual sostiene que ciertos sistemas biológicos son tan complejos para haber evolucionado a partir de predecesores más simples. En pocas palabras, este termino es un argumento contra la evolución; según Behe nosotros somos un sistema irreducible e individual compuesto de varias partes bien coordinadas que interactúan para desempeñar funciones básicas. Si por alguna razón, una de nuestras partes dejara de funcionar nosotros seríamos una abominación sin misión alguna. 

La teoría del bioquímico estadounidense ha sido rechazada en múltiples ocasiones por científicos y biólogos que han revisado su trabajo. A pesar de ello esta teoría ganó popularidad con el paso de los años hasta comprenderse como el testimonio que confirma que sólo un organismo de estructura simple es capaz de sobrevivir a la evolución. Pues los más complejos, como los seres humanos, perdemos nuestra función cuando una sola de nuestras células falla.

Concuerdes o no con esta teoría, la medicina y otras ramas de la ciencia han podido demostrar en distintas ocasiones que aún con algunas fallas, el humano continúa funcionando, pero otras no. La deformación por ejemplo, es un problema de la evolución incompleta y compleja, misma que Andrea Hasler decidió representar con algunas esculturas grotescas que parecen estar hechas de retazos de carne humana. Ella es una artista suiza recibida del colegio de arte y diseño de Londres a quien siempre le ha interesado el impacto de su trabajo en el espectador. 

andrea hasler artista

andrea-hasler-flesh-scultpure-perishable-goods-moroccan-sahara-desert-designnboom-1800

Esta vez no fue la excepción, pues Hasler logró despertar todo tipo de reacciones al exhibir varias piezas como una sola serie titulada “Complejidad Irreducible”.  A primera vista, esta obra de estética irracional es totalmente indeseable. Una vez que el espectador se familiariza con las piezas el contenido comienza a tomar forma. Estas obras de material maleables y textura viscosa expresan la naturaleza de nuestra existencia. Qué somos y cómo estamos hechos es lo que responden estas figuras de color carne y textura desagradable. 

andrea hasler complejidad

andrea hasler cuerpo

La instalación se compone de esculturas a escala esculpidas en cera. Cada una representa al cuerpo humano vuelto al revés. Con los intestinos escurriendo por las piernas es como nos presenta la naturalidad y complejidad del organismo. Su intención en volver grotesco algo tan ordinario radica en recomponer la interpretación que le damos a nuestro propio cuerpo. Es decir, para Andrea Hasler pensar que debemos ser seres perfectos y estéticos es completamente ridículo y después de ver nuestro interior reconstruido en estas esculturas, la idea también se vuelve irónica para el espectador.  

andrea hasler piel

andrea hasler entrelazados

La segunda parte de esta serie se titula “Ley Dual”, nombre con el que Hasler quiso capturar la intención de sus obras. Las cuales giran en torno a la complejidad de las relaciones humanas y su formación. En primer lugar, la humanidad cree estar conectada fervientemente al mundo natural, pero a lo único que a lo que parece aferrarse es a sí misma. Para representar esta teoría Andrea esculpió varias estructuras de cera en las que aparecen dos cuerpos entrelazados que parecen guardar un equilibrio perfecto y esperanzador.


andrea hasler equilibrio

 andrea hasler esculturas

Otra de sus piezas más polémicas fue “Matriach”, una escultura en forma de tienda de campaña que en su interior parecía guardar las paredes de una matriz. Misma con la que Halser intentó homenajear una manifestación pacífica ocurrida el 1 de abril de 1983, en la que cerca de 70 mil mujeres formaron una cadena humana de 23 kilómetros de largo para protestar contra las armas nucleares situadas en RAF Greenham Common en Berksire, Inglaterra.


tienda de campana hasler  hasler campana
hasler escutlura carne   andrea hasler tienda

El evidente objetivo de la artista es sumergir al espectador en un reino visual que lo hace perder el control. La obra de Andrea Hasler provoca un debate entre la atracción y la repulsión, la intriga y lo nauseabundo. Tal cual sucedió con las piezas hermosamente grotescas en las que la escultora fusionó el lujo con una estética desagradable que es difícil dejar de observar.


esculturas bolsas marcas hasler

anfrea hasler esculturas

El trabajo de la artista suiza trascendió al lograr que un mundo hiperrealista cobrara vida y sobre todo significado. Para el espectador la relación entre él y su interior era más que lejana antes de conocer la obra de Hasler. Por otro lado, la técnica de modelado que la escultora utilizó impactó enormemente al presentarse como un espejo que mostraba el interior de cada uno; siempre con la intención de humanizar a través de su trabajo.









Comenta