Los hábitos sexuales más extraños de la historia | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva

Reciente

Los hábitos sexuales más extraños de la historia

Antes de que existiera la palabra ‘pecado’, de la industria del porno y de los anticonceptivos, hombres y mujeres se entregaron sin reservas al sexo: se trata de un rasgo inherente a la humanidad que además de placentero y excitante, es la clave para que la vida se perpetúe en el planeta. Así lo entendieron […]



Antes de que existiera la palabra ‘pecado’, de la industria del porno y de los anticonceptivos, hombres y mujeres se entregaron sin reservas al sexo: se trata de un rasgo inherente a la humanidad que además de placentero y excitante, es la clave para que la vida se perpetúe en el planeta. Así lo entendieron un sinfín de civilizaciones de la Antigüedad que caracterizaron el acto sexual como un instante sagrado con fuertes connotaciones religiosas, que entre otras tareas, mantenían el orden cósmico del Universo.

egipto faraon

La historia de la sexualidad da cuenta de un sinnúmero de deidades, rituales, prácticas y tradiciones que hoy resultan desconcertantes para una sociedad global que en su mayoría, creció educada a través de los principios morales del cristianismo, donde el sexo, el conocimiento del cuerpo y el placer son repudiados sistemáticamente, tachados como indeseables y lascivos, ofensivos para tal Dios.

A partir de este rasero, las prácticas sexuales de la Antigüedad se reservaron para los libros de Historia, los datos curiosos y la siempre ‘sana’ comparación entre las excentricidades del pasado y un supuesto estado más avanzado de la sociedad en el presente. Conocer los rituales no sólo es útil como información enciclopédica, también funciona para cambiar la concepción del sexo que aún se mantiene como algo prohibido, que debe encerrarse en una alcoba bajo previo contrato legal.  ¿Cuáles eran algunos de los hábitos y concepciones de la sexualidad en el pasado? Aquí algunos valiosos ejemplos: 
 

El pecado femenino

masturbacion femenina

Durante la Edad Media, la masturbación era considerada una ofensa directa a Dios, especialmente la femenina. Aquellas mujeres que se atrevían a hacerlo y confesarlo, eran penadas con al menos un año de oraciones y penitencias. A partir del auge del cristianismo en Europa, el sexo se concibió como un acto dedicado únicamente a la reproducción y el placer se convirtió en un sinónimo de lujuria y una moral indeseable. Tales premisas aún hoy son tangibles en la sociedad occidental.


Eyaculación ritual

sexo en el antiguo egipto

Según la tradición egipcia desde la cosmovisión heliopolitana, antes no existía nada, salvo Atum, el dios primigenio. El mito cuenta que cuando se percató de su soledad, decidió crear el Universo y las demás deidades a través de un método muy particular: la masturbación. El semen creó a la primera pareja de dioses (Shu y Tefnut) y la eyaculación dio origen a todo lo conocido. Los faraones y algunos hombres del Antiguo Egipto solían masturbarse a orillas del Nilo para agradecer a Atum y mantener el orden divino de las cosas.



Homosexualidad divina

habitos sexuales china

Tanto en la Antigua China como en Roma, las preferencias sexuales no se limitaban al esquema heteronormativizado que en la actualidad define cómo deben ser las prácticas relativas al rol, género y a la práctica del sexo. Mientras la cultura asiática, las dinastías Han, Song y Ming, los emperadores acostumbraban la compañía de al menos un amante masculino, en Roma distintos emperadores fueron célebres por su cantidad de parejas sexuales varones.



La histeria femenina

sexo

En la Inglaterra victoriana, una de las sociedades más conservadoras de la historia, una extraña enfermedad inexistente aquejó al grueso de las mujeres del siglo XIX. Se trataba de la “histeria femenina”, una afección culpable de mal humor, irritabilidad, insomnio y otros síntomas tan particulares como una irremediable “tendencia a causar caos”.

La respuesta de la férrea moral para el problema fue mucho más que sencilla: los médicos masajeaban manualmente todo el cuerpo de su paciente con total profesionalismo, hasta que llegaban al clítoris y después de acariciarlo, encontraban la ‘mágica’ solución: el ‘paroxismo histérico’, hoy conocido como orgasmo. Así se liberó el orgasmo femenino.



Primeros anticonceptivos y pruebas de embarazo

egipto sexualidad

La civilización del Antiguo Egipto que se desarrolló a orillas del Nilo, se ocupó por estudiar las afecciones que invadían al cuerpo y su funcionamiento. Tales investigaciones produjeron entre otros avances, los primeros métodos anticonceptivos: los médicos creían que una mezcla concentrada entre plantas y excremento de cocodrilo funcionaba a la perfección para evitar embarazos no deseados. 

Su entendimiento de la anatomía femenina y la reproducción humana fue tal, que desarrollaron las primeras pruebas de embarazo con una mezcla de dátiles y cerveza, que debía oler aquella mujer que quisiera saber su estado obstétrico. Si estaba embarazada, no toleraba el olor y era común su vomito, de lo contrario, la fecundación se descartaba con gran precisión para la época.



Las posiciones sexuales

sexo

El grueso de las culturas antiguas creían que los efectos del sexo podían ser distintos según la posición en que se practicara: Sorano de Éfeso recomendaba a las mujeres ponerse de cuclillas y estornudar después de una relación sexual con riesgo de embarazo, o bien, saltar siete veces hacia atrás si la concepción era casi segura.

Casi dos milenios después, en la Inglaterra victoriana algunas ideas de esta época se mantenían vigentes: los especialistas de entonces creían que tener sexo de pie o con las rodillas levantadas era tan doloroso como desagradable para las mujeres, mientras que concebir cuando los padres estaban en completo estado de ebriedad era un indicativo seguro de que su hijo nacería con idiotez y enfermedades nerviosas.


Conoce más sobre lo que ocurría en el Medioevo en materia sexual en “10 curiosidades sobre el sexo que sucedían en la Edad Media“. Descubre la profunda influencia del acto sexual en la cultura que se desarrolló al borde del Nilo después de leer “El significado sagrado del sexo y la masturbación en el Antiguo Egipto“.


*
Referencias:

The Guardian
Galeano Daniela, Historia de la Ginecología y Obstetricia, España, 2007.
Revista Arqueología Mexicana, “La sexualidad en Mesoamérica“, Vol. 18, Nº 104, julio 2010.
Navarrete Cáceres, Carlos “Acercamientos a la masturbación ritual en Mesoamérica, en Arqueología Mexicana, Vol. 18, Nº 104, julio 2010.

Ciencia | Historia | Política | Economía crítica

Comenta