Hy-Brasil, la isla fantasma que fue visitada por última vez en 1865 - Cultura Colectiva

Reciente

Hy-Brasil, la isla fantasma que fue visitada por última vez en 1865

Desde que descubrió su instinto viajero, el ser humano siempre se sintió atraído por explorar el mar, la amplia gama de historias que éste ofrece hace que cada vez más personas busquen una manera de acercarse a él; algunos con el fin de convertirse en una leyenda y algunos otros para escapar de sus males en tierra. […]

Desde que descubrió su instinto viajero, el ser humano siempre se sintió atraído por explorar el mar, la amplia gama de historias que éste ofrece hace que cada vez más personas busquen una manera de acercarse a él; algunos con el fin de convertirse en una leyenda y algunos otros para escapar de sus males en tierra. Aunque en algunos casos con lo único que logran encontrarse es con maravillas que, a falta de una prueba que las respalde, terminan por no ser nada más que un rumor ideado por viajeros que, posiblemente ebrios, trataron de engañar a sus interlocutores.



Un ejemplo de estos fenómenos es lo que a partir del siglo XIV comenzó a aparecer en los mapas marítimos irlandeses. Aproximadamente a unas 200 millas de la parte occidental de Irlanda aparecía registrado una pequeña formación que, según varios reportes, fue avistada por diversos marineros que surcaron aquellas aguas como parte de sus rutas comerciales o de exploración.

Conocida como Hy-Brasil —que se deriva de Breasal, un antiguo Rey de la mitologá celta—, la pequeña isla aparece representada en los registros cartográficos como una formación atravesada por un delgado río. Hasta aquí todo parecería un informe marítimo sin importancia, no obstante, lo realmente extraño en relación con este extensión de tierra es que no ha sido avistada por todas las tripulaciones que han tratado de llegar hasta ella. Ni siquiera en los mapas modernos realizados a partir de fotografías digitales hay un registro sobre este misterioso lugar.



La primera vez que alguien incluyó a Hy-Brasil en un mapa fue en 1325 por el cartógrafo genovés Angelino Dulcert, años más tarde siguió apareciendo en materiales cartográficos como el del Atlas Catalán de 1375. Curiosamente la isla aparecía y desaparecía dependiendo de los autores de los mapas y los años de actualización de los mismos. De los últimos registros que se tienen acerca de ese lugar está fechado en 1595 en los mapas de Eurpa de Ortelius y Mercator. La última vez que apareció en un mapa fue en 1865, donde recibió el nombre de Roca Brasil.

A partir de esos avistamientos ocasionales, los geógrafos y cartógrafos decidieron no incluirla en sus mapas para evitar problemas en la edición de estos materiales cada determinado tiempo. De esta manera, Hy-Brasil que ya era una leyenda, comenzó a convertirse en un mito que rápidamente generó especulaciones acerca de su origen y de las personas que la habitaba, si es que tales individuos existían. Siguiendo las leyendas que hablaban de la Atlántida, cientos de marinos europeos comenzaron a generar teorías que la formación situada en medio del océano Atlántico estaba habitada por una civilización superior, cuya tecnología era capaz de hacer aparecer y desaparecer en medio de la niebla.



De la mano de estas teorías nació la idea de que la isla sólo era visible cada siente años, cuando la penumbra que le cubre se disipa por completo. Estos rumores surgen a partir de que en 1674 los integrantes de una expedición liderada por el capitán John Nisbet logró desembarcar en la isla pasando ahí un día entero. Por otro lado, quienes creen en el folklore irlandés sostienen que la misterios extensión de tierra se trata de la tierra prometida y que ésta se encuentra habitada por dioses y monjes cuya preparación religiosa les ha permitido llegar a un punto en el que no encaja del todo con las leyes de la naturaleza humana. De hecho hay quienes aseguran que es ahí donde arribó San Hipólito “El Navegante” cuando decidió trasladarse hacia el paraíso.



Una de las explicaciones más lógicas de este fenómeno es que, de haber existido, Hy-Brasil quedó hundida después de un incremento en el nivel del mar; aunque todavía queda la incógnita de por qué no aparece algo similar a lo que alguna vez fue una isla en ninguna de las imágenes generadas por satélite de esta región del planeta.



Sea como fuere, las teorías que apuntan a la existencia de esta isla sólo inauguran una página más en el libro de todos los misterios sin resolver que habitan en los mares de todo el mundo y al mismo tiempo confirma la premisa que muchos científicos no se cansan de repetir: al estar cubierto en un 71 % por agua, no podemos decir que conocemos nuestro planeta en su totalidad. 

*
Fuentes

Museum of Hoaxes
Ancient Origins



Comenta