Jamás he escrito una “carta de amor”, pero esto se parece un poco | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva Jamás he escrito una “carta de amor”, pero esto se parece un poco | Cultura Colectiva

Reciente

Jamás he escrito una “carta de amor”, pero esto se parece un poco

Escribir para sanar heridas, o para complementar la felicidad, sobre todo si le escribimos a la persona que hace latir muy fuerte nuestro corazón:Jamás he escrito una “carta de amor”. Honestamente, no sé cómo es una, ni qué es lo que debe contener, ni el formato que debe llevar, ni cómo se empieza, ni cómo se […]



Escribir para sanar heridas, o para complementar la felicidad, sobre todo si le escribimos a la persona que hace latir muy fuerte nuestro corazón:



Jamás he escrito una “carta de amor”. Honestamente, no sé cómo es una, ni qué es lo que debe contener, ni el formato que debe llevar, ni cómo se empieza, ni cómo se termina… pero hay cosas que siento que no te digo lo suficiente.

Primero, gracias.

Gracias por contarme las historias de tu infancia, me encanta escucharlas.

Gracias por decirme cuánto me quieres, sé el trabajo que te cuesta.

Gracias por tratar de confiar, entiendo que no es sencillo.

Gracias por tomar mi mano cuando cruzamos la calle, aún cuando no pasan coches.

Gracias por dormir en la orilla de la cama y dejarme la parte más grande, aunque siempre terminemos juntos.


cuentos amor

Gracias por enseñarme a bailar, no habría aprendido con alguien que no fueras tú.

Gracias por verme con esa mirada que hace que me sonroje y, sin saber porqué, me ponga las manos en la cara.

Gracias por presentarme a tu abuela, no sabía que los ángeles andaban por aquí.

Gracias por llevarme con tus amigos, aún cuando sabes que me cohíbo y paso la mayor parte del tiempo callada.

Gracias por ver conmigo las películas de Harry Potter, sé que tú prefieres el Señor de los Anillos.

Gracias por tus ratos de expresividad cuando traes unas cervezas encima, sé que no parece, pero me derrito por dentro cuando te escucho.

Gracias por siempre despertarme a besos, quisiera comenzar así todos mis días.

Gracias por regresarme las ganas del “para siempre”, no querría pasar una eternidad si no fuera contigo.

Gracias por nuestros atuendos coordinados sin querer, en el fondo, me parece bonito que suceda.

Gracias por las tardes viendo películas con tu mamá, la quiero casi tanto como a ti.

Gracias por los viernes que nos quedamos en casa porque estoy muy cansada, sé que normalmente preferirías estar afuera.


cuentos parejas

Gracias por cuidarme cuando estoy enferma, no puedo sentirme tan mal contigo trayéndome el desayuno a la cama.

Gracias por hacerme reír.

Gracias por ser mi mejor amigo.

Gracias por besarme hasta que no puedo respirar.

Gracias por todo aquello que, justo ahora, no puedo recordar… pero que día a día hace que me enamore un poquito más de ti. Aún cuando siento que ya no es humanamente posible.

Ahora que lo pienso, tal vez las “cartas de amor” se parecen un poco a nosotros… no supimos dónde empezamos, ni cómo es que terminamos aquí, pero hay algo entre esos dos momentos que, quizá, logre explicar un poco de lo que sólo tú y yo sabemos.

Y es que cada vez que te digo que te quiero para toda la vida, me gusta pensar que, si soy la persona más afortunada del Universo, así será.


cuentos de amor


**

Escribir nos ayuda a liberar todo aquello que contenemos en el pecho y nos es difícil expresar, así que escribe todo lo que quieras, desahógate y llena tu vida de palabras; tal como nos lo comparte una joven escritora: esta es la carta que me hubiera gustado leer a los 15 para tener más confianza en mí.



Comenta