El artista que afirma que la creatividad es la mejor herramienta para superar el trauma de una violación | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva El artista que afirma que la creatividad es la mejor herramienta para superar el trauma de una violación | Cultura Colectiva

Reciente

El artista que afirma que la creatividad es la mejor herramienta para superar el trauma de una violación

“Los abusos te convierten en un superviviente de por vida”.James RhodesLa música puede convertirse en la única salvadora cuando la vida nos pone en las situaciones más difíciles y traumáticas que cambian para siempre la visión que tenemos del mundo. Así es como surge la obra del músico británico James Rhodes, uno de los más eminentes concertistas […]



“Los abusos te convierten en un superviviente de por vida”.
James Rhodes




La música puede convertirse en la única salvadora cuando la vida nos pone en las situaciones más difíciles y traumáticas que cambian para siempre la visión que tenemos del mundo. Así es como surge la obra del músico británico James Rhodes, uno de los más eminentes concertistas de piano de la actualidad. Luego de que a los seis años fuera violado por su maestro de gimnasia, hecho que le produjo no sólo lesiones terribles en la espalda, sino que le fracturó la existencia, ha logrado sobreponerse, pues escuchar a Rajmáninov durante su adolescencia y descubrir el Adagio de Bach en un ala psiquiátrica le ayudó a combatir sus demonios y a transformar su vida.

El libro “
Instrumental: Memorias de música, medicina y locura” narra la vida de Rhodes, en los que eventos como la prostitución, los intentos de suicido, los fracasos amorosos, el perder la custodia de su hijo y las estancias en hospitales psiquiátricos fueron lo que lo llevó a convertirse en uno de los máximos intérpretes de la música clásica, tal como lo escribe: 


James Rhodes

“Esa rabia es la recompensa por ser una víctima: todas las adicciones requieren un premio, y la rabia y la culpabilización son las recompensas que me sostienen y me dan fuerzas cada día […] En última instancia, el motivo por el que siento tanta rabia es que sé que no hay nada ni nadie en este mundo que pueda ayudarme a superar esto del todo. […] Las violaciones infantiles son el Everest de los traumas”.



James Rhodes

El pianista destaca en su libro los infortunios y los sucesos que conforman esa fragmentación traumática, los más significativos, como según él menciona: la violación, la “Chacona” de Bach, el nacimiento de su hijo y conocer a Hattie Chamberlin. La música tiene poderes terapéuticos y con ella combatimos los demonios que surgen luego de contener tanta rabia, por eso la “Chacona” es su pieza favorita de Bach y lo describe así: “Eso es lo que él logró, con creces, y todos los días esta pieza basta para convencerme de que en el mundo existen cosas que son más grandes y mejores que mis demonios”.




Rhodes se convence de forma admirable de que la música es una enorme luz que hace que la vida sea siempre un grandioso milagro: “El gran genio musical y lunático Schummann nos dijo «Mandar luz a la oscuridad del corazón de los hombres: ese es el deber del artista». Creo que todos tenemos ese deber, hagamos lo que hagamos para pasar el rato. Y mientras yo esté siguiendo este precepto, aunque no triunfe, me iré a dormir feliz por las noches”.


James-Rhodes

Este libro no es sólo autobiográfico, también es un soundtrack cargado de Chopin, Beethoven, Schubert, Rachmaninoff, Bach y otras grandes referencias de la música clásica. Rhodes, al igual que en sus conciertos, abre cada capítulo explicando la pieza indispensable que acompañará su escritura —como acompañó en ese momento su vivencia—, y ambienta el caos, envuelve el silencio y abraza la fragilidad de la existencia desde la música: “Aunque el perdón y la meditación, leer y escribir, hablar y compartir, todo eso ayuda, para mí la creatividad es una de las herramientas más profundas para superar el trauma”.




Leer su libro y a la vez escuchar “Now Would All Freudians Please Stand Aside” no sólo matiza lo infinito de la existencia, sino que bajo sus tiempos, ritmos y su genialidad en el piano hace que trascienda lo que otros compusieron hace siglos, quizá para hacernos recordar que la luz también tiene memoria, que la luz también es sonora, que detiene los espasmos y justifica la vida. Sus letras y su obra convierten nuestras pequeñas batallas en algo insignificante para alentarnos a disfrutar de la vida pese a todo. 


James Rhodes


**


Así como la música salva, también lo hace la poesía, por eso te sentirás identificado con el poema “Te escribo porque eres la única referencia que tengo del amor”. Además, descubre cuáles fueron los 8 libros más difíciles de escribir en la Historia de la literatura. 





Comenta