La historia de la torre que conectaba misteriosamente a los dioses con los hombres | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva

Reciente

La historia de la torre que conectaba misteriosamente a los dioses con los hombres

La gran escalera entre el cielo y la Tierra —fruto de los deseos ambiciosos del rey Nemrod de Babilonia por construir una edificación cuya cúspide alcanzara los cielos— simboliza, en el relato bíblico, el origen de la diversidad de lenguas que se hablan en el mundo desde tiempos remotos, así como el atemporal deseo humano […]





La gran escalera entre el cielo y la Tierra —fruto de los deseos ambiciosos del rey Nemrod de Babilonia por construir una edificación cuya cúspide alcanzara los cielos— simboliza, en el relato bíblico, el origen de la diversidad de lenguas que se hablan en el mundo desde tiempos remotos, así como el atemporal deseo humano de desafiar lo imposible; sin embargo, la leyenda de la Torre de Babel, cuyo enigma ha sido inspiración de grandes obras y de cientos de artistas a lo largo de la Historia, también se cimienta sobre una ambiciosa realidad.

En 1913, el arqueólogo y arquitecto alemán Robert Koldewey llevó a cabo la excavación en la que se hallaron los restos de la estructura de un antiguo zigurat construido en esa misma ciudad, identificado popularmente como la legendaria Torre de Babel, debido a los 91 metros de altura que tenía. 


torre de babel

En efecto, existió en Babilonia una gran construcción llamada Etemenanki que significa “la mansión de lo alto entre el cielo y la Tierra”, dedicada al dios Marduk. Su origen data, probablemente, desde antes del reinado de Hammurabi (hacia 1792- 1750 a. C.) y fue restaurada durante el reinado de Nabopolasar, quien en una inscripción hallada de sus tiempos señaló: “Marduk (el gran dios de Babilonia) me ha ordenado colocar sólidamente las bases de la Etemenanki hasta alcanzar el mundo subterráneo y hacer que su cúspide llegue hasta el cielo”.


torre de babel

Las razones que tuvo Nemrod —el monarca tirano del relato bíblico, quien impíamente pretendía llegar a los cielos y alcanzar a Jehová— para levantar la construcción del Etemenanki fueron otras, muy distintas a lo que se cree, pues no fue pensado por una mente presuntuosa y edificado por manos temerosas.

El Etemenanki fue, en realidad, ordenado por el dios Marduk para asegurar la armonía entre el cielo y la Tierra. El historiador griego Heródoto relata que un dios visitaba a una hermosa mujer que dormía en una habitación en lo alto de la torre. De esta forma, la gran edificación ejemplificaba el vínculo entre dos realidades opuestas: lo alto y lo bajo, el mundo divino y el terrenal, el reino de los dioses y el de los humanos.


construccion torre de babel

Según una inscripción que data de los tiempos de Nabucodonosor —el hijo mayor y sucesor del rey Nabopolasar—, la cúspide del Etemenanki, cuya altura fue aumentada durante sus reinados, estaba decorada con ladrillos de esmalte azul brillante; por lo cual, el edificio daba la impresión de envolverse entre las nubes y perderse en la infinitud del firmamento.


la gran torre de babel

A la gran Etemenanki del dios Marduk; sin embargo, pareció esperarle un destino fatal: la antigua Babilonia se rebeló en el año 482 a.C, luego de caer bajo la dominación persa en el año 539 a.C, y durante el reinado de Jerjes, quien de nuevo la puso bajo su autoridad; se tomaron graves represalias que atentaron contra el monumento y la redujeron a ruinas, de tal forma que cuando Alejandro el Grande, un siglo y medio más tarde, ordenó restaurar la edificación, el proyecto resultó imposible y quedó inconcluso tras su repentina muerte.


torre de babel

Los testimonios sobre la existencia del Etemenanki se evidencian en numerosos textos antiguos, como el relato de Heródoto y la tablilla “Del Esagil”, copiada de un documento antiguo en el que se describía el estado de la torre: un edificio piramidal de siete pisos y aproximadamente 91 metros de alto en cuyo último piso se encontraban las instalaciones para el culto del dios Marduk. Esta tablilla se conserva actualmente en el Museo del Louvre, en París.


torre de babel


**

Existieron hombres valiente que gracias a sus descubrimientos e investigaciones lograron combatir enfermedades que marcaron la Historia del mundo, por eso conoce al hombre que infectó a pacientes con enfermedades mortales para curar el SIDA.





Comenta