Leyendas urbanas de la Ciudad de México que todo chilango debe conocer | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva Leyendas urbanas de la Ciudad de México que todo chilango debe conocer | Cultura Colectiva

Reciente

Leyendas urbanas de la Ciudad de México que todo chilango debería conocer

Todo sitio que tenga leyendas urbanas qué contar, guarda misterios sin resolver. En el caso de la Ciudad de México, el devenir histórico se encargó de crear contextos que aún hoy parecen inverosímiles ante los ojos de quien no está acostumbrado a tener esa relación ambivalente de amor-odio que se da entre toda megalópolis y […]



Todo sitio que tenga leyendas urbanas qué contar, guarda misterios sin resolver. En el caso de la Ciudad de México, el devenir histórico se encargó de crear contextos que aún hoy parecen inverosímiles ante los ojos de quien no está acostumbrado a tener esa relación ambivalente de amor-odio que se da entre toda megalópolis y quienes le dan vida a diario.

En el imaginario colectivo y a partir de la tradición oral, nacieron leyendas urbanas que se alimentan de toda clase de relatos, voces y colores y aún hoy resuenan entre la gente, especialmente entre aquellos que consideran que cada historia  da cuenta de un hecho real que los demás han querido negar.

Más allá de la objetividad histórica, las teorías conspiracionistas o el quehacer pseudocientífico, las leyendas son una parte íntegra que describe el pulso real, los pensamientos, las necesidades, los miedos y temores de un grupo de personas que comparten tradiciones en una ciudad que se renueva día con día y, al mismo tiempo, lucha por conservar algunas de sus más enraizadas tradiciones. Aquí cinco leyendas urbanas que caracterizan a la Ciudad de México:


La estación secreta de Metro

leyendas urbanas cdmx

Ratas gigantes, fantasmas y desaparecidos: si existe un sitio idóneo para la creación de mitos en la Ciudad de México, ése es el metro. Según la versión más popular, la línea 2 del Sistema de Transporte Colectivo, que corre desde Tasqueña hasta Cuatro Caminos, en realidad no detiene su curso en esta última estación, pues existe una estación más que conecta al Campo Militar 1 y es de uso exclusivo del ejército y otros mandos políticos.

Tentativamente, la estación habría de conectar el cuartel castrense con el Zócalo capitalino en cuestión de minutos ante cualquier insurrección. Más que terror, esta leyenda urbana podría tener una alta dosis de realidad, dado el contexto de movimientos estudiantiles y revueltas populares que caracterizó a la ciudad durante finales de la década de los sesenta y principios de los setenta.



La ogresa de la Roma

felicitas leyendas urbanas

En la calle Salamanca de la colonia Roma, aún circulan las reticencias de una historia que ocurrió hace cerca de 80 años y conmocionó a la Ciudad de México en su momento. Se trata del caso de Felícitas Sanchez Aguillón, una mujer atormentada oriunda de Veracruz, que se estableció como partera en el número 9 de la calle antes mencionada y cuya obsesión era asesinar recién nacidos y tirarlos en el drenaje.

Sus crímenes fueron descubiertos cuando un inquilino de la planta baja notó que el drenaje se tapaba más de lo normal y descubrió los restos humanos. Fue juzgada de infanticidio y desde entonces, la noción de que el sitio está embrujado sigue presente en el imaginario popular.



La planchada

enfermera fantasma leyendas urbanas

Se trata de una historia común que recorre los pasillos del Centro Médico Nacional y otros nosocomios de la capital del país. Eulalia era una joven zacatecana que ejercía la enfermería con pasión y, después de abandonar su estado natal, decidió viajar a la Ciudad de México a iniciar una nueva vida llena de sueños y aspiraciones, enamorándose perdidamente de un médico que sólo jugó con sus sentimientos y cuyo abandono la llevó al borde de la locura.

Eulalia cayó en depresión crónica y descuidó a los enfermos a su cargo hasta que muchos de ellos perdieron la vida a causa de su negligencia. Desde entonces, se rumora que durante las noches de guardia, el alma de Eulalia ronda por los pasillos de los principales hospitales de un blanco impoluto, arrepentida por dejar morir a las personas que estuvieron a su cargo.



La Llorona

leyendas urbanas llorona cdmx

Posiblemente la leyenda más famosa en todo México y América Latina nació en la capital, cuando aún se trataba de México-Tenochtitlán: una década antes de la llegada de los españoles, ocurrieron al menos 8 fenómenos que fueron tomados como una mala señal para Moctezuma y el resto de los mexicas.

Uno de ellos eran los quejidos de una mujer que se aparecía en los caminos y encrucijadas por las noches, llorando amargamente por sus hijos. Algunos coinciden en que se trata de Cihuacóatl, la diosa madre mexica que, a modo de premonición, recorría las calzadas entre lágrimas por lo que habría de ocurrir en la sangrienta conquista. Con el paso del tiempo, la historia cobró distintas versiones y hoy es conocida como una mujer que sufrió de mal de amores y al borde de la locura asesinó a sus hijos; su pesar se escucha sobre Reforma, en Mixcoac y otros caminos de noche.



La isla de las muñecas

isla de las munecas leyendas urbanas

En los años cincuenta, un señor oriundo de Xochimilco de nombre Julián Santana Barrera, solía vender la cosecha que conseguía de la zona lacustre del sur de la Ciudad de México y asistir por las tardes a la Pulquería “Los Cuates” en el Barrio de la Asunción. El hombre, mejor conocido como “la coquita”, era muy reservado y nunca charlaba con nadie, excepto con el hijo del propietario de la pulquería que le atendía. Un día y después de más de una década de asistir, Julián dejó de frecuentar el lugar y nadie más volvió a preguntar sobre él.

No fue hasta los años 90, cuando entre los trabajos de rescate de Xochimilco, se descubrió la presencia de un islote solitario, donde sólo había un poblador, “la coquita”. Se rumora que Julián decidió recolectar muñecas cuando se enteró de la presencia de un espíritu infantil que atormentaba la zona y ponía en riesgo las cosechas. Con el paso de los años, Santana Barrera se hizo famoso y recibió un sinfín de muñecas, mismas que acomodó en la chinampa. En 2001 y en circunstancias extrañas, Julián falleció ahogado en su isla de la misma forma que, aseguraba, la niña fantasma que rondaba el lugar había muerto.



Si quieres conocer más sobre la leyenda de la Llorona y su origen prehispánico, no dudes en leer “La trágica historia de la mujer azteca que dio origen a La Llorona“. Descubre la historia real de Felícitas Sanchez Aguillón, la “Ogresa de la Roma” y cómo se convirtió en una asesina serial en “La partera de la muerte mexicana que se hizo famosa por convertirse en asesina serial“.



Comenta