Los placeres culpables en ilustraciones sexuales minimalistas - Cultura Colectiva

Reciente

Los placeres culposos en ilustraciones sexuales minimalistas

 Mientras tocaba mi entrepierna, temblaba por dentro, pero segundos después algo me hizo abrir los ojos para regresar a la realidad que me juzgaba fuertemente, entonces comenzó a besarme el cuello lenta pero profundamente y aunque yo no quería seguir, mis manos apretaban su espalda contra mi pecho, luego me buscó los labios, los cuales […]

 

Mientras tocaba mi entrepierna, temblaba por dentro, pero segundos después algo me hizo abrir los ojos para regresar a la realidad que me juzgaba fuertemente, entonces comenzó a besarme el cuello lenta pero profundamente y aunque yo no quería seguir, mis manos apretaban su espalda contra mi pecho, luego me buscó los labios, los cuales ya estaban besándolo mientras me imaginaba apartándolo de mí, tan segura como para alejarme por completo; efectivamente, sólo lo había imaginado, pues ya sentía parte de sus yemas dentro de mí y la mitad de mis ideas ya no estaban ahí, sino en otra parte en la que la culpa se sentía bien y el placer se volvía primordial.

Entonces me pregunté: ¿solamente al olvidar la culpa se puede disfrutar de verdad? ¿El pecado es el que nos ata de por vida a una satisfacción mediocre? ¿Una falta nos condena a olvidarnos del placer? Pues pareciera que cuando se trata de nuestra sexualidad, la expiación jamás llega, por lo que se estigmatiza el placer y se limita nuestra satisfacción en condescendencia a esa construcción social llamada culpa.

“El sexo sin culpabilidad es malo porque casi se convierte en placer“.

Woody Allen

placeres-culpables-ilustraciones coupable-frances
placeres-culpables-eortismocoupables

*Ilustraciones que demuestran el placer de desnudarte y sentirte libre
Echo de menos la época donde el aire era limpio y el sexo sucio“.

Woody Allen


De no ser por la culpa, nadie se sentiría preso de su propio orgasmo; ese momento de deleite celestial podría llegar a nosotros cada vez que lo deseáramos, dejándonos tocar el cielo con las manos, mismas a las que no les importaría dónde se posan cuando de placeres se trata.

  regarde placeres-culpables-ilustraciones-serie coupable-ilustraciones placeres-culpables-fantasias

La masturbación es el sexo con alguien a quien amas“.

Woody Allen


Despojarnos del hábito de una culpa sin fundamento nos volvería libres de crear nuestra propia sexualidad, una que se rija por el instinto y no por la apariencia, una que no se calle y que también sepa escuchar, una que se deje llevar y no tenga miedo a explorar y ser explorada.

placeres-culpables-iamgenes placeres-culpables-ilustracio placeres-culpables-ilustracion placeres-culpables-imagen

“¿Es sucio el sexo? Sólo cuando se hace bien”.

Woody Allen


Para todos los que creen en la monogamia, el placer puede significar la perversión absoluta con una sola pareja; para quienes se apegan al polígamo que creen llevar dentro, el placer lo encuentran en otros términos; entonces dos o más encuentros sexuales son los que resultan en el látigo con el que el cuerpo se flagela y el corazón se angustia.

placeres-culpables-imagenes placeres-culpables-sexualidad placeres-culpables-minimalista placeres-culpables

*Explícitas ilustraciones sexuales para detonar el placer más intenso

“El amor es la respuesta, pero mientras esperas la respuesta, el sexo plantea algunas preguntas bastante interesantes”.


Woody Allen


Sentirse culpable al agitarse, creerse absurdo cuando se grita de gozo y pedir disculpas al regocijarse es tan inútil como planear toda una vida; es imposible controlar cada reacción y detenerse a todo impulso, es opresivo involucrar las buenas costumbres cuando el objetivo es disfrutar y es involuntario sentirse atraído por la idea de experimentarse ligero una vez que nuestra sexualidad logra complacerse por completo.

placeres-culpables-serie reagarde-coupable-image placeres-culpables-sexo-imagenes regarde-coupable-ilustraciones

El sexo entre dos personas es una cosa hermosa; entre cinco es fantástico….“.

Woody Allen


Alejarse de la promiscuidad no nos convierte en seres perfectos y la perversión tampoco niega que seamos personas personas nobles. Lo que verdaderamente supone un problema es el hecho de no respetar la sexualidad de alguien más, por lo demás ¿quién puede definir qué es correcto y qué no lo es?

regarde-coupables
placeres-culpables-sexo


El sexo es lo más divertido que se puede hacer sin reír.“.

Woody Allen


Los placeres culpables parecen ser los únicos por los que vale la pena condenarse, pues cuando se trata de una prohibición, el deseo se engrandece y la tentación impera. La adicción a tocar y ser tocado se transforma en la única posibilidad de trascender más allá de lo terrenal y totalmente lejos de lo banal.

-Si quieres ver más ilustraciones de esta serie, titulada “Regard Coupables“, visita el Instagram de su creador.  

El responsable de obedecer a ese capricho perverso o acto desmedido en el que los cuerpos se desnudan y algo más… es nada más y nada menos que nuestro impulsivo cerebro, el torpe que no mide las consecuencias ni se detiene ante el torbellino de placer que se le aparece enfrente, es el mismo que después se culpa por dejarse sentir, por permitirse vivir. Entre toda esta trivialidad, también aparece una ansiedad de alcanzar aquello que rebasa los límites propios o aquellos que nos impuso la sociedad como una respuesta casi involuntaria a la debilidad humana y su carnalidad insaciable.

Freud decía que cuando dos individuos están de acuerdo en todo es porque uno piensa por ambos, así funciona la sociedad y su rol como el ojo gigante con el que observa para después juzgar y sancionar sin necesidad de decir o hacer nada, pues durante años ya se encargó de construir el peor de los castigos: la culpa.

También puedes leer la explicación sobre la negación del placer o por qué los amores prohibidos nos encantan y después conoce algunas frases de Sigmund Freud para ahorrarse dolor y disfrutar el placer.







Comenta