Los tres científicos que le pegaron al ego de la humanidad

En la historia del hombre existen tres catarsis que le dieron al ego de la humanidad. Cada una de estas tres historias surge de un descubrimiento científico. Aquí están los tres científicos responsables de los golpes.  El primer nos lo da Nicolás Copérnico con la Teoría heliocéntrica; concluida por el filósofo, astrónomo y matemático polaco, ésta […]

En la historia del hombre existen tres catarsis que le dieron al ego de la humanidad. Cada una de estas tres historias surge de un descubrimiento científico. Aquí están los tres científicos responsables de los golpes.

 El primer nos lo da Nicolás Copérnico con la Teoría heliocéntrica; concluida por el filósofo, astrónomo y matemático polaco, ésta dice que la Tierra gira alrededor del Sol. Entonces, el hombre ya no es el centro del Universo, simplemente somos una parte más de todo un sistema mucho más complejo.


 El segundo golpe lo recibimos por parte de Darwin y su Teoría de la Evolución por selección natural; ésta dice que somos un proceso de la evolución de las especies y venimos de los monos. Entonces el hombre ya no es un ser especial que fue creado por un acto divino, simplemente es parte de la evolución natural de las especies.

El tercer golpe nos lo proporcionó Freud con el descubrimiento del inconsciente. Para Freud, el inconsciente es una instancia a la cual la conciencia no tiene acceso, pero que se le revela en una serie de formaciones como los sueños, los chistes y en los síntomas. Entonces el hombre, en muchas ocasiones, no maneja los hilos de sus acciones y es el inconsciente quien nos gobierna y determina. 


En resumen, el hombre no es el centro del Universo, no fue creado de manera especial y no tiene control sobre sus propias acciones. Sin embargo, somos los únicos seres capaces de ser conscientes de estos hechos y esto nos da la posibilidad de entendernos mejor como especie para así evolucionar.

 

Matemático y economista por el ITAM, co fundador de Cultura Colectiva. Co fundador del proyecto Capital Mural y la galería CC186. Love Strange loops.

Comenta