Lucha de géneros y el Feminismo mal entendido | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva

Reciente

Lucha de géneros y el Feminismo mal entendido

En la llamada “lucha de géneros” es muy común escuchar expresiones que buscan desestimar los ideales de otras personas, palabras como feminazi es un término usado con este fin, pues se usa para describir a una “mujer maniática que cree ciegamente en la superioridad de su género y que usa el feminismo para manipularlo según […]



En la llamada “lucha de géneros” es muy común escuchar expresiones que buscan desestimar los ideales de otras personas, palabras como feminazi es un término usado con este fin, pues se usa para describir a una “mujer maniática que cree ciegamente en la superioridad de su género y que usa el feminismo para manipularlo según sus intereses”.

Como mujer puedo decir que esto es cierto en muchas ocasiones, pues nunca (en ningún género) faltará quien desee tener privilegios o trato preferencial por diversas razones, pero estos individuos no deben ser la razón central del tema de la igualdad de género.

Géneros

En redes sociales fue muy difundido un video en el que se hace una recopilación de 48 frases o argumentos a los que nos exponemos por ser mujeres:

“No te pongas eso para ir a clase, vas a distraer a los chicos”

Pero también es cierto que los hombres se exponen a otros cuestionamientos por la carga cultural que se les ha adjudicado:

“Eres un niño de mamá”

Estos videos nos hacen tomar conciencia de que el verdadero problema no es el género, sino el respeto y la empatía que mostramos con otros individuos, pues nuestros gustos, necesidades y actividades en ocasiones pueden estar muy alejados o apegados a lo que nuestra cultura dicta como “femenino” o “masculino” y no por eso somos más o menos valiosos.

En ocasiones nos equivocamos con expresiones como: “No voy a permitir que mi hija tenga una fiesta de princesas” ¿Por qué? ¿Dónde queda el derecho de elegir y jugar? Si una niña o adulta tiene esos gustos, no la hace menos inteligente ni le quita su capacidad de pensamiento. Tal vez una niña tenga el ferviente deseo de convertirse en una princesa, pero al mismo tiempo no tema ensuciarse y aventarse de rodillas por un balón y dirigir a su equipo de trabajo escolar con voz de mando sin que eso la convierta en “mandona”, pues ser líder es una habilidad, no algo que deba esconderse. No se trata de ver todo blanco o negro, se trata de apreciar al individuo y valorarlo como un ente individual, con gustos y características específicas, que no van en función de su género.

Feminismo


¿Si tu hijo quisiera tomar clases de ballet que le dirías? La respuesta de muchas personas sería negarles esa oportunidad, pues socialmente no está bien visto que los hombres expresen sus sentimientos, y mucho menos estarían dispuestos a que perciban a sus hijos como afeminados, como si un hombre en contacto con su sensibilidad fuera algo de lo que avergonzarse, o que por tener esos gustos sea “menos hombre” o “más propenso a convertirse en gay”, créanme cuando les digo que en este siglo sigue habiendo personas que piensan de este modo.

Rol de los hombres


Cuando te pones en el lugar del otro es más fácil convivir y ser respetado en diversas situaciones algunas complicadas y otras sencillas, como cuando un padre o una madre van cargando a sus hijos y tú le cedes el asiento para que descanse un poco. Cuando te muerdes un poco la lengua porque una madre o un padre dejo su trabajo para convertirse en mamá o papá de tiempo completo. Y en general cuando dejas de juzgar las acciones de otros únicamente por que no vive o no piensa igual que tú.

Empatia

El verdadero feminismo se traduce en libertad, empatía y sobre todo respeto, respeto ante las necesidades, derechos, gustos y elecciones de los demás, que no son dependientes de si son hombres o mujeres, pues cuando estemos conscientes de esto, dejaremos de luchar en contra de argumentos, ideas y comportamientos  y trabajaremos en pro de las personas.

Emma Watson


“El mundo no debe girar en torno a lo que tenemos entre las piernas, debe girar en torno al respeto, la empatía y la libertad”.

Comenta