El plan secreto para cuando muera Isabel II - Cultura Colectiva

Reciente

El plan secreto para cuando muera Isabel II: “Operación London Bridge”

Y ¿quién no iba a desearle una “larga vida a la reina”? O mejor aún, ¿una muerte digna de su investidura? Claro, la “Operación London Bridge”.Parece ser una pregunta fatal incluso la mera suposición de contar con un plan que se adelante a los procesos que conllevaría su repentina muerte: serían truculentos.Sin embargo, fue esta […]



Y ¿quién no iba a desearle una “larga vida a la reina”? O mejor aún, ¿una muerte digna de su investidura? Claro, la “Operación London Bridge”.

Parece ser una pregunta fatal incluso la mera suposición de contar con un plan que se adelante a los procesos que conllevaría su repentina muerte: serían truculentos.

Sin embargo, fue esta semana que el periódico inglés The Guardian delató a uno de los informes mejor guardados por las autoridades británicas, la “Operación London Bridge”,  misma que va más allá de un plan antes secreto.

Operación London Bridge

*Foto: Infobae.

La publicación dio a conocer que la muerte de la princesa Diana, ocurrida en 1997, se quedaría corta ante tan impresionante ceremonia póstuma, gracias a que “London Bridge” contempla como primer mensajero a Sir Christopher Geidt, actual secretario privado de la reina.
Previo a que el plan secreto se active bajo la frase “London Bridge is Down” (el Puente de Londres ha caído), la muerte de la Reina Isabel II sería honrada con breves ceremonias al interior del castillo, donde sus ojos los cerraría su hijo Charles –quien a su vez se convertiría en el próximo rey–; además de que sus manos serían besadas por sus hermanos.

Como en un cuento de hadas con trágico desenlace, Sir Christopher Geidt tendría que comunicarse con la primer ministra inglesa, bajo la ya famosa palabra clave que hace 65 años (última vez en la que un monarca británico muriera), fue “Hyde Park Corner”, tras la partida de George VI.
El Palacio de Buckingham se teñiría de negro, tras la fatal caída del puente de Londres y los operadores telefónicos que llegaran a interferir las líneas, jamás sabrían de qué iría el mensaje propagado a lo largo del último aposento de la reina.

De manera discreta, la noticia se propagaría a lo largo de 15 gobiernos fuera del Reino Unido, mismo que perdería a su jefa de Estado y al que le restaría dar aviso a otras 36 naciones sobre la reciente muerte. Brazaletes negros anchos se usarían en el brazo izquierdo en señal de luto y quizá sólo esta ocasión la BBC no sería la primera radiodifusora en recibir la noticia como se haría durante el siglo pasado al ser un monopolio mediático.
Un humilde lacayo enfundado en un clásico traje negro, se encaminaría hacia las afueras del Palacio sosteniendo el trágico anuncio, al momento en que atravesaría el piso rosado de la entrada, dejando el letrero: “La Reina ha muerto”.

La página web del Palacio regresaría al siglo presente a la comunidad asombrada por el suceso y el telón de fondo, sería oscuro, un sombrío anuncio de la caída del puente de Londres.
¿Secreto? ¡No más! The Guardian de alguna manera se las ingenió para develarlo y ahora, cuales Nostradamus masificados, habremos de esperar las tenues señales de la ya develada “Operación London Bridge”.

*

Podría interesarte:

EUA considera la posibilidad de atacar a Corea del Norte.

Hungría detiene a todos los solicitantes de asilo en campos para inmigrantes.

Coalición Árabe masacró a 31 refugiados somalíes que viajaban en barco.





Comenta