Películas que te enseñarán todo sobre sexo, amor, perversiones y locura humana - Cultura Colectiva

Reciente

Películas que te enseñarán todo sobre sexo, amor, perversiones y locura humana

Interrumpió sus estudios en la primaria para nunca retomarlos. Además de ello, es cristiano protestante y no budista, como muchos podrían pensar al saber que nació en Corea y filmó una historia de filosofía budista como bandera (“Las estaciones de la vida”). Su imagen está más cercana a la de un músico bohemio que a […]

Interrumpió sus estudios en la primaria para nunca retomarlos. Además de ello, es cristiano protestante y no budista, como muchos podrían pensar al saber que nació en Corea y filmó una historia de filosofía budista como bandera (“Las estaciones de la vida”). Su imagen está más cercana a la de un músico bohemio que a la de un director de cine: casi siempre porta una gorra algo vieja, cabello largo, playeras y jeans. No se necesita más para regalarle al mundo algunas de las escenas e imágenes más cautivadoras y provocativas de las ultimas décadas. 

Kim Ki-duk logra causar en el espectador un profundo impacto, ya sea con escenas densamente grotescas o con secuencias que sobrepasan lo poético. Gran parte de ello se debe a su formación como pintor. Además, su capacidad para manejar la elegancia en cualquier género visual y dramático está a la altura de los cineastas más destacados de todos los tiempos. «En mis obras trato de hablar de opuestos que se unen. Aprendí, por ejemplo, que los colores blanco y negro son uno solo, que lo opuesto no tiene, en realidad, naturaleza contraria», dice en entrevista para el diario La Nación.

El director es categórico cuando plantea el sentido que le quiere dar a sus obra: «No hago cine de Hollywood, en el que todo está digerido. Me parece que una sonrisa o una mirada valen más que decir un montón de veces una frase de amor. Es algo parecido a lo que ocurre con los objetos, sea un palo de golf o un arco».

Su obra cinematográfica es prolija; sin embargo, cabe destacar un puñado de cintas para conocer lo mejor de su pensamiento audaz, provocativo y poético…

“Las estaciones de la vida” (2003)

La vida está hecha de etapas o estaciones. Nacemos, aprendemos, nos independizamos, nos equivocamos, sobrevivimos y finalmente morimos. En ese tortuoso proceso, el amor, la locura, el sexo y la perversión que anida en el fondo de todo ello nos acompaña constantemente para ponernos a prueba. Sigue a un monje budista en su recorrido por la vida, para que a su lado comprendas el verdadero sentido de la existencia y hacia dónde quieres encaminar tus pasos. 

“El espíritu de la pasión” (2004)

De profundos silencios y alucinantes acciones está construida la existencia. Contemplativa, hermosa y extraña al mismo tiempo, esta cinta nos enseña la locura y el dolor que vive una mujer cuando sus sentimientos son lastimados a causa de la promesa incumplida del amor. En el instante en que conoce a un hombre que es capaz de ofrecerle todo lo que su corazón buscaba, la intensidad del sexo y el amor se hacen presentes de manera profundamente intensa.

“The Isle“ (2000)

Resulta perturbador el intento de hablar acerca del verdadero significado oculto de esta historia de Kim Ki-duk. Una extraña mujer, mentalmente desequilibrada y propensa a extraños rituales eróticos, es la dueña de un conjunto de casas flotantes a las que los hombres solitarios acuden en busca de sexo fácil. La dueña del lugar es la encargada de llevarles prostitutas o de ofrecerse ella misma como objeto de deseo. La enferma relación que inicia con uno de los visitantes, más la atmósfera extraña del lugar y la locura que se va desatando, hacen de esta cinta un ejemplo insuperable de la locura que está consumiendo al mundo.

 –

“Moebius” (2013)

Sexo, amor, perversión y locura se conjugan de forma brutal en el que, para muchos, es el film más controvertido del realizador coreano. Alejado de su poética calma visual, aquí se arriesga por la sangre y la maldad intrafamiliar para presentarnos la más densa locura. La cinta arranca con la sangrienta castración de una mujer a su hijo. El padre poco a poco irá sumiéndose en una obsesión por encontrar un remedio a la nueva condición de su hijo mientras es testigo de la descomposición mental de su esposa.

“El arco” (2005)

Un romance prohibido, una relación feroz, un amor que provoca a las conciencias más débiles. Uno de los filmes más completos de Kim Ki-duk en cuanto a la capacidad de conjugar en una sola historia temas tan variados como la lujuria, la soledad, la pasión y demás miedos arraigados en la especie humana. El destino es una flecha con veneno que al clavarse en el corazón, lo va asesinado poco a poco.

“Crocodile” (1996)

El intento de suicidio revela que en la mente del ser humano anida una serie de demonios que lo llevan a la autodestrucción. La historia, desarrollada en la oscuridad profunda de las calles, revela a un grupo de personajes perversos a la vez que profundamente humanos que luchan por sobrevivir a un mundo despiadado e infectado por la locura. Un vagabundo experto en nadar en las cloacas rescata a una chica que intenta acabar con su vida. Esto da pie a una historia que tiene al sexo, la violencia y la obsesión como principales temáticas.

“Stop”(2015)


kim-ki-duk

Aquí se conjuga la perversidad de la tecnología con la innata maldad del ser humano hacia lo que pasa con el mundo y su desesperación por sobrevivir. “Stop” es una especie de cinta postapocalíptica en la que los desastres nucleares son el tema central. A veces cinta de terror, en otras cinta de acción y, en general, un drama sobre la insensibilidad del mundo moderno. Una pareja en espera del nacimiento de su hijo es la protagonista de esta película donde la locura humana es tan fuerte como la explosión de una planta nuclear.

Para una vida de equilibrio, paz mental e iluminación trascendental, no debes dejar de ver el cine proveniente de Asia, en especial las 6 películas budistas que te enseñarán las estaciones de la vida. Para profundizar en el séptimo arte de aquel continente, debes empezar con las 5 películas que debes ver para entender el cine asiático contemporáneo.

*

Fuentes

Taste of Cinema
La Nación
Artium



Comenta