¿Qué piensa hacer el Partido Republicano para destituir a Trump del poder? | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva

Reciente

¿Qué piensa hacer el Partido Republicano para destituir a Trump del poder?

La trifulca interna en el Partido Republicano sigue vigente desde que se desató, al inicio de las campañas presidenciales, cuando Donald Trump generó descontento no sólo en una gran parte de la opinión pública, sino también en el seno del Partido del ‘elefante azul’ por su peculiar y polémico protagonismo durante la disputa por la […]




La trifulca interna en el Partido Republicano sigue vigente desde que se desató, al inicio de las campañas presidenciales, cuando Donald Trump generó descontento no sólo en una gran parte de la opinión pública, sino también en el seno del Partido del ‘elefante azul’ por su peculiar y polémico protagonismo durante la disputa por la presidencia de los Estados Unidos.

La división interna republicana propicia debilidad legislativa en la competencia partidista. La amenaza de Trump al orden constitucional perturba a las esferas más altas y longevas del poder. Sin embargo, los republicanos examinan los mecanismos necesarios que les sirvan para alejar al presidente Trump del poder ejecutivo. Su as bajo la manga: Mike Pence.

Los muros internos del partido generados por el “efecto Trump” son se basan en la duda de la capacidad del magnate neoyorkino para ejercer adecuadamente el cargo, pues es  visto como un hombre que confunde los negocios con el cabildeo gubernamental, mientras que otros ven que su problema es meramente político. Sin embargo, ambos temores llevan a un mismo fin: sacarlo de la Casa Blanca. 

plan republicano para quitar a Trump

*Fuente: Al-Jazeera.


Por otro lado, el vicepresidente, Mike Pence, reúne todas las características que buscan los republicanos: recortes de impuestos del lado de la oferta; una visión conservadora anti-homosexual, anti-aborto, anti-Obama; un ferviente manejo de las fuerzas armadas; partidario de una política exterior agresiva y defensor del status-quo ideológico del partido. En resumen, es el sujeto “perfecto” para reemplazar la endeble administración Trump. 

Los dos principales cuestionamientos que aturden a los republicanos son: ¿Cuándo? y ¿Cómo? Como respaldo histórico tienen los casos de Clinton y Nixon que indican que los elementos del juicio llegan al final en el tablero político, según Richard Brodsky ex-asambleísta del estado de Nueva York.

Impopularidad en la Oficina Oval

La lealtad al partido es prueba y elemento suficiente para evitar ser destituido. Si comparamos el contexto actual con el de Clinton, los representantes demócratas en el congreso se mantuvieron fieles al entonces presidente y al manejo de su administración, por lo que Clinton mantuvo una racha positiva. Mientras que la impopularidad de Nixon poco antes de su renuncia le causó diferencias con sus congresistas terminando con su carrera política.

plan republicano para quitar a Trump

*Fuente: Nación.

Existe un elemento más que puede influir: la enmienda 25 de la Constitución de EUA indica que los presidentes incapacitados a juicio de los demás poderes estatales, puede ser removido por lo que el segundo al mando sería automáticamente el nuevo jefe del gobierno más poderoso del mundo. 

Por otro lado, si el presidente mantiene indicadores altos de popularidad, es muy difícil anteponer un juicio de destitución. En el periodo de reelección de Nixon, sus números de popularidad y aceptación de la opinión pública eran altos, por lo que la idea de ir a juzgado político era banal hasta que le dio la espalda a los tribunales detonante determinante en su renuncia.

Clinton no tuvo problemas políticos serios, solamente una ligera impopularidad por las mentiras que rodeaban su vida privada, mientras que los escándalos personales sorpresivamente para la lógica política, aumentaron su nivel de aceptación popular.

*Fuente: AP.

*Fuente: AP.


El futuro de Trump en el gobierno

Sólo un puñado de la bancada republicana apoya al presidente, la mayoría de los representantes legislativos del Congreso lo tolera, por lo que su continuidad presidencial es incierta y frágil. Sin embargo, el contrapeso a favor del magnate neoyorkino es que sus congresistas de distrito en todos los estados del país controlan las nominaciones, lo que significa una especie de seguro político para mantenerse en la oficina oval. 

Ni los más aclamados analistas y observadores sociales del país pueden determinar o predecir cuál sería el escenario político más cercano en la permanencia, o no de Trump al frente del ejecutivo. Existen en el Congreso senadores clave que superan lo que las encuestas populares y aceptación pública puedan decir, los movimientos y la negociación política son claves.

*

Podría interesarte:

“Hay varias maneras” para que México pague el muro: Mike Pence.

Por ser 5 de mayo, mano derecha de Trump celebra a migrantes mexicanos.

Exfuncionarios declaran bajo juramento y acrecientan la polémica entre Trump y Rusia.





Comenta