Poemas que nos demuestran que después del desamor sólo somos voluntad | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva Poemas que nos demuestran que después del desamor sólo somos voluntad | Cultura Colectiva

Reciente

Poemas que nos demuestran que después del desamor sólo somos voluntad

A veces el amor se va de golpe, en ocasiones sí avisa y sus pasos resuenan en la cabeza, en el estómago y, sobre todo, en el corazón. Entonces el desamor nos hunde con su desprecio y nos mata poco a poco con su indiferencia, sus desplantes y frialdad. A veces el ancla que nos […]



A veces el amor se va de golpe, en ocasiones sí avisa y sus pasos resuenan en la cabeza, en el estómago y, sobre todo, en el corazón. Entonces el desamor nos hunde con su desprecio y nos mata poco a poco con su indiferencia, sus desplantes y frialdad.

A veces el ancla que nos unía a alguien es tan pesada que nos impide caminar y saber que más adelante todo será mejor, aunque por el momento sólo haya oscuridad y eso nos asuste.
Así es el desamor, nos ata y nubla, nos aterra y hace pensar que no hay mejor lugar que ese, aunque todo sea mentira y lo único que nos queda es un vapor ya casi frío que nos recorre el cuerpo.

Eso lo sabe Nahui Olin y hoy nos comparte estos poemas, esperamos que los disfrutes.


EL LAUDERO


desamor

Su mirada me fascinó desde el principio, su musical forma de moverse
entre el tumulto para encontrarme me atrapó.
Me hablaba de libertad y supe que en su arte yo podía ser libre; me habló de amor y asumí que yo podía amarlo.

Comprendí que ambos podíamos emprender el vuelo.


Pero a mi artista no le gustaba la libertad, ya no creía en el amor; me mintió.


El cielo se nos escapó, ya no supimos volar.


***



CUATROCIENTAS DOCE LUNAS SIN TI


desamor

La última vez que te vi, traías sobre los hombros dos rocas  pesadas y encarnadas, tu pecho ya no era multicolor y en las manos te colgaban setenta y cinco mentiras que yo inventé, que dije que promulgaste con la intención de quedarme otro ratito.


La última vez que te vi, que te vi de verdad, y eras aquel que amé, llegabas demorado y con premura; azorado caminabas sobre el pasto, incrédulo de tu suerte.


La última vez que te vi ya no volabas, mas andabas con un aire extranjero. Me preguntaste quién era yo y mi respuesta  no correspondía con la mujer que tú amabas.


Ya no importa, después de aquella vez te vi otras tantas, pero ya no igual, ya no como quien halla un oasis en el desierto.
Te vi desierto, deshabitado y extraviado.


No, después de esa última vez ya no te he vuelto a ver.


***


SOMOS VOLUNTAD

voluntad


Faltan las ganas de pedirte que te quedes.
No quiero recuperar nada que se haya ido, que haya huido por su propio pie, que haya caído por su propio peso.

No pretendo decirte que te extraño, aunque lo haga.
Tu voluntad hace el camino y hoy soy sin ti.

Adiós.


***

Las fotografías que acompañan estos poemas pertenecen a la fotógrafa española Lovenenoso. Si quieres conocer mas de su trabajo te invitamos a conocer su cuenta de tumblr.

La poesía, en torno a la memoria, parece explorar los extremos para evidenciar posibilidades de la experiencia con el pasado en los individuos. Si quieres leer mas poemas de desamor, te invitamos a leerte estos poemas para desgarrarte el alma.

Comenta