No te esperaba, has llegado de imprevisto | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva No te esperaba, has llegado de imprevisto | Cultura Colectiva

Reciente

No te esperaba, has llegado de imprevisto

Somos nuestro hogar, cada uno de nuestros poros forma parte de una gran construcción; huesos, músculos, células; aire, amor, tristeza, autoestima. Somos nuestra propia casa, el único lugar que vale la pena habitar de manera auténtica, plena y feliz. Si te posees, si te amas, lo tienes todo, si no… estás en quiebra, en ruinas. […]




Somos nuestro hogar, cada uno de nuestros poros forma parte de una gran construcción; huesos, músculos, células; aire, amor, tristeza, autoestima. Somos nuestra propia casa, el único lugar que vale la pena habitar de manera auténtica, plena y feliz. Si te posees, si te amas, lo tienes todo, si no… estás en quiebra, en ruinas. La poesía nueva y clásica habla mucho sobre entregar el corazón con pasión y sinceridad, pero también es importante recordar que aquella persona a quien debemos amar primero es a nosotros mismos.

Si nos observamos como parte de una edificación, recordaremos que para poder habitarla y compartirla con aquellas personas que nos importan, hay que mantenerla limpia, iluminada, cómoda y llena de paz…


Poesía nueva


Disculpa, has llegado y no te esperaba … 


La habitación está un poco desordenada y huele a encerrado… es que había estado guardando este espacio. Antes le pertenecía a alguien pero lo han despojado, le quitaron los adornos, lo bonito, las riquezas y bloquearon las ventanas para evitar que la luz pasara. 

Aun así, espero que te agrade y quieras tomarlo.

Quien lo ocupaba decía que era un lugar feo y que lo sofocaba, que era totalmente desesperante, mientras yo quería e intentaba que pareciera un hogar acogedor. Decía que no valía la pena, que era tan pobre que podía tomarlo y dejarlo cuando quisiera, podía robarlo y llenarlo a antojo, así de poco valía.


Poesía nueva

Recuerdo que cada semana ellos pintaban la misma pared de colores distintos y ahora que la ves, se viene abajo en capas podridas de indecisión. Así de poco valía mi propiedad. 

Le he puesto un precio justo para ti, de acuerdo a las circunstancias. No puede continuar siendo gratis, ahora vale un poco más porque lo he guardado con celos y en secreto. Pero, sin duda, puedes pagarlo a plazos, seguro que juntos podemos arreglarlo y será un beneficio mutuo. 

De verdad disculpa, no te esperaba, y todavía hay estragos de antiguos propietarios. No te preocupes, que más temprano que tarde estará como nuevo y podrás habitarlo. 


Poesía nueva


Aún hay espacios casi nuevos, esos que no supieron encontrar; si eres paciente te sentirás pronto como en casa y podrás disfrutar de cosas que no se conocían, que no se gastaron.

Disculpa el ruido y el intenso olor a alcohol, a tabaco y a hierba, son sólo viejos vicios que apagaron almas y perdieron guerras en la habitación principal.

Aun así espero que te agrade y quieras tomarlo. 

¿Sabes que es lo que más me gusta de este lugar ? Que tiene esperanza.


Poesía nueva


Lo he visto hundirse y volver en más de dos ocasiones, y siempre vuelve a ser el lugar de mis sueños, mi espacio preferido, el lugar donde escribo.
En verdad lamento que no lo hayas visto en su mejor época,  habrías sonreído… es que no te esperaba, has llegado de imprevisto.

Pero no te preocupes, te he de dar tiempo para que lo pienses, compara tus opciones y revisa otros sitios para que estés seguro que es el lugar que quieres habitar, y sólo hasta que lo estés, vuelve y podrás poseerlo.




**
Crear poesía nueva, recuperar nuestra autoestima, darle una oportunidad al amor o soltar los miedos que nos atan a situaciones dañinas traen procesos distintos y, a veces, un poco complicados, pero todos ellos encuentran un punto de consuelo e inspiración en los libros, por eso te compartimos 72 títulos que todo amante de la lectura debe conocer. 

**
Las fotografías que ilustran el texto pertenecen a Peyton Fulford; conoce más sobre su trabajo en su página oficial. 

Comenta