Prendas que fueron un símbolo de la contracultura y hoy están en los supermercados - Cultura Colectiva Prendas que fueron un símbolo de la contracultura y hoy están en los supermercados

Reciente

Prendas que fueron un símbolo de la contracultura y hoy están en los supermercados

De manera intrínseca existe en el alma la necesidad de ser diferente. ¿Para qué ser como el otro, o mejor dicho, para qué ser igual a otras mil personas? Yo no quiero parecerme a mi vecino, quien sale todos los días con su pulcro traje y portafolio de piel hacia modernas fábricas. Ellos creen tener una vida […]






De manera intrínseca existe en el alma la necesidad de ser diferente. ¿Para qué ser como el otro, o mejor dicho, para qué ser igual a otras mil personas? Yo no quiero parecerme a mi vecino, quien sale todos los días con su pulcro traje y portafolio de piel hacia modernas fábricas. Ellos creen tener una vida de ensueño cuando en realidad los explotan como obreros. Vestir de etiqueta es aceptar la derrota. Usar pantalones rotos, botas roídas y camisas de franelas es la mejor forma de decir “a mí nadie me controla, a mí nadie me truena los dedos y nadie me quita mi libertad”.

La contracultura es todo aquello que va en sentido opuesto a la corriente. La corriente es estudiar, trabajar, casarse y abandonar los sueños; ser oficinista. ¿Qué es lo contrario? Ser punk, skinhead, teddy boy y todas las subculturas que se crearon con el único fin de expresar su descontento al orden. Estos jóvenes ya sabían lo que querían para sus vidas, sólo les hacía falta un estilo estético que marcara su individualidad. Fue así como adoptaron las prendas que la alta sociedad despreciaban; vistieron como obreros y se sintieron orgullosos de se diferentes.


chicas-skinhead-contracultura


[Conoce los looks que todas las mujeres rebeldes y con estilo querrán probar]


Lo que al inicio fueron unas botas, playeras o chamarras como forma de protesta, terminaron siendo la prenda más popular para los chicos hipsters y derivados. Ahora se usan si saber su historia, su importancia en el campo de batalla y revelación. En realidad poco importa su significado, pues a vista de ellos, estas prendas se ven bonitas.



Botas y zapatos Dr. Martens

En los 70 surgió una contracultura que era totalmente contraria a los hippies: los skinheads y punks, quienes eran jóvenes cargados de resentimiento social y con mucho que expresar. Ellos necesitaban prendas representativas de su movimiento, que fueran ásperas y rudas, fue así como escogieron las botas Dr. Martens como su calzado predilecto. Gavin Watson, autor de dos de  los mejores libros jamás editados sobre el mundo skin, narra que comenzaron a utilizar las botas porque era calzado que los hippies jamas usarían “no iban a usar botas, no iban a raparse la cabeza, queríamos expresar que no éramos hippies”.
 

A través de los años han sido portadas por diversas subculturas como grito de guerra. Han sido la voz de las demandas de la juventud y se han diferenciado por cómo se utilizan. Desde raspadas, pulidas o bien amarradas, han representado a skins, punks, goth, industrial, grunge, britpop, entre otras. Hoy fueron despersonificadas de su carga social y política para ser vendidas en masa en los más grandes centros comerciales.


contracultura-dr-martens


Chokers

El choker es una gargantilla que va totalmente pegada al cuello. En siglos pasados fue una prenda de alta clase; desde reinas hasta princesas la usaron. A mediados del siglo XX perdió presencia hasta que a finales de los 80 los grupos underground, en especial aquellos que seguían prácticas masoquistas, las revivieron.  

Gracias a la moda perdió su carga BDSM y pasó a ser utilería de belleza y coquetería.


contracultura-choker



Playeras polo Fred Perry

Frederick John Perry nació en una familia de clase baja de Inglaterra a principios del siglo XX. Su pasión era el tenis y se alzó como campeón de Wimbledon en 1929. Años después lanzó su marca de ropa dedicada a la clase trabajadora. Los primeros en adoptarla fueron los mods, jóvenes narcisistas que amaban el jazz, el ska y el R&B. Después de ellos llegaron otras subculturas a rendirles honores a la corona de laurel. 

A principios de los sesenta sería la escena northern soul la que tomaría la moda del norte industrial en clubes legendarios como The Twisted Wheel, The Torch and The Wigan Casino. En los 60 serían los punks de Londres quienes comenzaran a utilizar su ropa. Otro grupo poco conocido fuera de Manchester fueron los perry boys, también en esa década. En los 80 y noventa serían los más que cuestionables neonazis y skinheads, y a partir de los noventa se vinculó su imagen al britpop como reacción al grounge americano. 

Para conmemorar el 60º aniversario, eligieron “seis décadas de subcultura” como lema.


contracultura-fred-perry



Zapatos Creepers

Este calzado fue diseñado durante la Segunda Guerra Mundial, específicamente para resistir las altas temperaturas desérticas con una gruesa suela de goma. Tras finalizar el conflicto bélico los exsoldados los siguieron usando para salir de noche. Al poco tiempo se popularizaron en los barrios de King Cross y Soho. En la década de los 50 fueron la prenda distintiva de los Teddy Boys y los chicos rockabilly. En la década de los 70 fueron adoptados por la cultura punk y de ahí se movieron por toda la escena underground de los 80. 

Durante las décadas siguientes quienes portaban creepers eran fervientes seguidores de la contracultura hasta que en 2009 Markus Lupfer los coló en el desfile de Armand Basi One. El mundo de la superficie se enamoró de los zapatos de Frankestein. De ahí se disparó la moda por este tipo de zapatos y fueron lanzados bajo la marca Prada y Chanel. Ahora los encuentras en el supermercado porque Puma los fabrica para las chicas preppy.


contracultura-creepers
 


Chaqueta biker o de motociclista

Esta prenda denota rudeza y rebeldía al máximo. Su origen se remonta con los rockers, la subcultura que se desprendió de los teddy boys, adolescentes que en la década de los 50 fueron a cumplir sus servicio militar y al regresar se encontraron con la mítica película “The Wild One” donde un joven Marlon Brandon lideraba una pandilla arriba de su motocicleta chopper. En la década de los 60 fueron un grupo agresivo que se la pasaba bebiendo alcohol y escuchando música; en sus ratos libres se enfrentaban a los mods en peleas campales.

Para portar una chaqueta biker había que tener una motocicleta y formar parte de una pandilla. Ahora sólo hace falta tener unos miles de pesos. No importa si es ruda o no la persona. 


contracultura-chaqueta



Zapatos Winklepickers


En el siglo XIV los zapatos de punta larga llamados poulaines eran de rigor para nobles jóvenes a la moda. Cuanto más larga sea la punta, mayor será su importancia en el estado. En los siglos siguientes el calzado tendió a ser redondeado, una moda que duró hasta los años 50 cuando los estilos más afilados volvieron a adoptarse para distinguirse de los creepers de los Teds. En esta época fueron usados por los modos, quienes los combinaban con trajes italianos y camisas abotonadas.

Los zapatos se hicieron notorios una vez más como un símbolo de las peleas callejeras que estallaron entre bandas rivales de mods y rockers. En los años 80 los winklepickers fueron adoptados por los seguidores del new wave, new romantic y post punk. Por sus hebillas y estilo oscuro poco a poco fueron conformándose como el calzado favorito de la escena gótica. 

Hoy se encuentran variantes de los winklepickers en tiendas de alta costura.


contracultura-winklepickers


La moda despojó el significado de estas prendas y lo banalizó para que estuvieran al alcance de todos. Antes había que ir a comprarlas a sitios underground de la ciudad, ahí donde las ratas caminan a tu lado. Ahora sólo hay que pararse en el mall, elegir de entre algún color pastel y pagar a meses sin intereses.





Comenta