Rituales eróticos de la antigua Roma | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva Rituales eróticos de la antigua Roma | Cultura Colectiva

Reciente

Rituales eróticos de la antigua Roma

Las leyendas cuentan que Rómulo y Remo fueron quienes fundaron la antigua ciudad de Roma, la que sería una de las más grandes e importantes de la antigüedad. La República se estableció en el 509 a.C y fue en este periodo en el que se establecieron las instituciones como el senado, los magistrados y el […]


Las leyendas cuentan que Rómulo y Remo fueron quienes fundaron la antigua ciudad de Roma, la que sería una de las más grandes e importantes de la antigüedad. La República se estableció en el 509 a.C y fue en este periodo en el que se establecieron las instituciones como el senado, los magistrados y el ejército. La ciudad de Roma se enfrentó a grandes rivales como Cartago y conquistó muchos territorios gracias a las batallas imperiales, conviriténdose en uno de los imperios más grandes del mundo.

Cesar Augusto abolió la república y estableció un imperio. Teodosio fue quien dividió al imperio entre sus hijos Arcadio y Honorio, y así formó el imperio romano de Oriente y el de Occidente. Sin embargo, después de las invasiones bárbaras, el imperio de Occidente decayó y dio paso a la Edad Media; en el de Occidente, su auge continuó hasta la caída de Constantinopla en 1453, lo que trajo el oscurantismo en Europa.

bacanal roma


Dentro del imperio romano se realizaron extrañas prácticas que involucraban a emperadores y gobernados, como las bacanales, que daban pie al descontrol de la clase más privilegiada, quienes contrataban prostitutas para hacer orgías masivas. Otras de las prácticas de los romanos nos muestran que la organización que creemos que existió, muchas veces no era tan civilizada, aunque sí organizada. Aquí algunas de las prácticas sexuales romanas.


La prostitución

Proviene del término latino prostituere, que significa literalmente “exhibir para la venta”. Era vista como un bien social necesario. Ejercida en la capital del Imperio tanto por hombres como por mujeres de distintas clases sociales, sin embargo, a pesar de ser vista como un bien, el sexo oral era considerado degradante, por lo que era el precio más caro entre las tarifas de las prostitutas. La ley no perseguía a las prostitutas pero carecían de algunos privilegios. Los romanos preferían a aquellas que se parecían a esclavas germanas.


La menta


Era considerada como uno de los mejores afrodisiacos, por lo que, cuando había guerra, una ley prohibía su consumo con el fin de no debilitar ni distraer a los soldados.

prostitucion antigua roma

Espadones

Aquellas mujeres que querían tener una aventura sexual, se inclinaban por hombres llamados “espadones”, hombres maduros que ya no podían tener hijos para, evidentemente, evitar el embarazo.


Besos


Para los romanos, todo tenía nombres adecuados que lograban caracterizar exactamente lo que hacían. Distinguían tres tipos distintos de besos: El osculum, gesto de amistad que se daba en la mejilla; el basium, beso típico en los labios; y el suavem, aquel que se daban los amantes.


Promiscuidad

En el Imperio Romano, las personas podían tener relaciones sexuales con esposas, prostitutas, esclavos y con quien quisieran. Esto no era visto negativamente si el que lo cometía sabía mantener las cosas en su lugar a través del control. Las tradiciones romanas permitían tener relaciones sexuales con las personas que se quisieran y Cicerón mencionó que no había nada ilegal en disfrutar de placeres eróticos.

bacanal

Amor

Los romanos pensaban que las muestras de cariño y amor sólo disminuían el pensamiento racional, por lo que un beso público era considerado indecente.


Homosexualidad

La homosexualidad no era mal vista ni era algo exótico; sin embargo, la posición dominante siempre era la más aceptada, mientras que la pasiva era mal vista. Ésta siempre era adoptada por jóvenes o esclavos.


Vello púbico
Depilar el vello púbico fue una costumbre practicada en Roma como un increíble afrodisiaco.

bacanal rubens

Emperadores con extrañas costumbres

Muchos emperadores tuvieron costumbres extremadamente extrañas al día de hoy. El Emperador Claudio desposó a su sobrina Agripina, pero Tiberio fue uno de los más perversos: era vouyerista y, según Suetonio, tenía sexo con bebés y niños. Los primeros succionaban su miembro como si se tratara del pezón materno, los segundos lo masturbaban con su lengua y sus dientes.

bacanales slide

Comenta