Sangre, placer y dolor en 24 salvajes y eróticas ilustraciones | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva Sangre, placer y dolor en 24 salvajes y eróticas ilustraciones | Cultura Colectiva

Reciente

Sangre, placer y dolor en 24 salvajes y eróticas ilustraciones

La mordedura de una serpiente puede provocar desde una simple inflamación, hasta la muerte. La punzada infernal que comienza con un leve sangrado y otros síntomas como visión borrosa, ardor en la piel, mareos, sudoración, desmayos, fiebre o convulsiones, termina en un caótico conjunto de malestares que si no son atendidos de inmediato pueden matar a la […]




La mordedura de una serpiente puede provocar desde una simple inflamación, hasta la muerte. La punzada infernal que comienza con un leve sangrado y otros síntomas como visión borrosa, ardor en la piel, mareos, sudoración, desmayos, fiebre o convulsiones, termina en un caótico conjunto de malestares que si no son atendidos de inmediato pueden matar a la víctima. El dolor, entumecimiento, la taquicardia, el daño tisular y la obstrucción de las vías respiratorias provocan que el organismo entre en un estado de shock muy riesgoso.

Por todas esas razones la mordida de una serpiente –por lo menos de especies venenosas como la cobra, la serpiente coral, cascabel o mocasín de agua– no deben tomarse a juego. Las consecuencias de una picadura por los colmillos de este animal pueden ser mortales si el veneno no se extrae en su totalidad

Sin embargo, alejada a esa imagen mortífera con la que se relacionan a los ofidios, las víboras también son un símbolo de sensualidad y erotismo. Múltiples escenas de carácter sugerente o sexual, dentro de la pantalla grande, se han caracterizado por la aparición de pitones sobre cuerpos desnudos. Ver a estos seres deslizándose con gran sutileza por alguna superficie, se ha transformado en una especie de fetiche vivo y peligroso.

serpiente

Tal vez esa sea la razón por la que Kristen Liu-Wong agrega serpientes en sus aterradoras y lascivas ilustraciones. Esta artista de Los Ángeles nos confunde con coloridas imágenes de mujeres desnudas y otras criaturas que convergen en un mismo escenario de sangre, placer y dolor. Sus composiciones no se limitan a chicas guapas autocomplaciéndose, sino a parejas que disfrutan ver las heridas provocadas en sus cuerpos. 

Kristen Liu-Wong Kristen Liu-Wong sexo

Violenta, fantasiosa, excitante, grotesca, surrealista y sangrienta, así es la serie con la que Wong ha destacado en el mundo de la ilustración. Sus musas no sólo son mujeres diferentes, pues ninguna de ellas se salva de tener algún tipo de locura que las haga querer fornicar con un lobo gigante o una serpiente de escamas fosforescentes.

Kristen Liu-Wong serpientes Kristen Liu-Wong relaciones

Wong censura sus propias imágenes de manera creativa e irónica, pues a pesar de lo libidinosas que éstas resultan ninguna deja de estimular la imaginación para continuar, por nosotros mismos, la historia de víboras y desnudos. En esta serie el peligro al que se exponen las protagonistas resulta inesperadamente fascinante, justo en es punto se reúnen el erotismo, placer, miedo y dolor. 

Kristen Liu-Wong ilustraciones Kristen Liu-Wong erotismo

Todas estas creaciones saltan de la fantasía a la realidad cuando nos hacen preguntarnos si seríamos capaces de lastimarnos con tal de llegar al éxtasis. Quien ya lo haya experimentado tendrá más calara la relación que hay entre el sexo y el dolor, pero para los novatos es difícil imaginar que la sangre que se nos escurre entre las piernas es la misma que nos ayudará a llegar al orgasmo.

Kristen Liu-Wong disenos  
Kristen Liu-Wong desnudos

A pesar de que todos los retratos digitales de Wong parecen ser femeninos, estos reflejan una gran violencia disfrazada de neones y rosas. Finalmente así es el sexo; en el afán de encontrar la cúspide del placer, la mente y el cuerpo se van transformando en un medio que desafía las layes de lo cotidiano, erótico y doloroso. 

Si quieres desafiar tu propia mente a través del trabajo de esta ilustradora conoce su Instagram: Kristen Liu-Wong

*

Fuentes:

Medline Plus






Comenta