Series que se convirtieron en el estandarte de los Millennial | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva

Reciente

Series que se convirtieron en el estandarte de los Millennial

La generación millennial ha sabido imponerse para incidir en la opinión pública o  en la cultura popular e ideológica en pleno siglo XXI, modificando paradigmas muy arraigados de generaciones mucho mayores. Esta generación se define como idealista y preocupada por su entorno –tanto a nivel local como global–, pero desconfiada de las instituciones tradicionales como el gobierno […]





La generación millennial ha sabido imponerse para incidir en la opinión pública o  en la cultura popular e ideológica en pleno siglo XXI, modificando paradigmas muy arraigados de generaciones mucho mayores. Esta generación se define como idealista y preocupada por su entorno –tanto a nivel local como global–, pero desconfiada de las instituciones tradicionales como el gobierno o la iglesia.


millennials-veintes

Los “Millennials” crecimos junto con el Internet y esta herramienta ha tenido un profundo impacto en la forma en la que percibimos el mundo. Es claro que no somos la primera en tener características específicas que nos definen, también las generaciones que la antecedieron tienen particularidades que vale la pena analizar, comenzando con la denominada “Generación perdida”, los bisabuelos de los “Millennials”.

Los millennials estamos en nuestro mejor momento y por ello en este artículo lo celebramos recordando a aquellas series de tv que marcaron a nuestra generación, que adoptaron nuestra filosofía de vida  o incluso algunas  que sin ser  nuestras contemporáneas, fueron acogidas con bastante cariño y nos inspiraron a adoptar ciertos patrones de conductas en nuestra vida diaria. 



Friends


series millennial

Sería imposible no incluir en un artículo de esta naturaleza una serie como Friends y esto es por varias razones.  Este programa nació casi a la par de dicha generación, por lo que los millenials más veteranos  crecieron y “maduraron” a la par de Rachel, Ross, Phoebe, Mónica, Chandler y Joey; personajes que marcaron y se robaron el corazón de la década de los 90. Más allá de que los hombres imitaran las frases de Chandler o las mujeres el corte de Rachel y el estilo alternativo de Phoebe, fue una serie que a través de gags irrepetibles y momentos entrañables, entendió la ideología planteada por los jóvenes noventeros de ser alguien en la vida, pero sin dejar  de ser uno mismo, replanteado los objetivos que se le enseñaba a los adolescentes de la época sobre las metas que debían alcanzar para conseguir el “éxito”.

Esta fue una las pocas veces que en la tv se cuestionó paradigmas tan arraigados. Friends nos dejó muchas enseñanzas; entre ellas que no importa lo mucho que te caigas al momento de luchar por tus sueños, siempre y cuando tengas al alcance un grupo de amigos que te levanten y puedas compartir los mejores momentos con ellos.


Girls


series millennials

Aunque es un poco más enfocada a un público femenino, la realidad es que esta serie llegó en el momento preciso en el que los millenials estaban en busca de su primer trabajo, cursando la universidad o en esa crisis existencial de escoger carrera; dilemas que son abordados a la perfección en esa serie, ya que las protagonistas se enfrentan a esas problemáticas del duro panorama laboral, de ser autosuficientes y económicamente dependientes, así como los líos de balancear la búsqueda del éxito profesional con el crecimiento personal y la vida amorosa.

La serie rompió con los estándares de perfección y belleza, ya que en este programa la chica bonita (que no se desnudó en ningún capítulo)  era la mejor amiga y la gordita (a quien vimos desnuda como tres veces por episodio) era la protagonista, a la inversa de la mayoría de series de naturaleza teen que abundan en la tv. Esto se debió en gran parte al hecho de que la serie fuera creada, escrita y actuada por una voz de la generación millenial como Lena Dunham, quien contribuyó a la identificación  de los jóvenes con esta historia que de cierto modo aborda varios de los dilemas femeninos de “Sex and the City”, adaptándolos a la época contemporánea, dándole una fuerte identidad feminista. Los temas tabú tratados de manera tan natural, así como desnudos y escenas de sexo explícito, no impidieron que esta serie se llevara el Globo de Oro por Mejor Serie de Comedia o Musical en 2013, triunfando sobre series más convencionales y accesibles como Modern Family o Smash


Malcom In The Middle


Malcom In The Middle

 No podemos decir que sea una serie con un arraigado sello millenial, pero de algún modo  su personaje principal despertó cierta identificación con los pubertos y adolescentes durante esa etapa tan complicada como lo es la adolescencia; después de todo, el protagonista estaba lejos de cumplir con los estándares del chico “cool” o galán , destacándose sobre todo por su madurez, criterio y afán de no preocuparse por hacer actividades populares que le hicieran perder su autenticidad, lo que llevó a que los seguidores del programa tomaran nota y dejaran de buscar esa notoriedad que otros shows fomentaban.

Malcom In The Middle es un espectáculo que evoca los recuerdos  cuando saliendo de la escuela todos sintonizábamos esta serie y por casi una hora la familia de Malcom pasaba a ser nuestra familia, por lo que es un programa que es atesorado con cariño por nuestra generación.



Buffy The Vampire Slayer

Buffy The Vampire Slayer


Quizá varios jóvenes hoy no admitan lo leales que le eran a los episodios de Buffy y muchos negarán la capacidad de Sarah Michelle Gellar de acelerar la hormona del deseo que la llevaría a convertirse en uno de los rostros televisivos más célebres de los  90 (ya que incluso marcó tendencia en el modo de vestir de la época). A pesar de su naturaleza teen y fantástica, esta serie no se ganó sólo el cariño del público sino el fervor de la crítica, ya que el programa ha aparecido en varios listados de revistas especializadas como una de las mejores series fantásticas de la historia de la tv.

Quizá el secreto del show fue que supo explotar los ingredientes que el público adolescente pedía en esos momentos, ya que la trama seguía dos líneas argumentales: la vida personal o enredos amorosos de Buffy y amigos abordando temáticas de interés juvenil, además, la historia mística de la lucha de la protagonista contra seres sobrenaturales los regaló un memorable festín de horror y efectos especiales con un notorio soundtrack noventero, marcando la pauta a posteriori para programas como Supenatural o The Vampire Diaries.  Aunque en su planteamiento parecía una serie palomitera más, Buffy the Vampire Slayer contenía un sinfín de metáforas dentro de su argumento, una gran carga mitológica en varias de sus escenas y múltiples lecturas dentro de diálogos que desplegaba madurez a pesar del aire blockbuster que aparentaba la serie, sin mencionar que llamó la atención que en esta ocasión la chica bonita y rubia era la que salvaba el trasero de los galanes en turno y no era la típica víctima o chica en apuros.



Glee

series glee

Un programa que se ganó la misma cantidad de admiradores como de detractores. Aunque en un inicio se le concibió como una”serie gay” (y en parte estaba  dirigida a dicha  audiencia), este show desarrollado por Ryan Murphy se destacó por un humor negro en el que se burlaban despiadadamente de esos estereotipos contra los que justamente luchaban los millenials por romper día con día, además de que hacía énfasis en ese mensaje de inclusión que se ha vuelto estandarte de nuestra generación. Temas como el rechazo, salir del clóset, la depresión juvenil, relaciones amorosas y el bullyng fueron abordados sin prejuicio en esta  serie, lo que provocó que la crítica se asombrara y aplaudiera el hecho de que temas tan sensibles fueran tratados de manera respetuosa en una serie de sello tan comercial, en el que a pesar de todo nadie estaba a salvo de la  burla y humor despiadado del que hacía gala el show. Glee también sorprendió por trasladar el popular género musical (muy habitual en el cine) a la tv, ya que  los musicales rara vez se manifestaban en la pantalla chica y, aunque ciertamente la calidad de la serie decayó en las ultimas temporadas respecto a las primeras, algunos números musicales nos siguen cautivando a la fecha provocando que este show se convierta en uno de los pocos que ha  logrado ganar el Golden Globe por Mejor Serie de Comedia o Musical dos años seguidos



The Simpson

0The_Simpsons_Sofa

No es una serie enfocada para el público millenial como tal, pero el hecho de que sea un programa con un gran carga satírica, mordaz y política, además de contener  venenosos diálogos  que de un modo construyen una inteligente crítica hacia la sociedad americana o la propia cultura popular, ha hecho que los jóvenes adopten este programa como una vía de escape para cuestionar la realidad o contexto social actual, carcajeándose gracias al tono políticamente incorrecto de la serie,  siendo un programa que ofrece algo más que una mera dosis de diversión, sino que permite caricaturizar de la mejor manera el escenario contemporáneo en el que vivimos.  No olvidemos lo mucho que nos desconcertaba cuando éramos niños que nuestros padres nos cambiaran el canal cuando sintonizábamos Los Simpson en la tv porque era una “carícatura para adultos”,  como si eso fuera posible.



Sense 8


mejores series en netflix sense8


Las mente creadoras detrás de esta serie son nada más y nada menos que Las  Hermanas  Wachowsky, responsables de algunos  de los mejore títulos millenials de las últimas dos décadas: la trilogía Matrix, V for Vendettas y Cloud Atlas. El programa de por sí tiene una estética que apela mucho a la juventud del siglo XXI y eso se ve reflejado en su banda sonora que va desde lo más techno y pop hasta lo más alternativo, así como el vestuario e identidad de los personajes (vamos, una de ellas es una blogguer/hacker). Además de que ha sido denominada como la serie más “gay pride” de la historia, el programa aborda todos los temas que son el centro de discusión en una conversación millennial; un atractivo cocktail que incluye política, identidad, diversidad, sexualidad, género y religión, destacándose por la apertura que caracteriza a los jóvenes de hoy al mostrar personajes que quizá en otra época no hubieran sido tan bien recibidos: tenemos desde el transexual hasta el mexicano que proyecta una imagen de macho para ocultar su preferencia homosexual. Así mismo, la serie no se acobarda a la hora de mostrar brutales escenas violentas, grotescas (los que presenciaron la secuencia del parto sabrán de qué hablamos) o sexo explícito, pues esa orgía de ocho minutos en el episodio seis seguro enmudeció a varios espectadores , pero reafirmó lo open mind que se ha vuelto nuestra generación respecto a otras. 



Scream Queens

scream queens



Si en algo nos hemos destacado los millenials es en la poca credibilidad hacía el género de terror y el poco poder que tienen estos filmes  para espantarnos hoy, ya que incluso durante la década pasada se mencionó mucho la decadencia del terror en el cine y el hartazgo colectivo de que además que sólo se ofrecían remakes y secuelas inecesarias, osaban en querer espantarnos con gastadísimos efectos de sonido y trucos que ya conocíamos de memoria. A nuestra generación le gusta más apreciar el fondo que la forma, lo que impulsó que llegaran a la tv historias como True Blood, Scream (que justamente se mofa de las secuelas innecesarias características del género), The Walking Dead, American Horror Story y Scream Queens; series que aunque ofrecen una estética digna del mejor cine de horror e imágenes macabras, procuran incomodar al espectador a partir de la historia que cuentan en vez de hacer gala de pirotecnia o efectos de sonidos innecesarios. Aunque todas las series anteriormente son dignas de una mención honorífica, destacamos a Scream Queens no sólo por tener una estética millennial y estar dirigida particularmente a ese público, sino porque satiriza el género slasher  mezclando la comedia más cínica con buenas dosis de sangre sin hacer a un lado la moda, apelando a esa innovación que hoy nos encanta . Con una energía, pulso y endiablo ritmo del que pocos shows gozan, humor gamberro, brutales escenas de gore, vestidos marca Channel y de alta costura así como un reparto de estrellas teen (que también incluye a Jaime Lee Curtis, la llamada reina de terror de los 80) Scream Queens es el guilty pleasure definitivo de nuestra era.



How I Met Your Mother



series millennials

Digamos que gracias a How I Met Your Mother vivieron una segunda juventud. Básicamente, este show destacó no sólo por sus peculiares gags, por reunir en un grupo de amigos a personajes tan peculiares  o apelar a la inalcanzable búsqueda del alma gemela perfecta, sino por su nunca antes visto estilo narrativo, al grado que podríamos decir que es la Rayuela de la tv (bueno, a menor escala). La manera de contarnos cómo Ted Mosby conoce a quien sería la madre de sus hijos nos cautivó desde el primer episodio por sus saltos en el tiempo, por sus escenas surrealistas (y una que otra musical), giros inesperados, eventos que se narraban desde varias perspectivas o esa metáfora como la de la sombrilla amarilla, al grado que se ha vuelto un emblema de la generación y una de esas series que debes disfrutar al menos una vez en la vida.


Mr. Robot


series millennials


Podríamos referirnos a Mr Robot como una vía que encontró el género distópico para manifestarse en las series de tv. Aunque no es un programa sumamente popular (ni se preocupa por no serlo), sí tiene una legión bastante fiel de seguidores, por lo que seguramente con el tiempo se convertirá en una serie de culto y un clásico moderno. Mr Robot bien podría ser una mezcla de filmes como Matrix, The Social Network o The Girl With The Dragon Tattoe; ya que el protagonista además de ser un hacker con escasas habilidades de interacción humana, es un tipo de antihéroe que cuestiona y desafía su realidad, convirtiéndose en un tipo de justiciero cibernético dentro un escenario profundamente pesimista  (una oportuna mezcla que se ampara en la ideología millennial).  Una obra fascinante con gran carga existencialista que plantea dilemas que se mueven entre el límite de lo moral, lo legal y lo incorrectamente político, desencadenando una historia que a pesar de dejarte lo suficientemente devastado, te deja del mismo modo fascinado. Mr Robot se hizo con el Golden Globe por Mejor Serie de Drama en la pasada edición, a pesar de competir contra éxitos televisivos como Game of Thrones, The Good Wife u Outlander.



Stranger Things

stranger things series millennials


Si hay ciertas reglas que aplican en lo que se refiere a entretenimiento para nuestra generación, es el llamado “back to the bassic” o el  “menos es más”.  Hemos reeinvidicado el valor de lo clásico y lo vintage, por lo que tiene sentido que plataformas como Netflix se hayan animado a lanzar un producto como Stranger Things, pues es una serie que retoma la estética y formato de los clásicos de cine los 80 que, si bien no son precisamente nuestros contemporáneos, de algún modo fueron historias con las que crecimos y que marcaron nuestra infancia. Con un aire que rescata el ambiente y estilo de vestir noventero, así como infinidades de giños  a esos clásicos que les guardamos un irresistible cariño, este homenaje a nuestra niñez ha conquistado a los millennials no por contar una historia a nuestro cerebro, sino a nuestros sentimientos y el niño interior que todos llevamos dentro, de modo que durante estos ocho capítulos, nos sentimos a bordo de una máquina del tiempo.

Orphan Black


series millennials


Más que ser una serie estandarte de la generación millennial, es un programa que deriva de ella, marcando una nueva era en que se le da un nuevo giro a las tramas de ciencia ficción, de modo que ahora no sean historias que transcurra en el espacio o escenarios lejanos, sino que acontecen en nuestra realidad y pueden percibirse cotidianas. Sin mencionar que en los tiempos que corren los televidentes ya no se conforman con las  secuencias de acción (muy bien ejecutadas de cualquier modo) o los brillantes efectos visuales y es por eso que Orphan Black ofrece, además una vertiginosa historia que plantea dilemas bioéticos y filosóficos en los que se profundiza en temas como clonación, identidad y dignidad humana que se fusionan en un muy logrado thriller que siempre tiene un haz bajo la manga para sorprenderte. Tiene, además, un muy logrado aire geek que se entremezcla con el mundo friki e incluso con el mundo de la moda, pues los outfits que lucen varios de los personajes, sin duda alguna, están muy bien logrados.  Orphan Black está de moda, es la serie “it” del momento y es fácil entender porqué, pues es rara, alocadamente extraña y tiene una buena dosis de realidad a pesar de tratarse de una serie de ciencia ficción, lo cual la vuelve una delicia para cualquier millennial.

 

Comenta