Síndrome de la insignificancia: el padecimiento que te impide quererte | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva

Reciente

Síndrome de la insignificancia: el padecimiento que te impide quererte

En marzo de este año La Vanguardia publicó una entrevista a la escritora y filósofa española Elsa Puntset con motivo del lanzamiento de “El libro de las pequeñas revoluciones” (2016). Durante la entrevista uno de los conceptos mencionados sorprendió a los lectores: “síndrome de la insignificancia”. A los occidentales nos encanta poner una etiqueta cool […]



En marzo de este año La Vanguardia publicó una entrevista a la escritora y filósofa española Elsa Puntset con motivo del lanzamiento de “El libro de las pequeñas revoluciones” (2016). Durante la entrevista uno de los conceptos mencionados sorprendió a los lectores: “síndrome de la insignificancia”. A los occidentales nos encanta poner una etiqueta
cool a conceptos que los filósofos asiáticos y los antropólogos llevan siglos pregonando.

Según Elsa Puntset, el miedo a la insignificancia es cuando el ser humano —competitivo y envidioso por naturaleza— abandona las referencias de antaño para saber si su posición dentro de la tribu —comunidad, amigos y familia— es la adecuada para sobrevivir. Smartphone en mano, cada persona se compara con una serie de personajes públicos que son prácticamente inalcanzables. ¿Te suena?


consecuencias de la depresion cigarro


La escritora también nos recuerda, sin que le tiemble la voz, que este miedo a la insignificancia es una de las epidemias modernas, ya que gran parte de esa imágenes son falsas o elegidas cuidadosamente. Saber que nunca seremos lo que admiramos nos hace sentir mal. Así es, nuestra autoestima murió con Instagram y el resto de las redes sociales que se basan en conseguir la mayor cantidad de likes y otros símbolos de aprobación inmediata. La entrevistada nos recomienda aprender a tener valores y metas. Asegura que nuestra sociedad trabaja muy poco en lo interno.

¿Pero qué más involucra padecer síndrome de insignificancia? El psicólogo de la Universidad de Tel Aviv, Carlo Strenger, hizo una investigación multidisciplinaria durante décadas sobre cómo afecta la ansiedad y la depresión al individuo. Los resultados fueron presentados en el libro “El miedo a la insignificancia: buscando el sentido en el siglo XXI”. La principal conclusión que se expone en el libro es que el miedo a la insignificancia tiene su origen en el acceso global a la información; hecho que permite a cualquiera compararse con las personas más influyentes en el mundo. Esto disminuye nuestro sentimiento de éxito y de cumplimiento de nuestras metas.


síndrome de la insignificancia


Pero Carlo Stenger lo lleva más allá y advierte que nos estamos transformando en el homo globalis. Esta caricatura de nosotros mismos está marcada por una revolución de la información y la tecnología, factores que cambian la cultura y la economía global con el fin de motivar el consumo. Las historias de las personas que vemos en los medios llenan nuestra conciencia de modelos con los cuales compararnos. Lo que nos lleva a una idea errónea de que sólamente con talento y motivación podemos conseguir el éxito y la fama, pero al no alcanzarlos pensamos que hemos fracasado y que nuestra vida es irrelevante.

La consecuencia más inmediata de este fenómeno es la búsqueda a toda costa del éxito rápido y el reconocimiento. Los que no quieren invertir su tiempo y esfuerzo en desarrollar una profesión o una virtud, sea la que sea, se tiran a los brazos de la tele-realidad y se dejan llevar por los cantos de sirena del dinero y la fama. Las investigaciones en pro del conocimiento o la mejora de la sociedad son sustituidas por castings para shows de televisión y videos de YouTube. Y cuando los famosos en turno se han ido al dique —sólo para ser sustituidos por otros como ellos— también entran en esa espiral de comparación vacían y terminan por hacer lo que haga falta para tener la validación de un público y el calor de los focos mediáticos. Algo que por lo general no suele acabar bien.


redes sociales que cuidan tu privacidad sala


Ahora viene la pregunta del millón: ¿cómo superar este miedo? El especialista nos dice que eliminar por completo el instinto de comparación es imposible, pero la clave está en ser conscientes de que si medimos nuestra valía con criterios de fama y riqueza, viviremos constantemente con este miedo. Si te mides a partir de éxitos ajenos, nunca estarás satisfecho y cada logro personal parecerá absurdo. El camino a la autorrealización se recorre al vivir nuestra propia vida, no la del instagramer con más seguidores. Sólo al compararnos con nosotros mismos, y no con la gente que sale en televisión o YouTube, podremos ser nuestra mejor versión. Hace falta una autoaceptacion activa, una revolución del Yo interior, con valores claros, autoconocimiento y una consciencia plena de nuestra aportación al mundo.

La última herramienta que nos da Carlo es invertir en nuestra cosmovisión. Restablecer el foco, que es algo que requiere mucho tiempo. La educación liberal no debería orientarse sólo a la obtención de rápidas y exitosas carreras, sino a cuestiones fundamentales acerca de los valores y verdades que se han perdido en los últimos tiempos y que hay que restablecer. Pero la inversión en la cosmovisión no termina cuando te gradúas, es un proceso para toda la vida que  se debería valorar y disfrutar.


redes sociales que cuidan tu privacidad cama


La comparación con los miembros de la tribu es un método evolutivo del cerebro para asegurar la supervivencia. El problema es que ahora esa tribu es cualquiera que salga en la tele o en la red social de moda. Los líderes ya no son los más fuertes o sabios, sino los que tienen más likes. Pero, ¿es eso tan terrible?

Bueno, quizá lo es si nuestro ideal de felicidad es conseguir unas metas traducidas en fama, dinero y followers, a través de la comparación con unos referentes que cambian a la misma velocidad que la sociedad de la superinformación. Quizá Buda sería hoy un tronista instagramer súper ciclado de haber nacido en los 90. ¿Quién sabe?, total, vamos hacia el fin de la humanidad con o sin filtro valencia, nada nuevo bajo el sol.


redes-sociales-intensa


**

Las redes sociales pueden generar adicción entre los usuarios, sentirnos conectados todo el tiempo nos da cierta seguridad y confort que son difíciles de soltar. Pero si crees que estás listo para dejarte envolver por al amplio universo de las redes sociales, aquí te compartimos una lista con las 10 redes sociales que probablemente desconoces.

Comenta