La historia de amor más grande y cómo llevó a sus protagonistas a la locura | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva

Reciente

La historia de amor más grande y cómo llevó a sus protagonistas a la locura

Éramos felices, conscientes de que el tiempo juntos era el significado de vivir, lo anterior sólo había sido una prueba. Sentía su cuerpo junto al mío, veía su sonrisa mientras bailábamos y reíamos todo el tiempo; todos los días era Navidad y las noches siempre tenían una perfecta brisa de verano. Fueron los días más felices […]




Éramos felices, conscientes de que el tiempo juntos era el significado de vivir, lo anterior sólo había sido una prueba. Sentía su cuerpo junto al mío, veía su sonrisa mientras bailábamos y reíamos todo el tiempo; todos los días era Navidad y las noches siempre tenían una perfecta brisa de verano. Fueron los días más felices de mi vida y aunque quería que fueran así para siempre, la vida se encargó de protestar, tal vez debí irme antes y por eso quisiera pedirle perdón, no por irme, sino por haberme quedado tanto tiempo. 

Esa era la mentalidad del escritor Francis Scott Fitzgerald cuando terminó de escribir la que él consideró su obra maestra. “Tender is the night” (“Suave es la noche”) representa el trabajo más complicado del autor, más experimental, así como una especie de autobiografía que explica su tormentoso camino autodestructivo y de cierta forma también es una apología para el amor de su vida: Zelda Sayre Fitzgerald. 

Tender is the night

Cuando terminas con el amor de tu vida en verdad esperas el momento para que algún día puedan recrear esos días de perfección que saben que vivieron, pero al mismo tiempo lamentas la contradicción que vive en ti, pues sabes, muy dentro de ti, que ya nunca volverá a ser igual. Por eso hay gente que espera años a que alguien regrese, hay quienes se hunden en vicios por perder lo que más aman y hay quienes escriben libros para demostrar ese amor eterno; F. Scott Fitzgerald conjunta las tres y las demuestra en su novela. 

Dick y Nicole Diver son los protagonistas de “Suave es la noche”. Junto a muchos de sus amigos, viven cómodamente en el sur de Francia, lugar en el que las noches de jazz están empapadas de alcohol, mujeres hermosas y pláticas superficiales. Ahí la pareja es la estrella casi todas las noches, conviven entre sus amigos y tienen el mejor ojo para descubrir a quienes deberían pertenecer a su prestigiado grupo.

«Eres la única mujer que he visto en mucho tiempo que de verdad parece como alguien que floreció».

Tender is the night libro-w636-h600

Dick es un apuesto psiquiatra, pero a través de flashbacks descubrimos que cuando era más joven, Nicole era su paciente. Ella había sufrido abusos y tuvo una tormentosa relación con su padre y él, a pesar de intentar evitarlo, termina enamorándose de ella y aunque la hermana de Nicole protesta pues cree que Dick la quiere sólo por su dinero, se casan y así terminan viviendo ostentosamente en Francia. 

«Se encontraban aún en la etapa más feliz del amor. Las ilusiones que se hacía el uno con el otro eran tan enormes, tan ilimitadas, que la fusión de ambos seres parecía tener lugar en una dimensión en la que ninguna otra relación humana importaba».

«Es tan corto el amor y tan largo el olvido». Las palabras de Pablo Neruda hacen eco en la obra de Fitzgerald mientras vemos cómo una pareja que se ama tanto comienza a mostrar su verdadera naturaleza y terminan por hacerse más daño del que nunca imaginaron. Días perfectos que pasan rápido para después traer agentes externos a la relación, aquí se representa con el nombre de Rosemary Hoyt, una muy joven actriz que es incluida en el círculo por los propios Diver y como era de esperarse, pronto Dick comienza a conquistarla a pesar de siempre parecer devoto de Nicole. 

«De hecho ese es mi secreto. No quiero hablar de ti con nadie porque no quiero que nadie más sepa lo maravillosa que eres».

Tender is the night zleda-w636-h600

Sin estropear la maravillosa novela de Fitzgerald, que en su tiempo no fue bien recibida, pero que ha logrado posicionarse como una de las mejores obras del escritor estadounidense (según algunos críticos es aún mejor que “The Great Gatsby”), la novela es el espejo de la mayoría de las relaciones que de verdad se aman. Una prueba de que el “para siempre” es más difícil de lograr y que a veces no importa cuánto lo quieras, no puedes estar junto a esa persona. 

«La gente viviendo sola se acostumbra a la soledad».

La fragilidad de Nicole parece arrastrar a Dick al alcoholismo, pero mientras la trama avanza nos encontramos con uno de los hombres más despreciables de la literatura y no es porque sea un hombre malo, sino porque es completamente humano, cualquier hombre se puede identificar con ese camino a la perdición que él anda y si eso no muestra la genialidad de Fizgerald (así como su triste grito de ayuda, pues el personaje es completamente autorreferencial), nada lo puede hacer. 

dejar ir a la persona que te rompió el corazón tender is the night-w636-h600

“Suave es la noche” se publicó en 1934 y hoy continúa siendo una lectura que te puede demostrar que el amor verdadero sí existe, lo malo es que la eternidad es difícil de alcanzar cuando la vida les pone tantos obstáculos que evitan que sigan juntos. 

*

Fuentes

Goodreads
Youtube



Comunicólogo y gestor cultural. Mi pasión son los viajes, el cine, la música y la literatura. El arte esta en todos lados.

Comenta