El documental que puedes ver en Netflix para recuperar tu fe en la humanidad | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva El documental que puedes ver en Netflix para recuperar tu fe en la humanidad | Cultura Colectiva

Reciente

El documental que puedes ver en Netflix para recuperar tu fe en la humanidad

“Cualquier ser humano que necesite de nuestra ayuda, no importa de que lado esté, es nuestro deber salvarlos”.Abu OmarPuede resultar abrumadoramente complicado imaginar cómo es la situación actual en Siria. Muchos pueden imaginar el horror, pero sólo algunos lo enfrentan cara a cara. Tal vez la respuesta más adecuada es solidarizarse y sensibilizarse al respecto.Hace […]



“Cualquier ser humano que necesite de nuestra ayuda, no importa de que lado esté, es nuestro deber salvarlos”.
Abu Omar

Puede resultar abrumadoramente complicado imaginar cómo es la situación actual en Siria. Muchos pueden imaginar el horror, pero sólo algunos lo enfrentan cara a cara. Tal vez la respuesta más adecuada es solidarizarse y sensibilizarse al respecto.

Hace ya 6 años de aquel marzo de 2011. En ese entonces la Primavera Árabe se consolidaba como movimiento en la Ciudad de Túnez, mientras las revueltas civiles en Siria asumían un objetivo claro: derrocar al régimen de Bashar al-Assad. Pero el mundo no estaba preparado para lo que vendría —nadie lo estaba. El director Orlando von Einsiedel no planeaba ganar un Oscar y los miles de Sirios que, entusiastas, salieron a las calles no podían saber que en 2017 su país sería un cúmulo de edificios derruidos, angustia y unas 470 mil personas muertas.


the white helmets


The White Helmets ganó el Oscar a Mejor Documental Corto, pero la guerra en Siria continúa. El mundo sigue girando y las bombas siguen cayendo. Y allí donde caen, debajo de los escombros, donde por suerte quedan algunos con vida, allí hay esperanza. Pocos minutos después del impacto, un grupo de hombres temerarios, conocidos como los Cascos Blancos (traducción al castellano de The White Helmets), se mueven con una proeza digna de los superhéroes. Su objetivo es claro: salvar tantas vidas como puedan antes de que las bombas vuelvan a caer.




The White Helmets
tiene un efecto incómodo en el espectador. Hay un distanciamiento, un deseo callado de que las imágenes que se agitan frente a sus ojos sean producto de la ficción: los cuerpos de los fallecidos, los desgarradores gritos de ayuda, la banda sonora de la guerra, los “Allahu Akbar” a todo pulmón, las risas de los niños y los ojos cansados de los rescatistas. Todo en la guerra es real, aunque no lo  parezca. Y duele. Ver el documental angustia y a la vez sacude y enternece. A lo largo de 40 minutos la cámara sigue a tres miembros de los Cascos Blancos, mientras entrenan en Turquía para poder ser más eficientes durante sus rescates de vuelta en Siria.

La idea puede dejar perplejos a muchos. Estos hombres tienen la oportunidad de salir de su país, huir de la muerte y la devastación, pero lo único que les preocupa es servir a los suyos. En palabras de Mohammed Farah, uno de los Cascos Blancos: “Estoy dispuesto a sacrificar mi alma por el bien de mi gente. Este trabajo es sagrado. Sólo estoy tratando de hacer algo por mi gente y mi país”.


the white helmets
El realizador del documental, Orlando von Einsiedel


Los críticos de cine no tardaron en aplaudir los logros de la cinta, que recibió una ovación de pie en la premiación de los Oscar. Dicho esto, es preciso aclarar que no se trata de una película para disfrutar un viernes por la noche. Habrán espectadores que se aburrirán y preferirán ver una película de comedia, pero lo cierto es que este es un fragmento cinematográfico cargado de una realidad incesante y que debería preocuparnos como seres humanos que compartimos un único mundo. Desde la creación de los Cascos Blancos, más de 130 de sus integrantes han muerto. De no ser por ellos se sumarían más de 58 mil muertes a las 470 mil de los últimos del conflicto.


the white helmets


The White Helmets es una demostración del poder del documental y las historias reales; una muestra más de que el cine no es sólo entretenimiento, sino también réplica y voz de una sociedad que grita, sueña y ríe. Este trabajo muestra que en un mundo que parece venirse abajo, siempre hay optimismo, esperanza y gente con ganas de trabajar y resarcir el daño que otros se empeñan en causar.

***

Tal vez también te interese:

Llega a México la primera refugiada siria

Comenta