Eras lo único que estaba en mis planes | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva

Reciente

Eras lo único que estaba en mis planes

No todos los encuentros son inesperados, pues hay algunos que se planean desde los sueños…No es ningún mal entendido.No, no, no…Ni me confundí, nada que ver.Se le nota el miedo, la entiendo.Bebe un trago y conversemos.Llevo tiempo observándote desde mi puesto.Me agrada tu caminar, tu seguridad.Y si te invito un segundo tragoy nos marchamos, caminemos y […]





No todos los encuentros son inesperados, pues hay algunos que se planean desde los sueños…



No es ningún mal entendido.
No, no, no…
Ni me confundí, nada que ver.
Se le nota el miedo, la entiendo.
Bebe un trago y conversemos.
Llevo tiempo observándote desde mi puesto.
Me agrada tu caminar, tu seguridad.

Y si te invito un segundo trago
y nos marchamos, 
caminemos y hablemos.
Abríguete que hace frío en la ciudad y calor por ahora no habrá.

La noche es de nosotros.
Fíjate cómo la luna nos observa y el cielo se despeja. 

Caminaron por horas, la mujer no se lo terminaba de creer. Su camisa manchada de helado era resultado de los jueguitos entre ambos… Terminaron agarrados de la mano, parecían hermanos celebrando algo.

Nada saldría mal, pues por el atrevimiento del chico el resultado había sido grandioso para ambos; el miedo se había convertido en confianza.  
Ambos lo necesitaban, la noche apenas empezaba.

Processed with VSCO with e8 preset

No me lo esperaba, menos a ti.
La capital se me había convertido en un desierto gracias a la rutina.
Sin vida social, sola y aburrida.
Mi trabajo y sus horas extras.
El tráfico, el frío y mi paciencia.
En mis planes esto no estaba incluido, pero vaya que haber huido contigo me ha servido, le expresó la chica.

Algo andaba mal.
Tú te atreviste y me envolviste.
Por algo estamos sentados aquí compartiendo.
Cuando te acercaste no te vi, te sentí y fue algo que me ató.
Fue como una llamada que debía contestar.
Tu voz, la manera en cómo llegaste a mí, cómo lo hiciste.
Descuidada y distraída.
Actuaste como un hombre que quiere robarse a una chica, como en las películas, como en mis novelas y libros favoritos.
Algo único, mágico, confesó la chica.


Processed with VSCO with e8 preset


Terminaron en un bar que queda hacía el norte. Eran ya las 2:37 am, y ella, con una alarma en su móvil para asistir a su trabajo lo olvidó por completo, pues claro, se había topado con el hombre que había soñado. Él le confesó que era escritor, a ella eso le encantó y el último trago de la noche se lo bebió con una sonrisa y un beso. En el taxi con dirección a su casa se quedó dormida. Eran las 3:16 am cuando él la dejó en su casa.

Ella, tomándolo por el cuello, preguntó: ¿cuándo nos volvemos a ver, por qué no te quedas? 
No me puedo quedar.
Estaba de paso por Bogotá.
No podía irme sin antes conocerte.
Esto lo quise y así lo hice.
Escribiré esto porque escribir es lo que hago, en mi libro saldrás, pronto lo sabrás y ojalá y sea también de tus favoritos.

A las 9:45 am sale mi vuelo.
No tenía nada planeado. 
Tú eras lo único que estaba en mis planes.
Serás parte de mí, créeme que sí.
Debo seguir, me encantó todo de ti.


Processed with VSCO with e8 preset

Ella, sorprendida, le pidió unos minutos y lo invitó a sentarse. Aún no salía su vuelo, había tiempo.
Se olvidó del mundo, le importó un bledo su desierto, quería salir de él y había llegado la persona indicada con quien irse. Se hicieron las 4:02 am cuando ella salió de su habitación con una maleta y un bolso, recogió del suelo una libreta que se le había caído al chico mientras dormía en el sofá y lo despertó, casi lo asustó. 

Él, anonadado entre sueño y despierto, no creía lo que estaba viendo.

A dónde vas, le preguntó, y ella, emocionada, le respondió, a seguir escribiendo esta historia que apenas estás empezando, así que toma tu libreta y llamemos al taxi que hay un vuelo que nos está esperando.

Su atrevimiento lo llevaría a conseguir su protagonista.
El tiempo de espera para ella había finalizado.
Sus próximas paradas serían las siguientes páginas de su historia.


poetas jovenes amor


**

Cuando hemos encontrado a la persona correcta, es imposible que queramos despegarnos de ella, pues es parecido a “morir en la cálida ventaja de tus labios pronunciándome”.


**

Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Brandon Woelfel.




Comenta