Un amor más grande que la impaciencia | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva Un amor más grande que la impaciencia | Cultura Colectiva

Reciente

Un amor más grande que la impaciencia

Hay presencias que no reconocemos desde un principio como importantes; sin embargo, hay otras que de inicio nos revuelven el mundo y el estómago, nos sacan de órbita, a pesar de saber que no se quedarán…Te extrañoTe extraño por tiempos… las fotos que aún guardo en mi habitación no me ayudan a dejar de hacerlo. Sólo […]




Hay presencias que no reconocemos desde un principio como importantes; sin embargo, hay otras que de inicio nos revuelven el mundo y el estómago, nos sacan de órbita, a pesar de saber que no se quedarán…

poesia joven


Te extraño

Te extraño por tiempos… las fotos que aún guardo en mi habitación no me ayudan a dejar de hacerlo. Sólo me recuerdan lo perfecto que eras, tu sonrisa, tu alegría… cuando la tenías.

Qué difícil ha sido para mí tratar de convencerme que hice lo correcto, pero por más que pasan los días me cuestiono si eso es verdad.

A cada persona que se acerca para pedirme un consejo le digo que no se rinda, que siempre se puede dar más, que busque en el fondo de su corazón la chispa que tiene por esa persona o por ese “algo”, y que encuentre la manera de hacerlo gigante, de hacerlo fuego.

Un amor más grande que la impaciencia.

Todo lo que yo no supe hacer, y por eso decidí perder al amor de mi vida.
Porque sí, fue mi elección.

poesia de amor

Me he preguntado, ¿cómo estarás?, ¿qué será de tu vida?, ¿me piensas? Sé que me extrañas, pero también sé que me darías la espalda si te buscara.

Sé que por fin te compraste tu guitarra, y que tu trabajo ha mejorado.

Sé que te quiero ver… sólo de lejos, aunque sea de lejos…

Extraño al niño y al ángel que vive en ti.

Extraño tu música y la manera en que la interpretabas.

Me pregunto si seguirás escuchando lo mismo, porque yo sí.

**

Es bueno confesarle a esa persona: “Te escribo porque eres la única referencia que tengo del amor“, para dejar de ser cobardes y aventurarnos a ser felices. 

Comenta