6 momentos que cambiaron mi vida cuando comencé a viajar | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva 6 momentos que cambiaron mi vida cuando comencé a viajar | Cultura Colectiva

Reciente

6 momentos que cambiaron mi vida cuando comencé a viajar

Desde que era pequeño sabía que quería viajar por el mundo. La inmadurez, la presión social y las obligaciones retrasaron el sueño hasta que terminé la universidad. Pude haberlo hecho antes, pero había muchas cosas que no sabía, sin embargo, siempre que alguien me preguntaba qué quería hacer con mi vida, viajar era (y es) […]



Desde que era pequeño sabía que quería viajar por el mundo. La inmadurez, la presión social y las obligaciones retrasaron el sueño hasta que terminé la universidad. Pude haberlo hecho antes, pero había muchas cosas que no sabía, sin embargo, siempre que alguien me preguntaba qué quería hacer con mi vida, viajar era (y es) la respuesta. 

paises baratos tailandia

Como si se tratara de una profecía o una premonición, sabía que algo cambiaría el día que por fin comenzara a viajar, pero la expectativa no es como la realidad. Muchos viajes en familia, a la playa con amigos o algunos destinos románticos con tu pareja no son lo mismo que aventurarse a recorrer el mundo solo. Por cuestiones del destino (encontré una promoción en Facebook) terminé comprando un vuelo a Tailandia y, aunque en el momento fue imposible comprender lo que había hecho, lo que aprendí, durante el papeleo y hasta el regreso, es invaluable. 

Hacer el papeleo

viajar solo realidades avion

Mi vuelo me llevó de México a Estados Unidos, después a China y finalmente a Tailandia. El problema es que no tenía visa y Trump acababa de ser electo presidente, por lo que la embajada era un caos y aunque llevé todos los papeles en orden, demostrando que trabajo y estudio, así como la capacidad financiera y los lazos que me harían regresar a México, mi visa fue negada. Uno de los peores momentos de mi vida, pues mi sueño estaba terminando por un país al que sólo iba de paso.

Tardé mucho en resolver eso, pero conseguí la visa, sólo para enfrentarme a la embajada de Tailandia que si bien es mucho más accesible, no deja de provocar dolores de cabeza por aquello que era el viaje de mis sueños. Siempre ten en cuenta que debes hacer muchos trámites, por lo menos al comenzar a viajar: realízalos lo más rápido posible. 


Descubrir una nueva cultura



Llegué a Bangkok y descubrí que las grandes ciudades se parecen mucho entre sí. Fueron días de aprendizaje en los que comencé a darme cuenta de lo que significaba viajar, pero fue en Chiang Mai, la segunda ciudad más importante de Tailandia, donde entendí lo que estaba sucediendo. Mientras Bangkok está acondicionada para los viajeros, las otras ciudades lo hacen de forma distinta. 


Descubrir lo bueno y malo de cada lugar 



Entre lo urbano y rural, Chiang Mai tiene una vibra relajada que te invita a caminar por horas o a rentar una moto y recorrer la ciudad y sus templos, lamentablemente, también es una de las ciudades con la policía más corrupta de Tailandia y si viajas en moto es casi seguro que te detengan una vez para pedirte un soborno. A pesar de eso la gente es la más amable del país y su comida la más deliciosa. 


Siempre debo dudar de lo que estoy seguro

Elefantes tailandia   gente

Me considero una persona segura y por eso sentía que mis ideales eran inamovibles. Siempre creyendo que a menos que me dieran datos fuertes y una gran cátedra cambiaría de opinión, en Chiang Mai bastó con ver a un elefante frente a frente para sentir que algo cambió en mí. Ninguna obra de arte en un museo me ha conmocionado tanto como el momento en que me acerqué a esa criatura enorme y me di cuenta de mi lugar en el mundo, la forma en que nos relacionamos con la naturaleza y el daño que hemos ocasionado. Siempre hay que dudar de lo que sabemos y no hay que tener miedo a cambiar nuestra forma de pensar. 


Socializar 

Bangkok tailandia-w636-h600

No soy de los que presumen de ser introvertidos. Suelo entablar amistades si el tiempo lo permite y me gusta estar rodeado de gente, pero hablar con alguien desde cero y esperar que la comunicación sea recíproca se me hacía algo imposible. Sin embargo, viajar entre hostales me enseñó que basta con llegar con un grupo de personas, saludar y así comenzar una gran amistad que puede durar para siempre. 


Escuchar

chiang mai bar

No hay una verdad, no hay un contexto, somos una serie de realidades que se mueven geográficamente, pero al final podemos entendernos a través de la experiencia y la empatía. Cada persona, de Japón, Suecia, Argentina u otro país tiene las historias más tristes y al mismo tiempo las más conmovedoras.


El regreso es difícil y sé que lo que aprendí poco a poco se irá perdiendo, pero no hay como esperar el siguiente viaje. Comenzar a planificar ese vuelo, investigar hostales y con la experiencia, saber que no se necesita pensar tanto, sino soltarse y dejar que las cosas fluyan. 



Comunicólogo y gestor cultural. Mi pasión son los viajes, el cine, la música y la literatura. El arte esta en todos lados.

Comenta