Vila-Matas y algunas notas sobre Sophie Calle | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva Vila-Matas y algunas notas sobre Sophie Calle | Cultura Colectiva

Reciente

Vila-Matas y algunas notas sobre Sophie Calle

Mi primera aproximación a Vila-Matas fue en Madrid, en un departamento diminuto; lo leí porque me lo encontré en un cine y le ofrecí uno de mis catálogos. De aquel libro de relatos sólo recuerdo uno: iba sobre la artista francesa Sophie Calle. Nunca había escuchado hablar de ella, así que la googleé. Fue para […]



Mi primera aproximación a Vila-Matas fue en Madrid, en un departamento diminuto; lo leí porque me lo encontré en un cine y le ofrecí uno de mis catálogos. De aquel libro de relatos sólo recuerdo uno: iba sobre la artista francesa Sophie Calle. Nunca había escuchado hablar de ella, así que la googleé. Fue para mí un descubrimiento enorme, fascinante, fue uno de esos momentos en que las perspectivas cambian y se abren nuevos abismos por recorrer.

Sophie Calle

Sophie Calle es una de las artistas francesas contemporáneas más importantes, nació en París, en 1953, y antes de dedicarse al arte, viajó por todo el mundo y trabajó como stripper; al respecto, la artista dijo en una entrevista al diario alemán Die Zeit, que trabajó de stripper por que le encantaba estar en un escenario. 

Wikipedia la cataloga como artista conceptual, que básicamente es una etiqueta  que sirve para nombrar algo que todavía no sabemos muy bien qué es. La obra de Sophie Calle es diferente a cualquier otra, a veces perturbadora, muchas otras poética, cuyos performances o intervenciones invitan al espectador a “intervenir”  para hacer una obra de arte. Como si se transformara en una marioneta, Sophie deja que otras personas la hagan vivir la vida que ellos quieran. Durante algunos años se dedicó a seguir a personas desconocidas por París, casi como espía: les tomaba fotografías y protocolaba sus pasos, todo eso lo publicó como una obra de arte. Años después pidió a su madre que contratara a un detective privado para que la siguiera, las fotos las publicó en otro proyecto, llevando  su obra del terreno privado al lienzo público.

YokoOnoCutPiece

El performance es una modalidad del arte cuya práctica no  está muy bien entendida, a pesar del la amplia presencia en el mundo del arte.

 Los mejores artistas del performance, me parece,  siempre han sido mujeres, quizá  porque en el performance, por lo general,  la herramienta de trabajo es el cuerpo utilizado como medio para transmitir mensajes políticos o de reivindicación. Pienso, por ejemplo, en  Cut Piece, performance de 1965, de Yoko Ono.




 Los performances que Marina Abramovic  realizó junto a Ulay  



o cualquier trabajo de Regina José Galindo 


 

En la galería de arte Ikosaeder se presentó el performance de la artista colombiana Claudia Robles, SKIN en el que con sensores de humedad y con ayuda de las ondas cerebrales alpha, intervino el espacio de la galería. Fotos del performance y el texto introductorio pueden verlo aquí.

skinCluadiaRobles


A diferencia de ellas, los “performances” de Sophie Calles son más etéreos.
 

Regresando a Vila-Matas, en su relato cuenta cómo ella le escribe para proponerle que él diriga su vida por un tiempo, bajo ciertas reglas, y ella se compromete a hacer lo que el escriba por cierto determinado tiempo. No voy a contar más. 

El punto es que gracias a Vila-Matas me acerqué a la obra de Sophie Calle. Este año encontré un libro de autor español en la que cuenta su experiencia como escritor invitado o como obra expuesta en la Documenta de Kassel.

 Nunca he estado en la Documenta de Kassel, ni en la bienal de Venecia, me niego a ir a menos que me inviten a exponer (cosa que veo bastante difícil).  La documenta existe desde 1955 y se hace cada cinco años, es una de las exposiciones de arte contemporáneo más importante, refleja, por lo general, el Zeitgeist, y pretende marcar el rumbo del arte. La lista de artistas que han expuesto en alguna documenta es bastante larga, pero viendo que solamente se ha realizado hasta ahora trece de exposiciones da un prestigio enorme a quienes en ella participan.

 Kassel no invita a la Lógica se llama el libro de Vila-Matas en el que cuenta su derrotero como parte activa/pasiva de la documenta 13. Sigo sin saber si el libro es ficción, metaficción, postliteratura o lo que sea, eso es lo que menos importa. El libro es una genialidad y una manera de acercarse a la obra de algunos artistas „difíciles“ sin tener que pasar por la teoría del arte, Por ejemplo Pierre Huyghe, de quien vi la exposición monumental en el museo Ludwig de Colonia.

Definitamente el libro es una combinación explosiva de arte y literatura.


perroDePierreHuyghe



Comenta