La ciudad en donde las balas perdidas hieren a una persona cada dos días | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva

Reciente

La ciudad en donde las balas perdidas hieren a una persona cada dos días

Vivimos en un mundo violento; los enfrentamientos armados alrededor del planeta nos tienen al borde de una confrontación internacional de magnitudes insospechadas que podrían desencadenar una tercera guerra mundial o un conflicto bélico que marcará a las futuras generaciones.Pero la sangre no sólo es culpa de países que ven en las armas la única solución a […]



Vivimos en un mundo violento; los enfrentamientos armados alrededor del planeta nos tienen al borde de una confrontación internacional de magnitudes insospechadas que podrían desencadenar una tercera guerra mundial o un conflicto bélico que marcará a las futuras generaciones.

Pero la sangre no sólo es culpa de países que ven en las armas la única solución a sus conflictos; también está la violencia que vive cada país por la delincuencia organizada, cárteles de la droga y las ineficiencia de los gobiernos para combatirla. Los cuerpos caen de uno y otro lado. Criminales y delincuentes mueren en los enfrentamientos y nadie parece tener la solución para frenar la masacre en el mundo.

Pero no sólo ellos, los involucrados directamente en las disputas, son los que registran bajas; también hay otras víctimas, unas que ni siquiera se imaginan convertirse en parte de las cifras de muertos. Personas que tratan de llevar una vida normal, ir a la escuela, trabajar, pasear con sus familias y seres queridos, hasta que de pronto, en un abrir y cerrar de ojos, están tirados en el suelo, rodeados de un espeso líquido rojizo que sale de sus cuerpos, viendo como a cada gota de sangre se les escapa la vida.

violencia en río de janeiro

*Vía: Diario Tiempo.

Son balas perdidas que durante un asalto, un enfrentamiento con autoridades o grupos criminales rivales no dieron en el blanco y continuaron su recorrido; no hay forma de frenarlas ni saber su destino hasta que impactan con algo, en el mejor de los casos, o con alguien, en el peor.

Esta situación la vive con preocupante frecuencia la ciudad de Río de Janeiro, en Brasil; una localidad turística que encanta a los visitantes por su colorida y la alegría de sus habitantes. Incluso fue sede de los Juegos Olímpicos en el 2016 y albergó varios partidos del mundial de fútbol en el 2014.
Es una ciudad de contrastes; de un lado está ese Río que enamora y del otro está el Janeiro que mata; de un lado los lujos y los turistas y del otro la pobreza y el crimen que albergan las favelas.

En ese Río de Janeiro, el que se esconde de las visitas extranjeras, se está viviendo una situación que parece difícil de controlar: desde el 1º de enero y hasta el 10 de mayo 66 personas fueron el cuerpo que detuvo el viaje frenético de un bala perdida.
Ese dato fue revelado por el periódico Folha de São Paulo en un estudio publicado el martes 16 de mayo, en el cual también menciona de las 66 personas que recibieron el impacto de una bala perdida, 23 murieron.

violencia en río de janeiro

*Vía: Infobae.

Solamente siete de las personas que tuvieron esta trágica fortunas se encontraban alejadas de alguna favela, las demás estaban dentro o muy cerca de alguna de ellas, pero no eran parte de algún evento en donde estuvieran involucradas armas de fuego.

El 95 por ciento de las personas que perdieron la vida eran habitantes de una comunidad marginal de la ciudad; la mayoría de estos hechos ocurrieron en las favelas de Alemao y Chapadao, en la región norte de Río de Janeiro.

Las cifras son alarmantes, pero las autoridades no han anunciado planes para tratar de contrarrestarlas. La única forma de evitar que haya balas perdidas, es evitar que las armas se disparen, pero para eso parece que Río, Brasil y el mundo no sabe cómo hacerlo.

*

Si quieres leer más del autor, da clic en la imagen:

omar tellez

*




Comenta