Yuri Gagarin: el hombre que alcanzó las estrellas | Cultura Colectiva - Cultura Colectiva

Reciente

Yuri Gagarin: el hombre que alcanzó las estrellas

Nada genera más misterio que el espacio. Todas las civilizaciones de la Antigüedad, sin importar su ubicación geográfica o conjunto de creencias, sabían que un cúmulo de respuestas y enigmas asomaban desde el cielo nocturno. Los antiguos egipcios, nahuas, incas, griegos e indígenas australianos intuían de alguna forma que el escenario que tenían sobre sus cabezas y […]



Nada genera más misterio que el espacio. Todas las civilizaciones de la Antigüedad, sin importar su ubicación geográfica o conjunto de creencias, sabían que un cúmulo de respuestas y enigmas asomaban desde el cielo nocturno. Los antiguos egipcios, nahuas, incas, griegos e indígenas australianos intuían de alguna forma que el escenario que tenían sobre sus cabezas y frente a sus ojos en una noche despejada era algo excepcional.

Durante sus primeros pasos, los humanos descubrieron que los miles de astros que titilaban en la bóveda celeste parecían responder a su realidad, incluso pensaron que sus movimientos podían influir en la vida que se desarrollaba en la Tierra. Así nacieron patrones acompañados de constelaciones, dioses y otras fuerzas que, ante la falta de una explicación coherente, se atribuían a designios superlativos, tal y como se presentaba el Universo.

Un sinfín de leyendas y relatos mitológicos aluden a la posibilidad de abandonar el planeta y emprender un viaje hacia la oscuridad que domina cada noche. El motor de la curiosidad humana se alimentó durante siglos de la tradición oral, gráfica y escrita que concebía cualquier intento de alcanzar el cielo como parte de algo imposible para los hombres y mujeres, reservado para las divinidades, un orden superior o las fuerzas más allá de lo humano… Hasta 1961.

yuri gagarin heorie

Yuri Gagarin nació el 9 de marzo de 1934 en Klúshino, un pequeño pueblo al oeste de Moscú. Sus padres se dedicaban a la agricultura como la mayoría de las personas en la zona, una planicie con enormes pastizales idóneos para la siembra y recolección. 

Con apenas 6 años, Gagarin vivió las inclemencias de la Segunda Guerra Mundial. Desde Klúshino, veía pasar aviones de combate de uno y otro bando con admiración, pero no fue hasta finales de 1941 cuando descubrió el horror del conflicto armado en carne propia: la avanzada nazi llegó a su pueblo natal y sus dos hermanos mayores sufrieron la deportación a campos de trabajo forzado, mientras él y su hermana se refugiaron durante casi dos años en un búnker hasta que Klúshino fue liberado.

yuri gagarin bebe

En medio del frenético crecimiento de una nación enorme que prometía mostrar al mundo las ventajas de una organización basada en la propiedad social de los medios de producción, Yuri se apunta en la academia de pilotos de la Escuela Militar de Oremburgo. Durante su último año, en 1957, el programa espacial de la Unión Soviética llevó a cabo las primeras misiones de exploración con asombroso éxito, adelantándose a los Estados Unidos en la carrera espacial, con la primera puesta en órbita de un satélite y de un ser vivo con un mes de diferencia.

En 1959 y con dos años de casado, Yuri se enlistó como voluntario para el siguiente paso del ambicioso programa espacial soviético. Se trataba del Vostok, el cohete que finalmente llevaría a la humanidad más allá de la atmósfera terrestre. Entre más de 3 mil pilotos y expertos en aeronáutica que presentaron su solicitud, Gagarin logró pasar filtro tras filtro. Conforme se endurecían las pruebas físicas, de resistencia psicológica y conocimientos de la materia, los 3 mil aspirantes iniciales se redujeron a cien, después a veinte y por último a 6 voluntarios que daban todo de sí con tal de convertirse en el primer hombre que viajara al espacio exterior.

yuri gagarin espacio

A pesar de la incredulidad mundial y la desconfianza en un sector de la población soviética, el día pactado para el lanzamiento llegó y las condiciones meteorológicas pusieron de su parte para una gran hazaña: el 12 de abril de 1961, poco antes de las 6 de la mañana, Gagarin se despidió de su esposa y agradeció a todos los ingenieros soviéticos antes de abordar el cohete insignia de la misión, el Vostok 1. Con una actitud optimista que escondía el nerviosismo de una proeza de tales magnitudes, Yuri dirigió algunas palabras antes de ingresar a la cápsula habitable del cohete:

“Queridos amigos, conocidos y desconocidos, mis queridos compatriotas y a toda la humanidad, en los próximos y breves minutos posiblemente una nave espacial me lleve al distante espacio exterior del Universo. ¿Qué puedo decirles durante estos últimos minutos antes de empezar? Toda mi vida se aparece ante mí en este único y hermoso momento. Todo lo que he hecho y he vivido ha sido para esto”.

yuri gagarin fotografia

A las 6:07 de la mañana, el Vostok 1 inició su histórico viaje hacia el espacio exterior. El papel de Gagarin era reportar a través de la radio lo que veía y sentía. Las observaciones de primera mano del cosmonauta serían de gran ayuda para conocer el comportamiento humano más allá de la atmósfera terrestre, un territorio hostil aún para la más avanzada tecnología.

A pesar de que los comentarios reales del viaje se escondieron detrás de la gran maquinaria estatal soviética, la frase que captura el asombro que Yuri sintió desde la órbita terrestre se mantiene viva, y más que una expresión ante la inmensidad del Universo, es una advertencia que se adapta a los tiempos que vivimos:

Pobladores del mundo, salvaguardemos esta belleza, no la destruyamos“.

yuri gagarin blanc oy negro

Después de 108 minutos y una órbita alrededor de la Tierra, Gagarin volvió a la atmósfera terrestre aterrizando en un poblado de la provincia de Saratov, donde una anciana y su nieta lo encontraron. Hay días que contienen siglos de historia y aquél 12 de abril fue uno de ellos.

Atrás había quedado el hijo de granjeros cuya vida pendió de un hilo en la Segunda Guerra Mundial y el joven que soñaba con aprender a volar cazas de guerra. Después de volver sano y salvo, Yuri Gagarin no sólo se convirtió en héroe de la Unión Soviética en medio de un sinfín de condecoraciones, también fue el primer hombre en hacer realidad lo que medio siglo antes era únicamente un sueño de ciencia ficción. 

yuri gagarin



Ciencia | Historia | Política | Economía crítica

Comenta