Adulto

10 obras de arte alrededor del mundo para entender la violencia

Adulto 10 obras de arte alrededor del mundo para entender la violencia


Entre las prácticas contemporáneas se encuentra, de manera insistente, el reflexionar y cuestionar la violencia desde sus propios medios a traves de obras de arte. Decimos insistente porque se presenta con la misma frecuencia que los hechos violentos lo hacen en sí día con día.

La situación política y económica de cada país inserto en el mundo actual dan las condiciones propicias para la emergencia de artistas contemporáneos y multidisciplinarios con la intención, desde sus prácticas o producciones, por mostrar propuestas que reflexionen, cuestionen, pero sobre todo hagan aparecer en sentido crítico, las distintas formas de violencia.

obras de arte bombardeo afganistan

El arte contemporáneo en esta faz, puede convertirse en un canal de diálogo desde el que recibimos distintas interpretaciones o exploraciones de cómo se produce y cómo es que se desplaza la violencia. Una guía de cómo es que se vive lo violento a lo largo de las culturas.

La importancia de trabajos como los que aquí se muestran radica en el panorama social y cultural propio de cada país donde la producción fue desarrollada, sitios que se ven o han visto dominados por actos violentos y hemos entendido poco a poco la complejidad con que estos se perciben.

bombardeo afganistan

Obras de arte como las que nos sirven de ejemplo a continuación, delatan una violencia ligada a dictaduras, tácticas ocultas de control social y exacerbada presencia; reflexión creativa en torno a masacres indiscriminadas y selectivas en un contexto ya preparado o entrenando para la globalización, con nuevas formas de economía, tráfico, crimen, migración, desaparición forzada y marginalidad que ayudan a entender mejor la realidad violenta en distintos puntos del globo.

Aunque cada obra de arte en su particularidad es subversiva y reveladora, para algunos viene un problema en sí mismo cuando esa subversión se materializa.

Este aspecto se ha repetido varias ocasiones en obras de arte que toman a la violencia por tema principal, y entre un sector del público se presenta una sensación de seguimiento en cuanto a la violencia que se trata de denunciar o simplemente ofende los términos bajo los cuales se les quiere ver. Ejemplos de ello pueden ser:


“245 metros cúbicos”, Santiago Sierra


Sierra convirtió una sinagoga en una cámara de gas. Colocó una serie de mangueras que canalizaban, a través de las ventanas las emisiones de gas de los tubos de escape de seis coches situados en el exterior del edificio. Una cantidad de tóxicos suficientes para matar a una persona en media hora, aunque a cada visitante se le permitió permanecer cinco minutos provisto de una máscara de gas y acompañado de un bombero. Sierra tuvo que clausurar anticipadamente la exposición debido a la polémica generada tras un intento, dijo, “por honrar la memoria de los judíos asesinados masivamente a través de un ‘trabajo contra la banalización de la memoria del Holocausto”.


“La tumba portátil”, Teresa Margolles


obras de arte tumba portatil

Un bloque de hormigón en cuyo interior está atrapado un feto humano. O por lo menos la suposición de ello porque nadie le ha visto en sí; otro aspecto con el que juega la obra. Margolles sepultó un feto en un bloque de cemento y lo expuso, causando una serie de revuelos al mostrar algo que en realidad nunca se hace, pues está enmascarado por la apariencia de lo higiénico y lo industrial.


“Autorretratos”, Javier Nebreda


obras de arte para entender la violencia

Nacido en 1952, a los 19 años de edad le diagnosticaron una esquizofrenia paranoide que le incrustó en varias clínicas psiquiátricas. Años más tarde, dejando de manera voluntaria las terapias y tratamientos, decidió dedicarse a la fotografía. Encerrado en su casa por bastantes años, sin tener contacto con la sociedad, se ha torturado continuamente con quemaduras, cortadas y mutilaciones. Sometiéndose a dietas extremas y flagelaciones, su trabajo es una colección de autorretratos que simplemente muestran las consecuencias de ello. Nebreda provoca en muchos espectadores repudio y asco en esa situación de víctima/victimario que propone.


“Battle of Atlanta”, Kara Walker


obras de arte kara walker

Mediante moldes que semejan personajes para una obra de teatro de sombras, Kara muestra escenarios de desolación un poco más velados que los anteriores. Sugiere momentos de violación, explotación, discriminación y terror, que embargaron la vida de personas afroamericanas por largos y distintos periodos de la civilización.

FF


“Dioramas of a nightmare”, Ai WeiWei


ai weiwei

En seis maquetas construidas a partir de fibra de vidrio, a la mitad de su tamaño original, Ai WeiWei reproduce las escenas que vivió durante los ochenta y días que permaneció en una prisión secreta resguardada por paramilitares. Ya sea comiendo, bañándose, durmiendo o siendo interrogado, las escenificaciones incluyen siempre a dos guardias que lo observan de cerca, retratando desde temas políticos hasta personales relacionados con la acusación.



“Amerikka”, Cildo Meireles

cildo meireles obras de arte

Sobre una superficie de 20 mil huevos de madera pintados de blanco, cuelga un techo incrustado de 50 mil balas doradas. Con esta instalación, Meireles protesta ante las justificaciones de la violencia a las que apela la Asociación Nacional del Rifle de Estados Unidos; invita al espectador a reconsiderar el capitalismo salvaje y pensar la sociedad descarnada en que vivimos.


“Atrabiliarios”, Doris Salcedo


doris salecedo

Retomando las circunstancias específicas de Colombia en cuanto a dinero y pobreza, Salcedo se ha familiarizado con las comunidades rurales que sufren los peores efectos de la represión política. En esta instalación son colocados en una serie de nichos en una pared, zapatos de personas desaparecidas sin razón en Colombia; zapatos que ha recolectado a lo largo de sus recorridos. Salcedo cubre los nichos con una membrana traslúcida de piel de res, en metáfora del archivo y la memoria.


“And how many rains must fall before the stains are washed clean?”, Imran Qureshi


imran qureshi

Esta instalación inspirada en los bombardeos de 2009 en Lahore, Pakistán, es una mezcla de pintura acrílica roja que se ubica en la azotea del Metropolitan Museum en Nueva York. El artista invita a la reflexión sobre el terrible suceso a partir de una inmersión realista en el ambiente que se vivió.


“Tinieblas”, Edgardo Aragón


Quizás el trabajo menos extremo de la lista, es resultado del trabajo de este artista oaxaqueño que pone en primer lugar problemas sociales y políticos de nuestro país. En su videoinstalación, investiga los conflictos territoriales de Ocotlán de Morelos, Oaxaca, que se generan a partir de la violencia, el narcotráfico y la diversidad cultural en un choque de cotidianidad y distopía.


“The innocents”, Taryn Simon


taryn simon

Es un proyecto fotográfico que muestra retratos de individuos que permanecieron en prisión injustamente. Testimonio visual del mal uso gubernamental de la justicia en Estados Unidos de Norteamérica al sentenciar a personas inocentes sin una investigación previa o sin hacer uso de estudios médicos (como el de ADN).


***

Te puede interesar:

Claves para acercarse al arte contemporáneo

Los 10 mejores museos de arte contemporáneo del mundo


Referencias: