Adulto

“A puerta cerrada”, el infierno somos nosotros

Avatar of Euan

Por: Euan

Adulto “A puerta cerrada”, el infierno somos nosotros


Jean-Paul Sartre, soldado conscripto en la Segunda Guerra Mundial y gran filósofo del existencialismo, es el autor de A puerta cerrada, una obra de teatro que desarrolla el tema del infierno, aquel lugar tan enigmático que todos deseamos evadir.


Jean Paul

Un infierno diferente, situado en una habitación, donde tres personas que no se conocen son condenadas a vivir juntas. Esa es la idea que Sartre plasma en el texto, el que gracias a su dote de escritor y su visión del mundo, logra situarnos en una realidad pesimista en la que los castigos son eternos y el fastidio que provoca la compañía de otras personas es el verdadero dolor.

Jean-Paul reconstruye el concepto bíblico del infierno, situándolo en un aspecto más personal, da a entender que cada persona forma, de acuerdo a sus elecciones en la vida, su propio infierno, y en éste hay una privación de la libertad de los individuos consigo mismo.

puerta_cerrada_sarte

En A puerta cerrada, el infierno se encuentra en una habitación en la que tres personas acuden por condena a sus malos actos cometidos. Se trata de Inés, Garcín y Estelle, quienes deberán convivir, aparentemente, toda la vida, sin poder salir e ignorarse. Ese es el castigo al que se han hecho merecedores y el que tendrán que soportar hasta el fin de su existencia.

En un caso real del argumento se podría pensar que es un proyecto ambicioso de los gobiernos para obtener información de la sociedad, como un laboratorio científico para estudiar a tres personas que, como ellos dicen en la historia, no saben exactamente qué hicieron.


la-mujerzuela

En la obra relucen varios aspectos filosóficos de Sartre, como el de considerar que el infierno es un estado mental y no un lugar específico. Porque puedes estar encerrado en un cuarto sin sufrir, formar una buena o mala relación con acompañantes de tu cárcel, pero la pesadez del infierno de Jean-Paul fluye en la mente y provoca desesperación.

Los personajes entablan diálogos, pero son hostiles, se manifiestan indiferencia en todo momento; sin embargo, los tres desisten de salir del cuarto cuando se les presenta la oportunidad,  porque ya se necesitan mutuamente.  

Pero, ¿Por qué se necesitan si antes se expresaban repugnancia?

A-puerta-cerrada- el-infierno-somos-nosotros

Ellos mismos son lo único que les queda. Una persona no podría vivir sin los otros dos porque hay un miedo terrible al sufrimiento eterno de un castigo en solitario que, en el fondo, quizás es la intención del autor: expresar el sentimiento oculto e incluso vergonzoso de un delincuente al ser condenado a prisión.

A puerta cerrada también es una crítica a la sociedad que vive pendiente de los juicios externos, miedo a la mirada de otros, como decía Jean-Paul. Esta obra es el claro ejemplo: son tres condenados y el infierno son ellos mismos.


Referencias: