"Autopsia sexual", sexualidad sin preescripciones
Adulto

"Autopsia sexual", sexualidad sin preescripciones

Avatar of Fernanda Zárate

Por: Fernanda Zárate

2 de febrero, 2016

Adulto "Autopsia sexual", sexualidad sin preescripciones
Avatar of Fernanda Zárate

Por: Fernanda Zárate

2 de febrero, 2016

Desde temprana edad, nos enseñan cómo hay que vivir la sexualidad con base en diversos constructos socioculturales; es decir, cómo habría que comportarse dependiendo del género al que pertenezcas y también, con base en ello, cómo relacionarnos con el mundo. Más tarde se nos habla del desempeño sexual, de cuántas parejas habría que tener para ser un “buen amante”, cuántas veces hay que tener relaciones sexuales e, incluso, se inmiscuye al propio cuerpo, tratando de hacerlo entrar en un estándar que resulte hermoso a ojos de las demás personas; que el pene debe medir tantos centímetros, las caderas femeninas otro tanto, los pechos… etc. Orientando nuestra sexualidad a una cultura cuantitativa, cuando más bien, habría que orientarlo a lo cualitativo, a ver todas aquellas maravillosas experiencias que nos brinda nuestro ser sexuales.

constelaciones-del-cuerpo

Cuando doy alguna conferencia o plática, me siguen preguntando cuáles son las mejores técnicas para ser una persona multiorgásmica, cuál es el número idóneo de relaciones sexuales que debe haber con la pareja, cuánto debe medir el pene, etc. Y aunque tratándose de sexualidad, ninguna pregunta es tonta, me sigue causando sorpresa esta búsqueda por sacar buena “calificación” o tener palomita, más que por la calidad de la experiencia o aprendizaje. Lo irónico es que todos (y me incluyo), seguimos enfrascados en perpetuar esta educación de la sexualidad. Y cuando te despojas un poco de esto, algo sucede y regresas a lo seguro: a lo que te enseñaron.

la-sexualidad

De igual forma, cuando llego a recomendar prácticas sexuales como petting (en la que no hay penetración), parece como si hubiese dicho la peor ofensa. Al momento, ponen cara de susto y de cómo va a ser posible llegar al orgasmo sin ello y además, se ve como si no fuese una relación sexual completa. Lo que nos regresa de nuevo a la excesiva preocupación por el resultado más que por el proceso.


la sexualidad

Actualmente, se ha incrementado el índice de personas jóvenes con disfunciones sexuales; y con jóvenes me refiero a hombres y mujeres que desde los 18 años ya presentan padecimientos como incompetencia eréctil, eyaculación precoz, preorgasmia, dispareunia, anorgasmia, entre otras. Entonces, ¿qué es lo que realmente está sucediendo? Justamente, lo que comento tiene que ver, así como diversos factores psicológicos y en algunos casos, médicos. En estas situaciones, es evidente que esos padecimientos nos están hablando de la manera en que las personas se viven sexualmente y, de igual forma, cómo se están relacionando. ¿Cómo voy a ejercer mi sexualidad de manera libre, si se me ha enseñado que no es más que un mero acto mecánico?, ¿cómo la voy a disfrutar si me importa más el resultado?, ¿cómo voy a conocer mi cuerpo si ni siquiera me siento conectado al mismo?

la sexualidad

Considero que el primer paso sería mirar hacia dentro y averiguar cuáles son todas esas creencias que tenemos de esta cultura cuantitativa de sexualidad. Una vez teniendo claros estos constructos, podríamos empezar a deconstruirlos para crear los propios en los que nos sintamos en mayor comodidad. Entiendo que se lee muy fácil y que el camino no lo es, pero me parece que el simple hecho de darnos cuenta es un paso importante, pues estaremos más atentos a los focos rojos y podremos hacer algo al respecto.

Hace poco revisaba la propuesta de un autor con respecto a que cada determinado tiempo tendríamos que hacernos una “autopsia sexual”, justo para averiguar en qué lugares no hemos sido acariciados, besados, tocados. Según él, de hacer esto, podríamos ejercer nuestra sexualidad de mejor manera, ya que contaríamos con información importante. Sin embargo, quizá el resultado nos daría mucho miedo ya que nos revelaría nuestra pobreza sexual. Sé que llamarle así, es muy fuerte, pero considero que todo el tiempo, tenemos la posibilidad de reinventar nuestra sexualidad, en cualquier momento y etapa de nuestras vidas. Esto no sólo compete a quienes nos especializamos en estos temas, sino también a padres de familia, maestros, amigos, conocidos, etc. Todas las personas somos responsables de construir la sexualidad como mejor nos acomode. La invitación está abierta para quien la tome y creo puede resultar en beneficio para uno mismo y para quien nos rodea.


la sexualidad Es cierto que con base en distintas investigaciones, existen técnicas que descubrieron cómo funcionan para muchas personas. Sin embargo, es importante tener presente que todos los seres sexuales somos diferentes, que hay infinidad de maneras de sentir placer que aún no descubrimos. En sexualidad no existen recetas mágicas, sólo se trata de ir creando y disfrutando maravillosos encuentros sexuales, haciendo uso de nuestra creatividad, confianza, disposición, respeto y amor. Suena muy fácil, ¡empieza hoy!

Recuerda que puedes leer más sobre sexualidad en el perfil de Facebook la sexóloga Fernanda Zárate. En Cultura Colectiva tiene una sección y puedes checarla aquí.   


Referencias: