El dulce dolor del sadomasoquismo
Adulto

El dulce dolor del sadomasoquismo

Avatar of Fernanda

Por: Fernanda

22 de enero, 2016

Adulto El dulce dolor del sadomasoquismo
Avatar of Fernanda

Por: Fernanda

22 de enero, 2016



Decía el escritor inglés Keith Chesterton, que todo lo que vale la pena tener, incluido el placer, lleva consigo dolor que debe ser superado pero ¿qué sucede cuando el dolor es el placer mismo? Algo similar a lo que ocurre en el sadomasoquismo.

El director mexicano Moisés Aisemberg, cofundador de La Gran Royal, realiza en el cortometraje "Dulce dolor", una interesante alegoría sobre aquella práctica sexual: una princesa piñata cobra vida en plena fiesta infantil, logra huir despavorida y, tras vivir un fugaz romance, descubre que lo que en verdad desea es ser golpeada.

Making of Dulce dolor

Making of Dulce dolor

 

Según el director, la extraña idea nació a partir de pensar lo que sucedería si una piñata fuera a psicoanálisis. Fue entonces que decidió desafiar la mente y moral del espectador tratando al sadomasoquismo, un tema tabú que aún  no es totalmente aceptado en la sociedad, como algo a lo que cualquier persona podría causarle placer, incluso a las más delicadas princesas.

Además de ser fascinante por el simple hecho de la elaborada caracterización del personaje, protagonizado por la actriz mexicana Tessa Ía, "Dulce dolor" invita al espectador a adentrarse en la atmósfera, guiándose únicamente con las miradas y movimientos de los protagonistas, ya que es un drama mudo.

Más allá del sadomasoquismo y el amor entre un humano y un objeto que evoca nuestra infancia, "Dulce dolor" trata principalmente sobre la propia aceptación, sobre el difícil proceso que conlleva descubrirse a sí mismo a través de los deseos que se tenían reprimidos, pero que a fin de cuentas emanan de nuestra naturaleza, y por ende son parte de nosotros. Como bien lo dijo Aisemberg: “No importa cuánto nos esforcemos para reprimir nuestros instintos y nuestro verdadero ser. Siempre saldrá a la superficie, en nuestra búsqueda de la felicidad infinita, el deseo y el placer. Incluso cuando el cumplimiento de nuestros deseos más profundos impliquen nuestra autodestrucción”.

 








Referencias: