El rey más promiscuo del mundo: Enrique VIII
Adulto

El rey más promiscuo del mundo: Enrique VIII

Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

18 de octubre, 2015

Adulto El rey más promiscuo del mundo: Enrique VIII
Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

18 de octubre, 2015


Pocos hombres en la historia han cambiado el destino de una nación, algunos han llevado a su país a cambiar de religión y otros han usado el matrimonio y el sexo como su política pública, pero hay uno que hizo todo lo anterior: Enrique VIII, una de las personalidades más influyentes de la historia.

Usualmente la gente pasa a la historia por sus acciones políticas, pero las de este rey estuvieron tan entrelazadas con su vida personal que no es posible hablar de una sin la otra.

El rey Enrique VIII fue un hombre tan ambicioso como voraz; un hombre obeso que al momento de su muerte tenía 54 pulgadas de cintura y cerca de 137 centímetros. Claro que esto no ha evitado que su historia, al ser tan interesante, haya sido adaptada al cine con unos ligeros cambios como se puede ver en la cinta The other Boleyn girl de 2008 en la que Eric Bana da vida a tan inmenso personaje.

enrique VIII bana 

Enrique fue el tercer hijo del Rey Enrique VII, sin embargo, debido a la muerte de sus hermanos, asumió el poder a temprana edad al casarse con Catalina de Aragón. Durante su juventud fue un hombre apostador, dedicado al placer y el juego; gustaba de las justas, la caza, el royal tennis y fue escritor y poeta. Fue una herida durante una justa la que terminó con sus días de hombre apuesto y atlético, él tenía 44 años y a partir de entonces comenzó a ganar peso considerablemente. Se dice que comía 13 platillos al día en los que consumía alrededor de 5 mil calorías.

enrique VIII enrique 

Durante su matrimonio con Catalina de Aragón tuvo una serie de hijos que no vivieron más que unos meses y una hija que sí sobrevivió: María Tudor. Fueron 25 años de un matrimonio en el que no podía conseguir un heredero que lo llevaron a alejarse de su esposa. En esa época conoció a las hermanas Bolena y comenzó un amorío con María Bolena, con quien tuvo un hijo y una hija ilegítimos, por lo que no podía nombrarlos como sus sucesores.

Enrique nunca fue conocido por la fidelidad que le profesaba a su esposa, pero a pesar de eso seguían juntos. Después, Ana Bolena cautivó al rey con su destreza intelectual, pues a Enrique le gustaban las mujeres inteligentes y cultas. Sin lograr anular su matrimonio de 25 años por vías legales separó a todo su país de la Iglesia romana y fundó la Iglesia anglicana, ésta sí le permitió divorciarse de Catalina y casarse con Ana Bolena. Todo esto pasó a la historia con el nombre de “La cuestión real”. 

enrique VIII ana

En 1533, convertido en jefe supremo de la Iglesia anglicana, contrajo matrimonio con Ana Bolena, quien le dio dos hijos que murieron el mismo día en que nacieron y una hija llamada Isabel I, quien se convertiría en una de las reinas más importantes de la historia inglesa.

La insistencia de un hombre empeñado en tener un heredero lo llevaron a sospechar de adulterio por parte de su mujer y en poco tiempo la condenó a muerte. Se dice que las últimas palabras  de Ana fueron “No te daré mucho trabajo, tengo el cuello muy fino”. Tras la muerte de Ana, Enrique VIII se casó con Juana Seymour, quien murió al darle el hijo que siempre quiso. Tristemente su hijo murió cuando tenía 15 años.

 enrique Viii muerte

En su cuarto matrimonio terminó junto a una de las mujeres más feas de la corte: Ana de Cléveris, pero Enrique, en su deseo de tener una esposa y un hijo, se casó con ella. Mientras tanto mantuvo un romance con Catalina Howard, una de las damas de compañía de su esposa. Con sólo 15 años ya poseía una belleza natural equiparable a la de su prima y ex esposa del rey, Ana Bolena. Al igual que lo hizo Bolena años atrás, Catalina volvió loco al rey, quien pidió anular el matrimonio con Ana de Cléveris, ella aceptó y el resto de su vida vivió como amiga del rey.

 

Con su nueva esposa pensó que todo sería felicidad. Él con 50 años y ella con 15 las cosas no podían salir mal. Tal fue la sorpresa cuando el rey se enteró que su joven y bella esposa sentía repulsión de su obeso cuerpo y lo engañaba con unos cuantos hombres. Enrique con su usual temperamento no podía fallar a las expectativas y también mandó decapitar a esta esposa.  

Pocos años antes de fallecer se casó por última vez. Catalina Par se convirtió en su sexta esposa, con quien, para sorpresa de pocos, no tuvo hijos. Pero fue ella quien ayudó a moldear la historia como la conocemos, pues hizo que su esposo se reconciliara con sus hijas María e Isabel y las nombrara sucesoras al trono después de su hijo Eduardo.

 isabel I

El rey fue promiscuo, obeso, bélico, pero también un reformador, estratega y revolucionario que murió en 1547 después de tener cerca de 11 hijos. Lo sucedió su hijo Eduardo VI, quien murió a los 15 años; después su sobrina Juana para ser sucedida por su hija María, quien fue llamada “la sanguinaria” y de quien viene el nombre de la famosa bebida “Bloody Mary”.

La descendencia de Enrique VIII terminó cuando la hija de una de las mujeres a las que mandó matar llegó al trono: Isabel I. Ella fue reina por 44 años, vivió el esplendor de su nación en uno de los momentos más importantes de la historia. Fue la época de Shakespeare, del teatro y del arte y de la grandeza política que se vive incluso hoy.



Te puede interesar: Protagonistas de Game of Thrones inspirados en personajes históricos 




Referencias: