Adulto

Fotografías que sólo te atreverás a tener cuando ames aquello que te destruyó

Adulto Fotografías que sólo te atreverás a tener cuando ames aquello que te destruyó



And every time I let you leave
I always saw you coming back to me
When and where did we go cold
I thought I had you on hold

– ‘On Hold’ de The XX



Chicos tan cotidianos como cualquiera de nosotros aparecen en pantalla, dentro de foco y padeciendo lo que alguna vez nuestra juventud creyó gozar, para que sueltes una lágrima más por aquello que parecía superado ya y enterrado en el pasado.

alasdair mclellan abrazo

Si el nombre de Alasdair McLellan no retumba en tu cabeza –que debería–, por lo menos deja que el videoclip de The XX para el que fue su primer sencillo en el álbum “I See You” acaricie tu piel. Dale play a este paisaje prodigioso de la generación y permite que los azules celestes de su intro te envuelvan para recibir la voz de Romy Madley Croft, para que las confesiones de un vacío imposible de llenar trasladen a tu mente hacia aquellos días en que todo parecía perdido y quizás así lo fue.

Conforme avanza el video esos atardeceres que antes eran escenarios de la ocre pasión, y hoy no son más que viejas fotografías de un ayer casi mitificado, son incapaces de hacerse esperar; llega entonces uno de los sampleos mejor solucionados en la actualidad como un recurrente coro y el áspero recuerdo de cuando el amor adolescente irrigaba sangre por todo tu ser. Estas memorias se agolpan en tu cerebro, te congelan de nueva cuenta en la torpe emoción del amor y te dejas llevar no sólo por los beats de Jamie XX, sino por la materialización de tu tiempo remoto. Sin embargo, ese mismo escalofrío que recorre tus brazos te invita a bailar hasta caer de tanta rendición.

alasdair mclellan cesped alasdair mclellan escuela

Responsable de tales evocaciones, McLellan –quien no pudo haber sido otro para dotar de imagen y sentido visual a tan sincero track de The XX– es uno de los fotógrafos más significativos y de mayor éxito, tanto de su generación, como en la escenificación del mundo que hemos experimentado durante los últimos años. Nació en la Inglaterra de 1974, comenzó a publicar en la revista británica i-D a lo largo de los 90, se catapultó al mundo de la moda como creativo imprescindible para el público joven; y hoy es uno de los máximos exponentes de la renovada representación del ardid adolescente, de la vivencia humana desposeída de toda careta.

alasdair mclellannegro alasdair mclellan suelo

Las fotografías de Alasdair son como cualquier otra que tengamos en un viejo álbum personal, una caja de polaroids o que pudimos haber disparado con una cámara convencional; no obstante, hay algo detrás de ellas que fascina y no se descubre por completo, dada esa mezcla de rebuscada simpleza y lasciva espontaneidad. Al respecto, el artista ha declarado: "[Mis modelos] eran muy football casual en cuanto a lo que llevaban puesto. Recuerdo haber pensado que si pudiera poner a gente como ellos en una sesión, entonces eso podría ser lo mío – algo inglés, un poco homoerótico, pero con un aspecto más normal que el estilo de Ray Petri”.

alasdair mclellan trio alasdair mclellan skate

Y en efecto lo hizo. Es su asunto. Bajo la consigna de renunciar a lo pretencioso en sus tomas, al deseo básico de cargar a todo shooting de tantos props como fuesen necesarios y exagerar las actitudes de sus protagonistas. McLellan ha conseguido un sello sincero de retratos que rayan en lo testimonial, pero no por ello en el drama confesional; su trabajo se caracteriza por la precisa persecución de lo extraordinario en aquello que consideramos insignificante, habitual, de fijo e incluso insipiente.

alasdair mclellan sudadera alasdair mclellan sombrero

Su producción, sosteniéndose en los pilares del erotismo ingenuo y la sudorosa lozanía, alejada de la captura digital para satisfacerse en las aguas de la fotografía análoga, es un encuentro de relatos autobiográficos, excreciones dulces, risas plenas, sonrisas vacías, vocabularios fuera del pudor y dolores sin recuperación para su público. Sus fotos son remembranza de lo que fuimos, de aquello que dejamos nos destruyera y hoy sostiene los hilos de nuestro pensamiento, siempre expectante ante las sinuosas rutas que se despliegan al frente.

alasdair mclellan auto
alasdair mclellan parque

Asimismo, la obra de Alasdair es invitación y exhorto, insinuación a dejar de ser esos seres básicos que luchan a diario por posar para la cámara como los grandes modelos editoriales, pensando (erróneamente) que eso marcará alguna diferencia positiva en lo que somos –y proyectamos–, sin darnos cuenta de que en realidad debemos entregarnos al pasado que perfora el pecho, al presente que revuelve el estómago y al futuro que rasga los ojos. A mostrarnos desnudos y sin presunciones. Para dejarte seducir por otros trabajos como este, descubre El disco que debes escuchar para dejar de preguntarte por qué el amor de tu vida nunca volverá y otras Fotografías que sólo tendrás cuando entiendas la relación entre amistad, sexo y adicciones. También puedes visitar el sitio oficial de Alasdair McLellan para conocer sus proyectos a totalidad.

alasdair mclellan sendero









Referencias: